Teruel

Fotografias e información de los Castillos de Teruel. (Hits: 9756)
Castillo de Báguena (5)

El Castillo de Báguena se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Teruel, Aragón.

El Castillo de Báguena célebre por la resistencia que en el año 1336 opuso el alcaide Miguel de Bernabé al rey Pedro I de Castilla, resistiendo heroicamente y negándose a abandonar la fortaleza. Se conservan tres torres y algunos trozos de muralla. Una de las torres es de planta cuadrada de siete metros de lado, de sillería, rebajada en altura, con una puerta apuntada con dovelas. Se advierten también los arranques de parte del recinto murado. Ha sido recientemente restaurada por el Ayuntamiento. La otra torre tiene basamento de piedra y tapial.

En las proximidades se han localizado fragmentos de cerámica ibérica y musulmana, lo que nos permite ampliar su cronología. Algunos autores han interpretado la base de alguno de los torreones como de cronología celtibérica.

Castillo de Burbáguena (3)

El Castillo de Burbáguena se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Teruel, Aragon.

El castillo de Burbáguena, "Burbaca" o "Burbachana", existía según Andrés y Valero en el siglo XII. En un principio, pertenecía al Señor de Albarracín, que en 1192, lo entregó a su hijo Álvaro, con motivo de su matrimonio con Inés de Navarra. En 1214, pertenecía todavía, junto al de Ródenas, a Gonzalo de Azagra. En 1208 Pedro II confirmó al monasterio de Marimond la donación de los lugares de Burbáguena, Tornos y Embid hecha por doña Catalana, abadesa de Casbas. Tenemos noticias de obras en el castillo en 1295 y en 1344. En 1363 el castillo se rindió a las tropas castellanas y, cuando volvió a manos aragonesas en 1364, se reparó nuevamente. Del antiguo Castillo, situado en una plataforma elevada desde la que divisa la localidad y una buena parte del Valle del Jiloca, sólo quedan dos torres construidas en tapial. En una de ellas la base se construyó en mampostería reforzada con sillares en las esquinas, mientras que en la otra el tapial se reforzó en las esquinas con ladrillos. Ambas han sido tan reutilizadas y trasformadas, una de ellas utilizada como palomar, por lo que es difícil apreciar su construcción original. Sabemos que existía un tercer torreón sobre cuya base, todavía hoy apreciable, hace unos años se construyó una torre para albergar un reloj. También perduran restos de la muralla exterior. El tamaño de la explanada donde se encuentran los restos de la fortificación hace pensar que hubo otras torres que hoy han desaparecido. Estaba arruinado en tiempos de Madoz, pero había a su lado una ermita.

Castillo de Castellote (3)

El Castillo de Castellote se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Teruel, Aragón.

El Castillo de Castellote, es una fortaleza estratégicamente situada sobre un escarpe rocoso abrupto, que domina la población, teniendo un papel muy destacado durante la Edad Media.

Su época de mayor esplendor, fue la Edad Media, tras la reconquista que llevó a cabo Alfonso I el Batallador, aunque posteriormente, pasó a manos de la Orden Militar del Temple, a la que perteneció desde el año 1196 hasta 1317.

Pese a la importancia que tuvo en el pasado el Castillo de Castellote, en la actualidad sólo se conservan, los restos de la sala capitular, de la torre del homenaje, de algunos aljibes y de algún tramo de los muros.

La posición elegida para ubicar la fortaleza era la más apropiada para este tipo de construcciones, ya que el lugar posee un valor estratégico importante. Está localizado sobre un escarpe rocoso, dominando completamente la población, esta situación supuso que el castillo fuera usado en diversas épocas, por ejemplo durante la primera Guerra Carlista cuando ocupado como cuartel por el general Cabrera, conocido con el nombre de batalla de "Tigre del Maestrazgo", la fortaleza fue bombardeada por las tropas liberales, de manera que sufrió unos daños prácticamente irreversibles.

Dado el promontorio sobre el que se eleva la fortaleza, su planta es muy irregular para adaptarse al terreno. Pese a ello se trata de una construcción amplia, con cuatro recintos y un puente levadizo.

Castillo de los Calatravos (23)

El Castillo de los Calatravos se encuentra en la localidad de Alcañiz, provincia de Teruel, Aragón.

El Castillo de los Calatravos pertenecio a la Orden de Calatrava. Esta orden militar tuvo un importante papel en la reconquista de la villa en 1157; las dependencias más antiguas datan de los siglos XII y XIII, sobresaliendo la capilla, el claustro y la torre del homenaje con importantes pinturas murales de estilo gótico lineal, de principios del siglo XIV, con temas juglarescos y caballerescos. La fachada es del siglo XVI.

Durante los siglos XIV y XV se le agregaron elementos de ornamentación mudéjar tanto en el propio castillo como en las murallas que lo rodeaban. En la actualidad alberga un Parador Nacional de Turismo.

Fuente: Wikipedia

Castillo de Mora de Rubielos / Castillo palacio de los Fernández Heredia (35)

El Castillo de Mora de Rubielos ó Castillo palacio de los Fernández Heredia se encuentra en la localidad de Mora de Rubielos, provincia de Teruel en Aragón.

Auténtica mole de piedra, dominadora de la villa, se alza directamente sobre una plataforma rocosa. De sorprendente magnitud destaca el edificio tanto en superficie cuanto en espesor de los muros, lo que entroncaría con el carácter macizo y sobrio del gótico mediterráneo, el cual no se concibió exclusivamente con una finalidad castrense, sino también residencial, que combina elementos diversos: algunos típicos de la arquitectura castrense (torreones, saeteras, troneras, matacán, adarve, etc.) y otros de raigambre palaciega y señorial, como la disposición de las diversas estancias en torno a un patio central. Pese a la carencia de documentación, puede establecerse una cronología para el castillo, que parte del último tercio del siglo XIV, prolongándose hasta la primera mitad del siglo XV. El castillo fue habitado por los Fernández de Heredia hasta el año 1.614, momento en que lo cedieron a los monjes franciscanos; éstos permanecieron allí hasta la exclaustración de Mendizábal (1.835). Con ello se inició el largo proceso de cambios y transformaciones que sufrirá el edificio hasta bien entrado el siglo XX. Debe destacarse la importancia del castillo de Mora de Rubielos en relación con los de la zona mediterránea, con los que puede competir: Bellver, Perpignan, Castel Nuovo y Avignon. La relación con éste último se explica por los contactos de Juan Fernández de Heredia (I), Gran Maestre de Rodas y fundador de la dinastía, con la corte papal de Avignon. En la actualidad, se está intentando que éste cobre vida. Se ha instalado un Museo Etnológico y una Biblioteca en temas especializados (Castellología, Etnología, Antropología, Poliorcética) y en verano es sede del Festival "Puerta al Mediterráneo". Otras funciones más (Parador u Hospedería), aunque de momento, sólo en teoría, se tienen reservadas para este grandioso edificio de la arquitectura militar y palaciega de fines de siglo XIV.

Fuente: Ayuntamiento de Mora de Rubielos

Castillo de Peracense (36)

El Castillo de Peracense se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Teruel, Aragón.

El castillo de Peracense pertenece a la línea defensiva de fortalezas con Castilla. Está situado sobre un cerro aparentemente inexpugnable en Sierra Menera, en las cercanías de la población.

En los documentos es nombrado como Pietra Solez, y se sabe que existía desde fines del siglo XIII, pero la mayor parte de sus construcciones pertenecen al siglo XIV. En la muralla, que alcanza los tres metros de espesor según los tramos, destacan las torres defensivas rectangulares. Esta muralla sólo hacía falta en la parte sur y la oeste, ya que en las otras no hacía falta porque el acceso era inexpugnable por las paredes naturales.

Su fábrica es de mampostería de cal y yeso y de sillares de rodeno, de planta es irregular con tres recintos sucesivos. Se distinguen varias partes como el patio de armas, la torre del homenaje y el espacio que debió ser la residencia del alcaide con salón y cocina. También hay varios aljibes para la recogida de las aguas.

Castillo de Pozuel (3)

El Castillo de Pozuel se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Teruel, Aragon.

Perteneciente a la Comunidad de aldeas de Daroca, dentro de la sesma del Río Jiloca. El castillo controlaba la ruta de Molina a Monreal, cerca de la frontera castellana.

En 1365 cayó en manos castellanas, para ser posteriormente reconquistado por los aragoneses.

En 1449, Juan de Luna, señor de Ricla y Villafeliche, se acuartelo en el castillo por orden de Juan II, sufriendo varios ataques castellanos sin que éstos consiguieran tomar el castillo. A su vez fue determinante en la defensa de las cercanas minas de Ojos Negros.

Los restos son un conjunto de adarves, plazas y elementos constructivos que se adaptan al terreno del cerro fortificado, con restos como el arco de entrada, lienzos de muralla y una torre, que está restaurada. Es de planta cuadrada de 4 metros de lado por 8 de altura y rematado por almenas rectangulares, ha perdido los demás elementos defensivos.

Castillo de Tornos (5)

El Castillo de Tornos se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Teruel, Aragon.

El castillo de Tornos se sitúa sobre un cerro, a 1109 m desde el que se domina el Campo de Bello, la laguna de Gallocanta y la frontera con Castilla. Tuvo una gran importancia para la defensa de la frontera aragonesa por su situación fronteriza, ya que estaba colocado en la primera línea dentro del sistema defensivo de las aldeas de Daroca.

Se asienta sobre un poblado celtibérico, del que sólo quedan restos visibles de una muralla. De las construcciones medievales quedan tres torreones en ruinas y un muro, así como un pasillo de roca que comunica las dos terrazas y lo que pudo ser un aljibe mandado construir en 1347 por Pedro IV.

El castillo ya existía en el año 1200. La reina viuda Sancha lo donó a su hijo Pedro II. Pertenecía a la Corona Aragonesa, la cual nombraba a sus alcaides. Jaime II nombró alcaide en 1295 a Ximénez de Iranzo y a Sánchez de Sotes; en 1301 nombró a Jimeno Sánchez de Alfambra otorgándole 1000 sueldos jaqueses anuales, y a García Sánchez de Foces le otorgó dicha alcaidía mientras viviese en premio a sus servicios con 1000 sueldos anuales sobre las rentas de Daroca. Pedro IV nombró alcaides a Gonzalo Rodríguez de Moros, a Jaime de Oblitis y a Domingo Marcuello
Jaime II entregó dinero para sus obras en 1300 y 1320. En 1295 ordenó al escribano, sexmeros y universidad de las aldeas de Daroca la reparación del castillo de Tornos. Jaime II deparó especiales atenciones a los habitantes de Tornos, y mandó una carta en 1291, firmada por el infante Don Pedro, como lugarteniente, a los jurados y concejos de las aldeas de Daroca para que se apoderasen de los bienes de todos los almogávares que vivían en Herrera de Ojos Negros y que robaron y cautivaron a ciertos vecinos de Tornos.

Pedro IV dispuso en 1346 a Gil Mateo, procurador de las aldeas de Daroca para que de los fondos destinados a las reparaciones, hicieran las obras necesarias en Tornos para prevenir posibles asedios, así como la construcción de un aljibe.

En 1347 Tornos prestó un gran apoyo en momentos difíciles para la Corona, siendo alcaide el caballero darocense Domingo Marcuello, al negarse entregar el castillo a los rebeldes unionistas que estaban atrincherados en el de Berrueco, y presionaban a Pedro IV para que les entregara una serie de castillos. Marcuello fue uno de los caballeros que acompañaron a D. Lope de Luna en 1348 a la batalla de Épila contra los unionistas. Una rama de la familia de los Luna ya estaba asentada en Tornos en el s. XIV.

El castillo fue desmoronándose por el transcurso del tiempo al perder su utilidad defensiva por los enlaces castellano-aragoneses.

En 1998 se realizó un levantamiento topográfico de la cima del cerro del Castillo, así como una revisión bibliográfica sobre su historia, publicada por el Centro de Estudios del Jiloca.

Castillo de Valderrobres (2)

El Castillo de Valderrobres se encuentra en la localidad de la provincia de Teruel, Aragón.

Es uno de los conjuntos urbanos más importantes de Aragón, con típicas calles y partes de su recinto amurallado y en la loma, el castillo y la iglesia arciprestal integrando uno de los más bellos conjuntos del gótico aragonés.

Originariamente existió un castillo musulmán conocido como “La Peña de Aznar Lagaya”, que estaría en el mismo lugar donde hoy se alza el impresionante castillo gótico. Valderrobres fue reconquistado por el rey Alfonso II en 1169, siendo concedida en 1175 al obispado de Zaragoza, comandado por Pedro de Torroja. Pero al poco tiempo el castillo fue cedido en tenencia a Fortín Robert a condición de que se encargara de repoblar la zona de Valderrobres. A su muerte, la tenencia pasó a manos de su hija Sancha y su sobrino Matalón de Fréscano a partes iguales, pertenenciendo a la familia hasta 1237.

En el siglo XIII el castillo y la villa pasó a manos de Don Lope Guillermo de Oteyza, y de sus manos a la de su hijo, quien murió en 1307 sin descendencia, pero que se había casado con la hija del rey Pedro III, por lo que el castillo fue recuperado por la Corona de Aragón en 1346.

A finales del siglo XIV y durante toda la primera mitad del siglo XV, el castillo sufrió importantes reformas, iniciadas por el arzobispo García Fernández de Heredia, hijo del Gran Maestre de la Orden del Hospital, quien reconstruyo el castillo entre 1392 y 1411. Después el importantes obispo, don Dalmáu de Mur y Cevellón continuó las obras de su predecesor entre 1431 y 1456. El las paredes del castillo de Valderrobres abundan los escudos de estos dos obispos.

En el siglo XVI, se intentaron completar las obras del castillo, pero el arzobispo don Fabrique no puede hacer frente a su elevado coste, proyectado por los maestros Juan de Gali y Juan de la Mira. Sin embargo en 1545 don Hernando de Aragón realizó varias obras, entre ellas la gran cocina.

Estuvó habitado hasta el siglo XVII por el arzobispado, siendo el último habitante el arzobispo J. Cebrián en 1655. En la fortaleza estuvo detenido Ximeno Capdete, prior de la catedral de la Seo de Zaragoza, quien escapo por un pasadizo secreto conocido como “la Mano Peluda”, tras sobornar a sus vigilantes.

Después de la desamortización de Mendizábal en 1835, fue abandonado. Sin embargo tan importante castillo no podía caer en el olvido, y durante las guerras Carlistas fue nuevamente fortificado por el general Cabrera, si bien no sufrió grandes ataques durante la guerra.

El castillo empezó a construirse en el s. XIV. Es de planta hexagonal irregular, con todos sus lados rectos, pero desiguales. Su ordenación interior es de salas alrededor de un patio descubierto. La fachada es una de las más grandiosas del gótico civil de España, de un aspecto macizo muy peculiar, y remata con tres torrecillas almenadas y comunicadas por un camino de ronda.

La puerta de entrada se encuentra en el lado derecho, se abre con un arco de medio punto, blasonada con el escudo del arzobispo don García Fernández de Heredia, sobre ella se encuentran cuatro estrechas ventanales geminados y adornados con blasones que iluminan la sala capitular, a su izquierda se abren dos ventanas de arco único que dan luz a la cocina.

En los otros lados del castillo abundan los ventanales góticos, habiendo un buharda cubierta. En el ángulo noreste se levanta una torre cuadrada de unos 7 metros de lado y rebajada en altura, desde donde nace un pasadizo elevado que comunica el castillo con la iglesia por sendas puertas en arco apuntado, debajo de ella se encuentra una puerta de ingreso al patio protegida por saeteras.

Delante de la fachada principal se encuentra un patio de armas protegido por una muralla, desde donde nace el cinturón defensivo que protege la villa.

En el interior, destaca el salón de las Cortes, con tres arcos apuntados con tracerías en los ventanales. Arriba hay una espectacular galería con once arcos de medio punto. En sus alrededores hay restos de poblados íberos y romanos. Destaca el salón de las Cortes, llamado así porque fue donde se celebraron las Cortes de 1429.

Fuente: Castillos de Aragon

Muralla de Alcañiz (11)

La Muralla de Alcañiz, se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Teruel, Aragon.

De la antigua muralla de Alcañiz se conservan dos tramos asociados a dos torreones en distintos puntos de la localidad. Uno de los torreones, de difícil percepción, se sitúa cerca del actual puente que cruza el Guadalope. Es de planta cuadrada, situado junto a una de las puertas de la ciudad hoy desaparecidas en el punto en que el camino de acceso salvaba el río. Es de considerable altura y construido en sillería y sillarejo, su fachada da a la carretera y está encalado con huecos para ventanas y balcones.

Murallas de Albarracín (2)

Las Murallas de Albarracín se encuentran en la localidad de Albarracín, Teruel, Aragón.

Albarracín posee un casco histórico medieval de gran belleza, fruto de su dilatada historia y de su importancia como villa fronteriza, pero además toda la población, hoy en día, aún conserva la doble muralla que lo protegía, así como el Castillo y los torreones del Andador y de doña Blanca.

Antes de poseer estas murallas, tuvo un castillo a cuyos pies comenzó a crecer la localidad, lo que llevó a construir las murallas a partir del siglo X, ampliándose en la centuria posterior. De hecho, éstas son las que se pueden observar, si bien parcialmente rehechas en épocas posteriores.

La razón para que estas murallas se hayan conservado tan bien a lo largo de la historia, se debe a que tras la reconquista cristiana, la ciudad pasó a formar parte del Reino de Aragón, y posteriormente en el siglo XIV a la Corona de Aragón, convirtiéndose así en zona fronteriza con Castilla, lo que obligaba a mantener el amurallamiento en buenas condiciones.

En realidad, el sistema defensivo de Albarracín, lo componían tres fortalezas: el castillo Principal, el del Andador y el Torreón de Doña Blanca, a los que se sumaban dos recintos cerrados por las murallas. El recinto amurallado de menor tamaño se correspondería con el poblamiento musulmán, mientras que el segundo recinto amurallado es posterior, incluyendo en su interior parte del monte de la localidad.

Torre del Campamento (4)

La Torre del Campamento se encuentra en la localidad de Alcañiz, provincia de Teruel, Aragon.

La Torre del Campamento es una torre vigilante de Alcañiz y construida al igual que la de Gorrizo durante las guerras carlistas en el siglo XIX. Posee una planta cuadrada, de unos 5 metros de lado por 7 de altura, construida sobre la roca y rodeada de un bien conservervado foso excavado en la misma.

No hay imagenes en esta categoria.


Encontradas: 0 imagene(s) on 0 pagina(s). Mostrados: imagen 0 a 0.

Imagenes nuevas






© Copyright 2003-2017 Castillos de España - Todos los derechos reservados