Usuarios registrados


Imagen aleatoria

Muralla de Coca

Muralla de Coca
Comentarios: 0 Luis

Murcia

Fotografias e información de los Castillos de Murcia. (Hits: 21071)
Alcazaba de Jumilla (3)

as murallas de la alcazaba árabe se encuentan en el mismo cerro que el castillo, un lugar que ocupa una situación privilegiada que fue fortificada y ampliada desde la Edad de Bronce. Así, en la Edad de Hierro se convirtió en un poblado íbero fortificaco , posteriormente ampliado por los romanos en el siglo I, y sobre cuyas ruinas los árabes comenzarían siete siglos más tarde, en el año 713, la construcción de la fortaleza árabe, hasta que 5 siglos después, en 1241, el lugar fuera conquistado por Fernando III el Santo.

Castillo de Alhama de Murcia (6)

El castillo de Alhama de Murcia, Hisn al-Hamma, está situado en un cerro escarpado a 285 m de altitud y se articula en dos recintos defensivos adaptados a la topografía del Cerro. La fortificación, de origen islámico, estuvo en uso durante toda la Edad Media hasta su abandono definitivo a principios del siglo XVI.

Su estratégica situación en el Valle del Guadalentín/Sangonera le hizo formar parte de las fortificaciones de frontera con el reino de Granada, al sur y con el de Aragón, al norte. Actualmente se están llevando a acabo obras de restauración y consolidación dentro del Proyecto Castrum, destinado a la restauración de fortalezas del Valle del Guadalentín.

Castillo de Caravaca de la Cruz (5)

El Castillo de Caravaca de la Cruz se encuentra en la localidad de Caravaca de la Cruz, Murcia.

El alcázar o castillo de Caravaca de la Cruz es una estructura que sigue un controrno irregular adaptándose al cerro sobre el que se asienta.

Dichos muros se salpican frecuentemente con torres de diferente morfología, es decir los hay semicilóndricos y primáticos

Este pintoresco recinto, forma, junto a la iglesia santuario de la Vera Cruz una bella estampa a quienes lo presencian desde la lejanía.

La torre del homenaje, denominada "Torre Chacona" tiene forma troncopiramidal y está almenada. Se halla junto a la iglesia y fue mandad levantar por Don Juan Chacón, que de ahí el nombre.

Castillo de la Asomada / Castillo del Puerto de la Cadena / Castillo del Morrón (2)

El Castillo del Puerto de la Cadena, se encuentra en la localidad de El Palmar, provincia de Murcia.

Castillo cuya misión era la de vigilar y defender el paso del Puerto de la Cadena. En nuestros días únicamente se conservan algunos restos de lo que fueron sus muros.

Se trata de un castillo árabe construido en el siglo XII, aunque en la falda del monte sobre el que se alza se han encontrado restos de las culturas argárica, íbera y romana, por lo que no se descarta el uso de ese emplazamiento por éstas culturas.

Se encuentra en estado de ruina.

Acualmente esta bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Castillo de la Atalaya (1)

La alcazaba islámica de Cieza se encuentra en la parte más alta de un cerro en el valle del Alto Segura, que se extiende por debajo.

Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Castillo de la Concepción (5)

El Castillo de la Concepción, se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Murcia.

El Castillo de la Concepción es una construcción medieval del s.XIII o XIV enclavada sobre el cerro del mismo nombre que se alza sobre el puerto de la ciudad de Cartagena. Este castillo es el que aparece en el escudo actual de la ciudad de Cartagena.

La naturaleza de las primeras edificaciones sobre el cerro son algo inciertas.

Según el historiador griego Polibio, sobre este cerro se alzaba en tiempos romanos un templo dedicado al dios Esculapio.

En la restauración reciente realizada en el castillo se descubrió que el primer piso del mismo se había construido reutilizando unas cisternas de factura romana, que podrían corresponder, bien a este templo de Esculapio mencionado o a algún tipo de edificación del periodo bizantino de la ciudad.

Durante mucho tiempo se había pensado que la ciudad de Cartagena había prácticamente desaparecido durante el periodo árabe. Sin embargo, por diversas fuentes árabes se sabe que la ciudad tuvo cierta importancia a partir del s.X, y especialmente durante el s.XII.

Restos del poblamiento árabe de la ciudad han aparecido en diversas excavaciones realizadas en el casco antiguo, especialmente en las del teatro romano de Cartagena.

Del estudio de algunos torreones, y ruinas, se ha descubierto que parte de las murallas del actual castillo esconden embutidos torreones que corresponden a una alcazaba musulmana del s.XII.

De la época árabe queda en pie la denominada "linterna" del castillo, que hacía las veces de faro.

Durante mucho tiempo se había atribuido la configuración actual del castillo al reinado de Enrique III, rey de Castilla en el s.XIV. Sin embargo, últimas investigaciones han adelantado su construcción sobre la alcazaba árabe a los primeros tiempos de la reconquista cristiana en el s.XIII.

Reconquistada por tierra y mar la ciudad de Cartagena por el Rey Alfonso X el Sabio, se dispuso éste a restaurar la antigua sede episcopal de la diócesis cartaginensis y a fortificar la ciudad con la construcción de un castillo en el punto más alto de la ciudad, donde antes se encontraba una alcazaba musulmana.

La ciudad se convirtió en ese momento en la única salida del reino de Castilla al mar Mediterráneo, y se encontraba encajada entre el reino de Aragón y el de Granada. La importancia estratégica del puerto de Cartagena era fundamental para la política militar del rey Alfonso X el sabio.

El castillo de Cartagena muestra una disposición muy similar a los castillos de Aledo y Lorca, con los que comparte algunas marcas de cantero.

En tiempos del rey Alfonso se crea en Cartagena la Orden de Santa María de España para la lucha naval contra los musulmanes. Varios desastres navales en los que, en batalla contra los musulmanes, se perdieron casi todas las naves de la orden, hicieron que el Rey firmara la disolución de la orden. Esto provocó la disminución de la importancia estratégica del puerto de Cartagena y, como consecuencia, el castillo quedó inacabado.

La entrada al castilo se hacía por un gran arco monumental enmarcado por dos torreones conocido como Puerta de la Villa, que daba acceso a todo el recinto amurallado del castillo.

Dentro del recinto amurallado destacaba la torre del homenaje, denominada "El Macho", construida con grandes sillares de caliza gris del cabezo Gordo de Torre Pacheco y travertino rosa de Mula. Son muy frecuentes los sillares y lápidas reaprovechados de edificios romanos, como la gran lápida de Lucio Aemilio Recto que sirve de dintel a la entrada de la torre. Algunos historiadores afirman que a la torre del homenaje del castillo le faltaría una segunda planta completa, lo que habría hecho tener una apariencia final muy similar a la de la torre alfonsina del castillo de Lorca.

Castillo de La Puebla / Castillo de Alcalá (1)

La fortaleza que se alza en la cumbre de este imponente cerro testigo de forma tronco-cónica en la margen derecha del río Mula, entre las pédanlas de la Puebla de Mula y los Baños de Mula. También conocida como Castillo de la Puebla de Mula.
Las construcciones que aparecen en la cima corresponden a la etapa almohade, pero el lugar estuvo habitado como mínimo desde el Eneolítico, por los restos encontrados de cerámica en este lugar.
Con la llegada de los musulmanes se fortifica la cumbre construyendo murallas y torres por todo el perímetro y lo mas característico una puerta acodada que aun sigue en pie, el conjunto de edificios se concluye con varios grandes aljibes abovedados comunicados entre si y con alguna construcción muy arrasada en su flanco N.
Casi en el centro de la planicie hay un pozo de sección cuadrada que llegó a perforar el manto freático del Río Mula y así conseguir agua para la guardia y civiles que pudieran necesitarla.

Castillo de Lorca / Fortaleza del Sol (15)

El Castillo de Lorca se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Murcia.

De aquel primitivo castillo sólo restan hoy fragmentos de muros, algunos de época almohade, que no permiten adivinar su estado primero. Tras la conquista de la ciudad para el Reino Castellano, en el año 1244, las tropas cristianas ocupan de modo permanente la fortaleza, que comenzará a ser renovada en buena parte sobre los cimientos anteriores, incorporándose entonces las dos torres hoy existentes.

En 1272 ya se trabajaba en ello bajo la dirección del maestro Domingo Aparicio, que ordenaba la labor de los canteros. Éstos, castellanos en su mayoría, y alguno de origen hebreo según las marcas existentes, intervienen en la torre menor, la llamada del Espolón o Esperón, toda de sillería en sus dos cuerpos, con bóvedas de crucería gótica, cuyos nervios se apoyan en columnas adosadas en los ángulos de cada estancia, con capiteles de ornamentación de palmetas y otros esquemáticos de vegetales estilizados.

Bajo su primera planta existe otra subterránea, prácticamente inaccesible, con cuatro semicirculares y bóveda de ladrillo que servía en aquel tiempo como depósito frumentario. La Torre Alfonsina -llamada así en homenaje a Alfonso X que ordenara su construcción- es, en su estado actual, muy posterior a la que el Rey Sabio mandara levantar hace setecientos treinta años.

A comienzos del siglo XV se reedificaba la Torre por los maestros Pedro Yuste de Monzón y Pedro Gil de Briviesca robusteciendo el grosor de sus muros y aumentando su altura, tal como hoy se encuentran.

Son tres sus cuerpos con bóvedas apuntadas de ladrillo que arrancan de un pilar central y cargan sobre ménsulas de baquetones. El último piso recibe luz por cuatro ventanas de perfil mudéjar, hoy sin el parteluz que originariamente poseían. Una escalera entre muros, compuesta por ciento catorce peldaños, conduce a los distintos pisos y a la parte superior de la torre -hoy desalmenada- desde donde se contempla una espléndida vista de la ciudad.

Fuente: Region de Murcia Digital

Castillo de Los Peñascales (6)

El Castillo de Los Peñascales se encuentra en la localidad de Ricote, provincia de Murcia.

Las primeras noticias relevantes de la fortificación de Ricote han de remontarse al siglo IX. Precisamente, el cronista andalusí Ibn Hayyan relata el sitio que las tropas cordobesas pusieron a los sublevados murcianos que allí resistieron al poder emiral. Cuando las tropas del emir Abdalá habían conseguido acceder al segundo recinto y saqueaban los ganados y otros bienes almacenados en el albacar, los resistentes ricoteños efectuaron un contraataque desde el último recinto defensivo, que ocasionó una sonora derrota de las tropas omeyas.

Posteriormente, el castillo había de protagonizar otra segunda revuelta, esta vez contra los almohades, durante la rebelión encabezada por el rey musulmán de Murcia Ibn Hud, a comienzos del siglo XIII. Las fuentes indican que el levantamiento contra los invasores norteafricanos se inició en la fortaleza, que los textos árabes denominan al-Sujur o al-Sujayrat (literalmente: peñascales).

Con la incorporación del reino de Murcia a la Corona de Castilla, en un proceso que se consolida a finales del siglo XIII, la condición del antiguo hisn musulmán de Ricote cambiaría para convertirse en parte importante del extenso señorío murciano de la orden de Santiago. El rey de Castilla don Sancho IV donaría a esta orden militar toda la comarca de Ricote en 1285, conformándose una gran encomienda que englobaría esta última localidad, Abarán, Blanca, Ojós, Ulea, Villanueva y el Puerto de la Losilla.

Si bien, a grandes rasgos, no parece que la estructura física de la fortificación cambiara demasiado –continuó siendo el lugar de refugio de los habitantes de la vega en caso de peligro–, el castillo de Los Peñascales pasó a convertirse en el símbolo del poder señorial de la poderosa orden santiaguista sobre los territorios circundantes.

Castillo de Los Poyos de Celda (1)

La fortificación se encuentra enclavada en la pedanía caravaqueña de Los Royos, muy cerca de las llamadas Casas de La Capellanía, y sobre una estratégica elevación que controla los campos circundantes y un importante alumbramiento de agua (la fuente de La Capellanía).
Para llegar al lugar, se ha de tomar la carretera que, desde Caravaca, conduce a Los Royos. A la altura de las Casas de la Ventica, parte un camino sin asfaltar que lleva a las Casas de la Capellanía, situadas al pie del flanco sur del cerro del castillo. Desde allí el acceso a la fortificación se efectúa a pie.
Los orígenes del castillo de Celda se han de remontar a época islámica, al igual que un relevante poblamiento asociado a la fortificación, que se sitúa en la fachada oeste del cerro. Incluso algunos autores han identificado estos restos monumentales con el castillo de Yayttilla, mencionado por el geógrafo musulmán al-Udri a mediados del siglo XI. No obstante, es ya en época cristiana, a partir de la segunda mitad del siglo XIII, cuando las noticias referentes al castillo comienzan a ser más reveladoras. Gracias a ellas sabemos su final dependencia de la Orden de Santiago y su probable abandono y destrucción hacia el siglo XVI.
En la actualidad, podemos contemplar las ruinas de una fortificación adaptada a la cumbre del cerro, con planta casi rectangular y torreada, en cuyo interior se conservan aún varios aljibes. Hacia la ladera oriental se situó el poblamiento, cuyos restos son apenas perceptibles. Todas estas estructuras constructivas se encuentran declaradas Bien de Interés Cultural por la Disposición Adicional Segunda de la Ley 16/1985, de 25 de junio del Patrimonio Histórico Español.

Castillo de Monteagudo (1)

El Castillo de Monteagudo se encuentra en la localodad hominima de la provincia de Murcia.

El castillo de Monteagudo es una de las fortificaciones más impresionantes y en mejor estado de conservación de la Región de Murcia. Dado su carácter militar, su emplazamiento responde a motivaciones estratégicas.

De su historia dan fe las fuentes árabes que hablan del castillo de Monteagudo ya en el siglo XI, pero no es hasta el XII, con el gobierno de Ibn Mardanish cuando se realizan importantes obras. Durante la Baja Edad Media, las fuentes cristianas recogen el paso de los sucesivos alcaldes y los acontecimientos más importantes acaecidos en la fortaleza, como la presencia en ella de Alfonso X el Sabio o la de Jaime II. A finales del siglo XIX la fortaleza es ya sólo una ruina aprovechable para los vecinos.

Fabricado con tapias de argamasa, está repartido y organizado en tres plataformas o niveles, aprovechando los desniveles del terreno, por donde se distribuyen aljibes, estancias, almacenes, salas y construcciones con otra funcionalidad. Las torres que flanquean todo el recinto forman esquinas de ángulos reentrantes, muy características en la taifa mardanisí.

Cabe mencionar el hecho de que sobre la cima del cabezo y dominando el valle, encontramos el monumento de desagravio al Corazón de Jesús, escultura majestuosa de 14 metros de alto, diseñada en 1951 por el artista Nicolás Martínez. Esta obra monumental, que goza de gran devoción entre los habitantes de la pedanía, se trata en realidad de una réplica de otra escultura anterior que fue construida en 1926 con el patrocino del alcalde de Murcia Francisco Martínez García y destruida durante la II República.

Castillo de Mula / Castillo de los Vélez (5)

El Castillo de Mula se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Murcia.

Consta de tres cuerpos: plaza de armas, torre del homenaje y torre del aljibe. El conjunto fortificado corona la cresta de un cabezo rocoso descomunal. El actual recinto de planta irregular, consta de una cerca o muralla arabe de los siglos IX al XIII a modo de patio de armas construida en tapial con distinto aparejo segun la epoca. Desde el adarve de estas murallas se accede al interior del baluarte por medio de un puente levadizo. El antiguo alc azar musulman (como lo definiri a Alfonso X el sabio) se fue transformando en un castillo cristiano con los reparos que se iban haciendo por parte de los distintos reyes de Castilla a lo largo de la Baja Edad Media. La configuracion actual y definitiva se llevo a cabo en 1520-4 de la mano del primer marques de los Velez. Su fabrica, de recios muros construidos a base de silleria finamente labrada en su mayor parte, ha permitido que su estructura renacentista de corte medieval llegue integra hasta nuestros dias. Esta reforma se distingue por la diferencia en la tecnica del tracista y por las numerosas marcas de cantero de los sillares que determinan la reforma definitiva llevada a cabo en el siglo XVI, como lo recoge la inscripcion que mando poner Pedro Fajardo, la cual dice que se reedifico con fundamento.

Erroneamente, algunos piensan que la lapida la puso el marques de los Velez para salvar una prohibicion del rey Carlos I la cual impedia levantar nuevos castillos, pero en realidad esta viene de Juan II un siglo antes.

En esta ultima reconstruccion, se levanta el muro norte y se eleva el muro sur de la plaza de armas para unir el torreon del ala oeste con la torre de homenaje y se hace la gran nave de los veladores (cuerpo de guardia) con boveda para montar artilleria en su azotea. Al fondo de esta nave se halla la parte mas antigua del castillo como se aprecia en el aparejo de sus muros, en esta parte se halla la sala de mando y de bajo de esta se encuentra la mazmorra a la cual se accede por una escotilla situada justo en el vano de la puerta que nos introduce en el zaguan de la escalera que sube a la azotea. El muro norte es sobre elevado para hacer el paseo de ronda con tribuna para proteger de la lluvia la claraboya de la escalera. Desde la azotea de la plaza de armas, un puente levadizo sobre el foso del patio interior nos permite la entrada a la torre del homenaje, en la cual, se construye la tercera planta que ser a destinada para aposentos del señor o alcaide de la fortaleza. La segunda y primera planta, provablemente del S. XV, estaban destinadas como aposentos de la tropa. Los muros de esta azotea del homenaje son coronados de matacanes adornados con parapetos.

Sobre el viejo aljibe se levanta un torreón o casamata que es adosado al homenaje, este aparte de deposito de agua, servir a de almacen y poterna de escape en caso de asedio al castillo al estar comunicado con la parte baja del homenaje.

Fuente: http://juangutierrezgarcia.wordpress.com/mula/

Castillo de Nogalte (10)

El Castillo de Nogalte, se encuentra en la localidad de Puerto Lumbreras provincia de Murcia.

Los restos del castillo de Nogalte se encuentran actualmente en pleno casco urbano de Puerto Lumbreras.

Se construyó en una estribación montañosa situada en el borde meridional de la sierra de la Torrecilla que se asoma a la margen derecha de la espectacular rambla de Nogalte. Este cerro es también conocido como el Castellar.

La fortaleza y su entorno han sido objeto de una serie de actuaciones encaminadas a la restauración y rehabilitación del edificio, así como de las casas-cueva que existen bajo él. Y una de estas acciones ha sido la de mejorar los accesos, por lo que desde el mismo núcleo urbano de Puerto Lumbreras se puede llegar en vehículo hasta el mismo pie del castillo, y todo el circuito está correctamente señalizado.

Se trata de una interesante fortificación que tiene su origen en un punto indeterminado de los últimos siglos de dominación islámica, quizá hacia el siglo XII. Con la conquista castellana del reino de Murcia, a mediados del siglo XIII, quedó en plena vanguardia fronteriza frente al emirato de Granada.

Su continuidad como establecimiento militar parece ser intermitente durante la Baja Edad Media, e incluso es posible que las propias huestes de Lorca, a cuyo término concejil pertenecía el lugar, fuesen las encargadas de su destrucción, como método de racionalización de los recursos bélicos en un momento dado.

Las excavaciones arqueológicas sistemáticas que se han llevado a cabo durante los últimos años han puesto de manifiesto una fortaleza en muy malas condiciones de conservación, quizá debido a esta hipotética destrucción. No obstante, ha sido restaurado recientemente.

El castillo de Nogalte se encuentra catalogado como Bien de Interés Cultural por la Disposición Adicional Segunda de la Ley 16/1985, de 25 de junio del Patrimonio Histórico Español.

Castillo de Pliego (1)

El enclave del castillo de Pliego fue elegido por sus constructores no por casualidad. Desde lo alto del cerro, que por su arriscada configuración se presta ya a su fácil defensa, se controla perfectamente el camino que comunica el valle del río Mula con la llanura del Guadalentín. De esta manera, cumplió perfectamente una labor estratégica de control del territorio circundante, de pastos, regadíos, caminos, gentes y ganados. Los arqueólogos Sánchez Pravia y García Blánquez, en su Guía de Pliego medieval (Murcia, 1995), fechan la obra en el siglo XII. El castillo respondería así a una labor de refortificación generalizada que se estaba dando en todo el reino musulmán de Murcia en aquella época, tanto en el periodo mardanisí como durante la dominación almohade. Sin embargo, la existencia del cercano castillo de las Paleras, apenas a 500 m de éste, y claramente abandonado, destruido y arruinado desde época bajomedieval, podría incidir en la hipótesis de que la fortaleza de Pliego hubiera sido construida en una fecha algo posterior, quién sabe si en época cristiana. Lo que sí parece estar claro es que el castillo de Pliego asumió las labores de elemento fortificado en el sector que había tenido el castillo de La Mota.

Castillo de San Juan de Águilas (2)

El Castillo de San Juan de Águilas se encuentra en la localidad de Águilas, provincia de Murcia.

El castillo de San Juan de las Águilas es una fortificación militar construida en el s.XVIII y se encuentra situado sobre la actual población de Águilas.

En 1579, durante el reinado de Felipe II se levantó sobre el promontorio de las Águilas una torre vigía, denominada de San Juan, dentro del proyecto encomendado a Vespasiano I Gonzaga de defensa del litoral mediterráneo español contra los ataques de los piratas berberiscos. Dicha torre sería muy similar a la cercana Torre de Cope.

Esta torre fue destruida por un terremoto y por los ataques berberiscos.
Hacia 1751, reinando Fernando VI, Sebastián Feringán, ingeniero director de las obras del Arsenal de Cartagena informa de la ruina de esta torre al marqués de la Ensenada y presenta un proyecto de construcción de un nuevo castillo. Las obras de construcción del nuevo castillo de San Juan de las Águilas se inician en 1759 reinando ya Carlos III.

En la actualidad el castillo se ha restaurado y es visitable.

Coordenadas GPS: N 37 24.100, W 1 34.751

Castillo del Portazgo (3)

Castillo del Portazgo, se encuentra en el municipio de El Palmar, provincia de Murcia.

Los restos actuales del Castillo del Portazgo tienen sus orígenes en el siglo XII, si bien este lugar fue utilizado por diversas culturas como la argárica, romana o árabe. En la actualidad los restos se encuentran divididos en dos zonas por resultar atravesados por la Autovía Murcia-Cartagena. En la parte superior, se trata de conjugar su carácter de fortaleza, con su empleo como lugar de recreo para los gobernantes de la ciudad (palacete árabe), conservándose en la actualidad varios arcos de estilo árabe, un baño árabe, y varias estancias con bóvedas (quedan solo unos restos de las mismas). La zona inferior era destinada a las caballerizas y el ganado, encontrandose varios aljibes en la misma.

Se encuentra bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Muralla de Lorca (6)

Las murallas de la ciudad de Lorca se fueron configurando a lo largo del tiempo desde la dominación islámica hasta la caída del Reino Nazarí de Granada.
Con la expulsión de los últimos musulmanes de la Península las murallas dejaron de tener sentido, ya que desapareció el peligro para cuya defensa habían sido construidas por lo que paulatinamente fueron abandonadas y reaprovechadas en las nuevas construcciones civiles de la ciudad.
La muralla fue, por tanto, el elemento configurador de la madina lorquina incluso después de que en el siglo XVI la ciudad se expanda más allá de la cerca quedando su trazado dentro de la fisionomía de la ciudad.

La ciudad cuenta con dos recintos amurallados: el primero que sería la Muralla del Castillo, el recinto superior, que protegería la fortaleza o alcazaba y, por otra parte, la muralla que acogería primero a la medina, en época islámica y, posteriormente a la ciudad cristiana, hasta que, finalmente, la ciudad se desbordó y empezó a crecer por fuera de la muralla.

Torre de Cope (1)

La Torre de Cope tiene sus orígenes en la decisión del concejo lorquino de controlar su por entonces extenso litoral.
Unos espacios costeros que potencialmente encerraban una considerable riqueza, gracias a su aprovechamiento ganadero o pesquero, se encontraban a merced de los ataques de corsarios norteafricanos.
Así, en 1530 comenzaron los primeros tanteos para la construcción de una pequeña fortificación al norte de cabo Cope, en un lugar a pocos metros de la orilla del mar que no parece muy apropiado dada la proliferación de alturas naturales que dominaron, desde entonces, la torre.
Diferentes fueron las causas que alargaron el fin de las obras hasta 1574, cuando quedaron concluidas las tareas de construcción. Una dotación permanente, en torno a las tres o cuatro personas, y armada con algunos esmeriles que constituían su única defensa artillera, no fueron suficientes para soportar reiterados y violentos ataques de los corsarios berberiscos, que culminaron en ocasiones con la captura de los soldados y hasta con la ruina de la fortificación a finales del siglo XVI.
La torre no sería reconstruida de nuevo hasta 1663, cuando ya los condicionamientos económicos, sociales y políticos eran bien diferentes.

Fuente: Region de Murcia

Torre de la Mata (1)

La torre de la Mata se encuentra en la localidad de Tarragolla, Caravaca de la Cruz, Murcia.
Se encuentra en buen estado de conservación.
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Torre de los Templarios (1)

La llamada Torre de los Templarios se encuentra situada en el paraje conocido como las Fuentes del Marqués, a unos dos kilómetros del centro urbano de Caravaca; un lugar muy frecuentado por turistas y caravaqueños que aprecian las bondades de un paisaje con gran riqueza natural, abundante masa arbórea y canales de aguas cristalinas.

A la torre y a su excepcional entorno se accede por una carretera asfaltada que parte de la propia población de Caravaca. Una vez allí, el visitante dispone de amplios aparcamientos, así como diversas dependencias dedicadas a la hostelería donde completar una agradable visita. Además, la entrada al interior de la torre es hoy posible gracias al establecimiento en su interior del Centro de Interpretación de la Naturaleza de las Fuentes del Marqués.

Los orígenes de esta construcción son algo confusos y habría que situarlos en torno a los siglos XVI y XVII, cuando es posible que se construyese la torre actual sobre otra más antigua. Al parecer, su nombre contemporáneo lo recibiría ya por remembranza decimonónica de la encomienda de la Orden del Temple, establecida en Caravaca por la corona de Castilla durante los primeros años transcurridos desde la Reconquista. La obra actual estaría relacionada con una explotación rural, a juicio de Navarro Suárez, de tipo señorial, que aprovecharía los excelentes recursos hídricos del lugar.

Se trata de una obra de planta cuadrangular, de generosas dimensiones, sobre cuya puerta se abre un característico óculo. Sus muros, levantados con sillería bien labrada, y sus grandes vanos, ya denotan el poco –o nulo– carácter bélico de la torre.

La torre de los Templarios está declarada Bien de Interés Cultural por la Disposición Adicional Segunda de la Ley 16/1985, de 25 de junio del Patrimonio Histórico Español.

No hay imagenes en esta categoria.


Encontradas: 0 imagene(s) on 0 pagina(s). Mostrados: imagen 0 a 0.

Imagenes nuevas






© Copyright 2003-2017 Castillos de España - Todos los derechos reservados