Usuarios registrados


Imagen aleatoria

Castillo de San Felipe

Castillo de San Felipe
Comentarios: 0 Manuel1966

La Rioja

Fotografias e información de los Castillos de La Rioja. (Hits: 18442)
Castillo de Quel (6)

El nombre de Quel proviene del árabe Kalá, que significa castillo. Esta teoría parece confirmarla el hecho de que antiguamente su nombre era Kelle. Así aparece en la escritura del voto de Fernán González junto con los asentamientos de Arneto, Abtole y Calagurris -Arnedo, Autol y Calahorra- respectivamente.

Se ignora si el castillo es romano o árabe. El castillo ha sufrido numerosas remodelaciones. El actual, bien pudo construirse o quizás reconstruirse en la segunda mitad del siglo XV, entre 1470 y 1480. Es un castillo roquero, si bien su estructura arquitectónica le hace parecer un castillo señorial bajomedieval (es un castillo de una estructura defensiva compleja, independiente y situado en una posición altamente estratégica).

Su estado actual es semirruinoso; está construido en una combinación mixta de sillería y sillarejo.
Se compone de una Torre del Homenaje rectangular con tres plantas, rodada de una cerca irregular que se refuerza con 2 torreones cuadrados en los extremos Este y Oeste. Puede accederse a él libremente por la parte de atrás.

Fuente: Valvanera.com - La Rioja en Internet

Castillo de Aguas Mansas / Castillo de Agoncillo (3)

El Castillo de Aguas Mansas, se encuentra en Agoncillo, provincia de La Rioja.

Declarado Monumento Histórico Artístico Nacional en el año 1983, fue construido en piedra de sillería en diversas épocas siglos XIII, XIV. Es de planta rectangular con torres en los cuatro ángulos, unidas por cortinas; sobre la puerta principal de entrada el escudo de la Cruz de Calatrava.

El Castillo de Aguas Mansas fue rehabilitado para albergar actualmente la sede de los servicios municipales del Ayuntamiento de Agoncillo.

Castillo de Arnedo (4)

El castillo de Arnedo se sitúa al E. de la población, sobre el cerro de su nombre. Un escarpe al E. y S. y el talud del resto de los lados configuran las defensas exteriores naturales.

Su estado es ruinoso pero puede reconstruirse la planta del recinto interior, mientras que quedan restos de una barrera exterior al W. y en un nivel inferior, con muros de manipostería y refuerzos de sillar, adaptándose a los afloramientos naturales de la roca (arenisca rojiza de grano medio a grueso). Así, puede observarse la fábrica de un arco rebajado, de manipostería, que apoya a ambos lados en la roca, y que pudo ser el acceso a esta barrera externa por occidente. El recinto interior se adapta también al terreno, constituyendo una planta irregular de forma triangular, con vértices al N-W. y S-E., rematados en espolones redondeados.

Fuente: Valvanera.com - La Rioja en Internet

Castillo de Clavijo (2)

El castillo de Clavijo es uno de los más famosos de la zona de La Rioja. Se encuentra situado en lo alto de un cerro dominando el terreno circundante. Las primeras noticias aparecieron en el s. XII, aunque el castillo hoy existente data del s. XIV. Su planta tiene forma alargada y se adapta al terreno sobre el que se asienta. La torre del homenaje se ubica en la parte este. En 1931, fue declarado Monumento Nacional.

Castillo de Cornago (3)

Está situado sobre un cerro. Se trata de una construcción en sillería de caliza gris, de planta rectangular con cuatro torres en los ángulos y dos muros. El recinto interior conserva en sus muros huellas de la existencia de pisos, que que se reflejan en dos hileras de mechinales. En el patio se conserva una cámara excavada a unos 7 m de profundidad, semicircular y con asiento corrido, con acceso escalonado y apertura circular al patio del castillo. Parece que en algún momento fue utilizada como fogón o silo. Asimismo, se conserva otro pozo o aljibe excavado en el suelo del patio. Los muros han sufrido la apertura de vanos y boquetes, algunas zonas han sido rehechas y otras cegadas con ladrillo y mampuestos.

La historia del castillo de Cornago se relaciona con el linaje de los Luna, de origen aragonés, cuyo señorío se extendió a lo largo de los siglos XIV, XV y XVI. El primer señor fue Juan Martínez de Luna y Gotor, hermano de Pedro que será conocido como el Papa Luna, Benedicto XIII. Su sucesor como señor de Cornago, Jubera y Alfaro será su hijo Alvaro Martínez de Luna y Albornoz. Este, según la Crónica de los Reyes de Castilla, vendió todos estos lugares, dejando a su hijo Alvaro de Luna sin herencia. Sin embargo, el año 1420 el rey Juan II le concedió como regalo de bodas Cornago y otros lugares que habían pertenecido a su padre. En 1422 fue nombrado Condestable de Castilla. En 1440 creó el mayorazgo de Cornago y Jubera para su hija natural María de Luna a la que casó con su primo Juan de Luna, hijo de Juan Hurtado de Mendoza.

El castillo era morada habitual, donde vivían Juan y Brianda de Luna. Existían dos dormitorios, uno en la torre cuadrada y otro en la torre redonda, donde había una cocina y el escaso armamento defensivo de la fortaleza. Al pie de esta torre se encontraría la bodega. Se mencionan las dependencias construidas en el patio a las que se llama “ casas” o “casa de más adentro” con cocina baja y sala mediana. En estas casas debían estar las cuadras y la capilla.

Después de la guerra de la Independencia, el concejo de Cornago decidió utilizar el castillo como cementerio municipal. Para ello, fueron derribadas las paredes interiores, y el patio, que parcialmente era porticado. Como mudos testigos quedan las ventanas con asientos laterales de los muros de cierre. Del castillo parte un pequeño muro, a guisa de barbacana, que cierra la colina sobre la que se asienta el castillo y la parroquial de San Pedro. Al realizar la excavación para retirar el cementerio, en la década de los ochenta, se encontraron restos de tapial de la antigua fortaleza musulmana.

Cornago, se encuentra en un pintoresco vallecito, por cuyo fondo discurre el río Mayor, afluente del Linares, que a su vez lo es del Alhama. Pueblo y castillo han adquirido una cierta notoriedad por haber sido descubiertas en su término las huellas de los dinosaurios más importantes de Europa.

Fuente: Wikirioja

Castillo de Leiva (4)

EI castillo-fortaleza de Leiva está situado al S. de la población, fuera del casco urbano, y está construido en sillería al exterior con macizado interno de morrilo. La planta es rectangular con tres torreones octogonales en los ángulos N.E., N.W. y S.W. y uno decagonal en el SE., de mayores proporciones y que cumpliría la función de torre del homenaje. Todas ellas con matacanes y vanos muy rehechos. El acceso se situaba en el paño oriental y el conjunto estaba rodeado de un foso, ahora cegado.

Su construcción parece corresponder al siglo XV y perteneció a los Leiva, como la de Baños, familia de la que salieron merinos mayores de Castilla en tiempos de Sancho el Bravo y Alfonso X. Allí debieron suceder algunos de los hechos que enemistaron a D. Sancho de Leiva con los Velasco, a propósito de la muerte del alcalde de Ojacastro.

Sancho Martínez de Leiva, señor de la casa Leiva, casado con doña Isabel, hija del rey Eduardo de Inglaterra, concedió la alcaidía de la fortaleza de Leiva a su pariente don Lope de Salcedo quien lo había acompañado en el ejercicio de su cargo de capitán de la corona del emperador Carlos. La alcaidía continuó en manos de los Salcedo a través de Diego, hijo de Lope, y de Martín, hijo del anterior.

A mediados del siglo XVIII el palacio amenazaba ruina por lo que el administrador del Conde, D. Bernardino Fernández de Humada, se encargó de realizar un reconocimiento del edificio y llevar a cabo las obras necesarias para su conservación. Esta remodelación afectó a la elevación de la fábrica ya que se propuso rebajar los tejados hasta el segundo "estado" de la casa fuerte, rebajando asimismo las paredes de yeso que se alzaban sobre los paños de muralla del NE. y las almenas de piedra que formaban las ventanas. Por tanto, se rehicieron las soleras de madera, manteniendo el nivel con las paredes que no era necesario demoler.

Al concurso de las obras se presentaron los maestros Pedro Antonio Aguirre, natural de Aramayona (Alava), Francisco Allot. de Castañares de Rioja, Domingo Solua, de Grañón, y Pedro Aguario, de Santo Domingo de la Calzada. El remate de la obra se firmó, en Leiva el 11 de octubre de 1758, con Domingo Solua por 5.000 reales que se le pagarían en cuatro plazos.
La reforma del palacio debía estar concluida para el día de la Inmaculada de ese año.

Fuente: Valvanera.com

Castillo de Préjano (4)

El castillo de Préjano se levanta sobre un pequeño altozano, situado al N-W de la villa. El conjunto se compone de una gran torre de planta pentagonal, reforzada en la base noroccidental por grandes muros en talud. Esta torre se alza en el ángulo N-W de un recinto amurallado de planta cuadrada y paredes de mampostería de 1,40 m. de grosor.

El ingreso a la fortaleza se situaba en el lado occidental, junto a la torre. Los muros de este recinto están desmochados y el interior del mismo, colmatado de tierra en toda su altura (4 m. aproximadamente).
Por tanto, no conserva ningún complemento arquitectónico de carácter defensivo (almenas, adarve, etc.). La torre, por el contrario, a pesar de su evidente deterioro, conserva buena parte de los elementos que la caracterizan. Sus muros son de mampostería con refuerzos de sillería en esquinas y vanos. Conserva algunos restos de ménsulas de matacanes corridos y garitones en el centro y los ángulos, que debieron constituir el remate de la zona superior. El ingreso a la torre, en arco apuntado cegado, se sitúa en el lado S-E, en el interior del recinto y al nivel de la segunda planta.

Otros vanos diversos se abren en este muro y en los dos adyacentes, mientras que los dos lados noroccidentales se dejaron completamente ciegos. La distribución y forma de los vanos existentes es anárquica y variada, respondiendo tal vez, a momentos diferentes. Encontramos vanos de medio punto y en arco apuntado, ventanas geminadas en arco adintelado y así mismo, aspilleras.
El acceso actual a la torre es difícil, lo que imposibilita la reconstrucción de su estado original. No obstante, se aprecia la existencia de dos crujías, y planta baja más tres en altura. La crujía inmediata a la puerta de ingreso, conserva en planta baja una bóveda de cañón con arcos fajones, apoyados en ménsulas. Todo ello de ladrillo. Las plantas superiores tenían forjados o suelos de madera, como puede apreciarse por los mechinales existentes en el muro, y contaban también con algún pequeño espacio abovedado.

Desde el siglo pasado y hasta años recientes, este recinto fortificado fue utilizado como cementerio. La villa de Préjano, estuvo amurallada y tenía dos puertas: la de la Villa y la de San Miguel. También menciona la existencia de un torreón del castillo "en cuya babacana está ahora el cementerio". Préjano fue dado en 1151 por Alfonso VII a Martín Ferrández, probablemente como premio a sus servicios en la alcaidía de Calahorra.

En 1288, pertenecía a la Orden de Calatrava, que dio en cambio de por vida a Vela Ladrón de Fuevara, las villas y castillos de Préjano y Enciso. En el siglo XV, fecha a la que corresponde la actual fábrica de la torre, pertenecía a Garci Franco de Valladolid, quien fue desposeído de ella por Enrique IV, en castigo por unirse a la facción de su hermano el infante Alfonso.

El rey, por privilegio de 1465, la entregó a García Manrique, hijo del adelantado Pedro Manrique. Pero volvió a sus poseedores. A finales de este siglo (1498) era señor de la villa Antonio Franco. Posteriormente fue de los Marqueses de Gartáñaga.

Fuente: Valvanera.com - La Rioja en Internet

Murallas de Santo Domingo de la Calzada (10)

Las Murallas de Santo Domingo de la Calzada se encuentran en la localidad homonima de la Comunidad Autonoma de La Rioja.

La villa surgió al lado de lo que en inicialmente era un camino. Primero fue el Barrio Viejo, luego se le añadió el Barrio Nuevo, como prolongación del anterior. Este esbozo inicial, al que estaban unidos el arrabal de La Puebla y el de Margubete, dio lugar a lo que desde el principio fue un pequeño burgo o burguete y a medida que crecía más burguete, nombre que actualmente se conserva en el Barrio de Margubete.

Desde sus primeros tiempos, siglo XIII, 1264, el burgo de Santo Domingo, nombre del fundador, contó con una rudimentaria defensa, que amparaba y protegía su situación de paso y frontera dentro de los reinos cristianos, y protegía al peregrino en camino a Santiago de Compostela.

Por aquellos tiempos la villa estaba situada en los territorios objeto de litigio entre los monarcas castellanos y navarros, pero fue Pedro I, llamado el Cruel por unos, y el Justiciero por otros, fortificó todo su perímetro con unas murallas dignas de una ciudad que debía proteger el legado imborrable de aquel Santo fundador, con un permanente cinturón amurallado en piedra de sillería.

El levantamiento de la actual muralla data de 1367, finalizando sus obras en 1369 en un prodigio de rapidez para aquellos tiempos. La muralla, que rodeaba la ciudad en todo su contorno, tenía una longitud de 1670 metros, y un grosor medio de 2 metros. Disponía de 38 elegantes torreones de 12 metros de altura, y 7 puertas de entrada a la ciudad.

Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Fuente: Turismo de La Rioja

No hay imagenes en esta categoria.


Encontradas: 0 imagene(s) on 0 pagina(s). Mostrados: imagen 0 a 0.

Imagenes nuevas






© Copyright 2003-2017 Castillos de España - Todos los derechos reservados