Usuarios registrados


Imagen aleatoria

Castillo de San Felipe

Castillo de San Felipe
Comentarios: 0 Manuel1966

Navarra

Fotografias e información de los Castillos de Navarra. (Hits: 21307)
Castillo de Ablitas (1)

El castillo de Ablitas se encuentra en la localidad del mismo nombre, provincia de Navarra. Fue construido en el siglo XII sobre otro anterior de origen musulmán. Esta casi desaparecido. Solo quedan algunos vestigios. Es de acceso libre. Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Fuente: Wiki WorldFlicks

Castillo de Javier (20)

El Castillo de Javier (Xabier gaztelua en euskera) está situado en una loma de la localidad de Javier, en Navarra, a 52 km al este de Pamplona-Iruña capital y 7 km al este de Sangüesa.

Data del siglo X. En este castillo nació y vivió San Francisco Javier, hijo de los Señores de Javier, y de aquí tomó su apellido. El nombre de Javier proviene del vascuence etxeberri o casa nueva, que en su evolución se transformó en javier. La grafía original es xabier.

Consta de tres cuerpos, sucesivamente escalonados en orden de antigüedad. Destacan la "Torre del Santo Cristo", bastión y capilla donde se encuentra un interesante crucifijo tardogótico y una serie de pinturas murales representando la danza de la muerte, única en España; la "Torre del Homenaje", llamada de San Miguel (lo más antiguo del castillo) y el museo dedicado a la vida del santo. En sus basamentos hay huellas y zócalos musulmanes que podrían ser del siglo X. En el XI se formó el primer recinto envolvente que cobijó las primeras habitaciones. En el siglo XIII se agregaron, por las cuatro orientaciones, dos cuerpos poligonales y dos torres flanqueantes.

El castillo y la villa de Javier fueron ganados por Sancho VII de Navarra en torno al año 1223. Un noble aragonés los había dado como garantía por un préstamo de 9.000 sueldos que le concedió el monarca navarro, pero al acabar el plazo y no poder hacer frente al pago, pasaron a la propiedad de Sancho. No era la primera vez, ni sería la última, pues Sancho VII fue uno de los grandes prestamistas de la Corona de Aragón, y gracias a los préstamos no devueltos, se adueñó de una serie de villas y castillos entregados como aval que le ayudaron a reforzar sus fronteras con Aragón: Escó, Peña, Petilla, Gallur, Trasmoz, Sádaba, etc.

En 1236 el castillo fue entregado por el rey Teobaldo I a Adán de Sada.

Tras la conquista de Navarra y dado que la familia de Juan de Jaso, propietaria del mismo, defendía la independencia del reino, el Cardenal Cisneros ordenó la demolición completa del castillo en 1516, aunque sólo se realizó un desmochando de la parte fuerte del mismo:

Se derribó toda la muralla que lo rodeaba y que estaba guarnecida de almenas y aspilleras.
Se rellenó el foso, igualándolo al terreno.
Se destruyeron dos grandes portaladas.
Se derribaron dos torres redondas.
Se demolió el puente levadizo y, dentro de la muralla, el jardín y la morada de los conejos.

La torre de Homenaje de San Miguel fue rebajada a la mitad.

Tras sucesivas herencias, la propiedad del castillo, junto con el resto del pueblo de Javier, recayó en la Casa de Villahermosa.

A finales del siglo XIX, el castillo estaba prácticamente en ruinas, y por iniciativa de sus propietarios, María del Carmen de Aragón-Azlor, duquesa de Villahermosa, y su marido José Manuel de Goyeneche, conde de Guaqui, se comenzaron las obras de restauración.

El repentino fallecimiento sin descendencia del conde de Guaqui en 1893 hizo peligrar la continuación de las obras por falta de fondos. Sin embargo, los hermanos del conde, el marqués de Villafuerte, las duquesas de Goyeneche y Gamio y don José Sebastián de Goyeneche, mediante escrituras notariales otorgadas el 30 de abril de 1894 y 9 de marzo de 1895 acordaron reconocer a la duquesa de Villahermosa el usufructo vitalicio de toda la herencia de su marido para así poder hacer frente a los gastos de las obras ya iniciadas. Dada la envergadura de estas obras, todos los hermanos del conde de Guaqui también participaron con sus propios fondos en la restauración del castillo, edificación de una basílica adosada a él y la construcción de viviendas para sacerdotes y casas de ejercicios.

Ya a principios del siglo XX, la duquesa de Villahermosa donó el castillo y la basílica a la Compañía de Jesús con la condición de que lo mantuviera tal y como se le entregó. En la cripta de la basílica descansan los restos de quienes contribuyeron a la reconstrucción del castillo y erección de la basílica: la duquesa de Villahermosa, su marido José Manuel de Goyeneche (conde de Guaqui) y los hermanos María Josefa (duquesa de Goyeneche), Carmen (duquesa de Gamio) y José Sebastián de Goyeneche y Gamio (fundador de la Fundación Goyeneche).

El Castillo de Javier es sede de una multitudinaria peregrinación a principios de marzo, en honor del santo patrón de Navarra, llamada popularmente Javierada.

Fuente: Wikipedia

Castillo de Marcilla (5)

El Castillo de Marcilla, se encuentra en el municipio homonimo de la Comunidad Foral de Navarra.

El Castillo de Marcilla, levantado en el siglo XV por Pierres de Peralta, se ubica en el centro de la localidad de Marcilla. Fue originariamente una fortaleza defensiva y posteriormente un castillo palaciego de los marqueses de Falces, descendientes de Pierres de Peralta. Desde el año 1980 es propiedad de la Diputación Foral de Navarra.

El edificio es de planta rectagular, con fuertes torreones en los vértices, siendo considerado el más grande de ellos la torre del Homenaje, donde se encuentra la puerta de acceso al edificio, rematada con un arco de estilo gótico.
En esta puerta se ubica el puente levadizo debajo del cual discurre el foso, aportando una imagen de típica fortaleza medieval.

El castillo fue construido en ladrillo sobre taludes de piedra, con muros de gran grosor , arcos y ventanales en ojiva. Tenía en su interior un gran patio de armas en torno al cual se distribuían las dependencias.

Uno de los aspectos más significativos del edificio es la utlización de motivos decorativos de clara ascendencia árabe como son el ladrillo y las figuras geométricas.

Actualmente, se ha optado por delimitar un espacio del Castillo de Marcilla para la ubicación del proyecto de un centro de Interpretación del Medio Rural.

Fuente: Asociación de Amigos del Castillo de Marcilla

Castillo de Olite (2)

Fue construido en el s. XV por el rey francés Carlos III el Noble. Se encuentra ricamente decorado con azulejos y techos de madera tallada y es una de las joyas de la arquitectura militar de Navarra. Como aspecto curioso hay que señalar que reunió un importante zoológico con animales exóticos y que también posee un elemento de refrigeración peculiar: un pozo para el hielo. Debido a los sucesivos desperfectos que ocasionaron las distintas guerras de Navarra, el castillo quedó destruido y su reconstrucción no se inició hasta el s. XX. Actualmente se encuentra restaurado y es un Parador Nacional de Turismo. Su estado de conservación es muy bueno.

Castillo de Zalatambor (2)

El castillo de Zalatambor es una de las dos fortalezas (la otra era el castillo de Belmecher) con las que contaba la ciudad de Estella (Navarra, España).

Los primeros datos de la existencia del castillo se remontan a 1024, año en el que se menciona a un teniente llamado Xemeno Ogoaiz en el castillo de Lizarrara, ubicado en la peña menor. Esta fortaleza pasa a conocerse desde el siglo XIII como castillo de Zalatambor, coincidiendo con las primeras fortificaciones realizadas en la peña mayor.

Su importante valor estratégico en la defensa del reino de Navarra frente a Castilla se demuestra ya en época temprana: En 1203, los reyes Alfonso VIII de Castilla y Alfonso IX de León atacaron Navarra, centrando la campaña especialmente en Estella por encontrarse en ella Diego López de Vizcaya, aunque la solidez de sus defensas les obligó a levantar el asedio. En esta crónica, Ximénez de Rada denomina a la ciudad “el más noble enclave de los navarros”. Los asedios se sucederán en los siglos siguientes con motivo de las numerosas guerras entre navarros y castellanos.

Además de las sucesivas ampliaciones y reformas de Zalatambor, la defensa de la ciudad se vio reforzada con la construcción de un nuevo castillo, Belmecher, en 1276, y una torre a modo de atalaya defensiva que, siguiendo la cresta montañosa, vigilaba el camino de Castilla. Las tres fortificaciones se encontraban unidas por una muralla formando el recinto castelar de Estella, totalmente independiente de la ciudad.

El castillo de Zalatambor fue residencia real durante los siglos XIII, XIV y XV, con numerosas dependencias preparadas a tal efecto. No obstante, desde mediados del siglo XV el estado en que se encontraba el castillo, fruto de la crisis producida por la guerra civil entre agramonteses y beaumonteses, obligaba a los monarcas a alojarse durante su estancia en las casas más nobles de la ciudad.

En 1512, la coalición beaumontesa–castellana conquistó definitivamente el castillo, que pasó junto al resto del reino a manos castellanas. No obstante, continuó en uso hasta 1572, cuando el nuevo plan defensivo frente a Francia llevó a la construcción de la ciudadela de Pamplona y al abandono de los castillos medievales navarros.

Su destrucción parcial se realizó mediante la voladura de los principales elementos defensivos. Sin embargo, el estado que presenta actualmente el castillo es debido fundamentalmente a su utilización como cantera, documentada en numerosos pleitos desde su voladura.

En la actualidad, el enclave de “Los Castillos de Estella” se encuentra en proceso de declaración BIC.

El castillo de Zalatambor es objeto de excavaciones arqueológicas desde el año 2000, en las que se ha obtenido ya una planta muy completa del mismo. Se trata de un castillo roquero que se adapta a la topografía existente, lo cual le presenta ciertas limitaciones en sus dimensiones y condiciona su morfología.

Se han podido observar tres fases en la construcción del mismo. En un primer momento, a caballo seguramente entre los siglos X y XI, se construye la fortificación de la peña menor. Ésta se componía de una torre alargada de reducidas dimensiones, rodeada en el lado más accesible por una muralla muy próxima a la misma.

En una segunda fase, ya a finales del siglo XII, se erigió una nueva fortificación en la peña mayor, compuesta de dos recintos de muralla defendidos por aspilleras. El acceso se realizaba por una pequeña puerta sobre una roca, seguramente con un patín de madera. En la parte superior se instalaron las dependencias y una torre cuadrangular, de la que apenas se conservan restos.

La tercera fase se corresponde con el refuerzo y desarrollo de este castillo, que abarcaría desde el siglo XIII hasta su demolición en 1572. Los recintos de aspilleras se vieron reforzados por nuevos muros adosados a ellos, dando un enorme grosor a las defensas. Se construyó un tercer recinto, y la cara posterior de la peña, sin apenas espacio, fue aprovechada con dos nuevos cinturones defensivos. Más adelante, un cuarto recinto terminaría de cerrar la planta definitiva del castillo.

La configuración interna de los recintos varió completamente. En su punto más alto se colocó una torre semicircular que coronaba el conjunto. Bajo ella se levantó un edificio que albergaba un aljibe en su parte baja, y una capilla a San Salvador sobre el mismo, además de otras dependencias.

Pero el edificio más importante se encontraba en el tercer recinto. Contenía las dependencias reservadas al alojamiento de los reyes y tenía acceso directo a una bodega excavada en la roca.

Finalmente, en el exterior de este recinto, y parcialmente excavadas en la roca, se encontraban las caballerizas del castillo.

Fuente: Wikipedia

El Cerco de Artajona (22)

El Cerco de Artajona es el recinto fortificado medieval de estilo románico más importante de la zona media de Navarra. Su muralla tuvo originalmente catorce torreones almenados, de los que sólo quedan nueve. La Iglesia de San Saturnino, declarada Monumento Histórico Artístico, forma parte también de la defensa.

Fuerte de Alfonso XII (20)

El Fuerte de Alfonso XII se encuentra en Pamplona, Navarra.

El Fuerte de Alfonso XII, también conocido como Monte de San Cristóbal, es una fortaleza que corona la legendaria montaña del Iruñerri en Pamplona. Su elevada posición en la cima de la montaña, le confinó la tarea de controlar y defender militarmente las villas de esta zona de Navarra. El conjunto se completa con el Fuerte de Alfonso XII, que cumplió las funciones de prisión. La fortaleza está protegida por un profundo foso que rodea todo el castillo.

Muralla de Sangüesa (3)

La Muralla de Sangüesa se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Navarra.

Palacio fortificado del Principe de Viana (3)

El Palacio fortificado del Principe de Viana se encuentra en la localidad de Sangüesa, provincia de Navarra.

Edificio gótico construido en el siglo XIII y reformado en la segunda mitad del siglo XVI. En él vivió el Principe de Viana, y recuerda la época en que Sangüesa era corte de los Reyes de Navarra.

Santuario de San Miguel de Aralar (2)

El Santuario de San Miguel de Aralar o San Miguel de Excelsis, se encuentra en el término municipal de Uharte Arakil, en la sierra de Aralar. Es uno de los centros de espiritualidad más antiguos de Navarra.

La iglesia del santuario es una auténtica joya de la arquitectura románica, en su interior, alberga una obra maestra de la orfebrería europea del siglo XII.

Construido en dos fases, en los siglos XI y XII; la primera correspondería la zona de los ábsides, y en la segunda se habría ampliado el conjunto con las tres naves y el nartex.

Edificio de tres naves, con cuatro tramos de longitud cada una de ellas. La nave central tiene una mayor anchura y en su tramo tercero está enclavada la capilla citada, que constituye un elemento realmente característico del conjunto artístico.

La cabecera está formada por tres ábsides. El central es ultra circular en el interior y poligonal en el exterior y los laterales son menores en anchura y profundidad. Debido a la irregularidad del terreno, el suelo de la iglesia se encuentra en cinco niveles diferentes, descendiendo paulatinamente a través de escalones que limitan los distintos tramos desde la cabecera a los pies (este a oeste) y de la nave del Evangelio a la de la Epístola (norte a sur).

El acceso a la iglesia se realiza a través de un nartex o atrio cerrado, construcción propia de lugares con meteorología adversa, que se levanta a los pies de la iglesia como una nave más, pero en sentido transversal. Este espacio comunica con el templo a través de tres puertas enrejadas, correspondientes a las tres naves.

Fuente: Iberia Rural

No hay imagenes en esta categoria.


Encontradas: 0 imagene(s) on 0 pagina(s). Mostrados: imagen 0 a 0.

Imagenes nuevas






© Copyright 2003-2017 Castillos de España - Todos los derechos reservados