Usuarios registrados


Imagen aleatoria

Castillo de Montemayor del Río

Castillo de Montemayor del Río
Comentarios: 0 Luis

Toledo

Fotografias e información de los Castillos de Toledo. (Hits: 32767)
Alcázar de Toledo (29)

Soberbio edificio emplazado en la parte más alta de la ciudad de Toledo. En un principio, en la época de los romanos, fue palacio. Después de su restauración por los cristianos, sobre todo bajo el reinado de Alfonso VI y Alfonso X el Sabio, fue reconstruido lo que da origen al primer alcázar de planta cuadrada y flanqueado por torres en sus ángulos. En el siglo XVI Carlos V encarga a Alonso de Covarrubias su reconstrucción. Sus fachadas son desiguales en estilo y época. La oeste es de estilo renacentista; la este, medieval con tres torreones cilíndricos y defensa almenada; la norte, plateresca; y la sur, levantada según los planos de Juan de Herrera, es de estilo churrigueresco y además posee un patio de dos plantas con capiteles corintios.

El Alcázar ha sido pasto de las llamas en varias ocasiones. En el año 1710 sufrió el primer incendio. Un siglo más tarde, las tropas francesas volvieron a incendiarlo y tras su reconstrucción realizada entre 1867 y 1882, se incendió por tercera vez. Al estallar la Guerra Civil, se encontraba en él la Academia Militar y al finalizar la contienda quedó destruido en su totalidad. Posteriormente se llevó a cabo su reedificación. En la actualidad alberga oficinas del Ejército y un museo.

Fuente: Ciudades Patrimonio

Castillo de Almonacid (8)

El castillo de Almonacid se encuentra en el municipio de Almonacid de Toledo, provincia de Toledo, a 15 kilómetros de la capital, Toledo, por la carretera nacional N-400. Se eleva sobre un monte que puede verse desde decenas de kilómetros, desde donde se observa un antiguo camino a La Mancha desde su situación estratégica.

La primera referencia documental sobre este castillo data del año 848 y es de origen musulmán, cuando servía como punto estratégico de vigilancia de un antiguo camino a La Mancha.

En el siglo XI pasó a ser propiedad de Alfonso VI de León y Castilla como parte de la dote su esposa Zaida e hija del rey moro. Posteriormente fue donado por Alfonso VI a la Catedral de Santa María de Toledo, siendo reformado en el siglo XIV por mandato del arzobispo de Toledo don Pedro Tenorio. Fue entonces utilizado como prisión para don Alfonso Enríquez, conde de Gijón y Noreña e hijo bastardo de Enrique II de Castilla, apresado por orden de su hermano Juan I de Castilla.

En el siglo XVIII pasó a formar parte de las propiedades de los Condes de Mora y en el año 1809 sirvió como refugio a las tropas del general Venegas en la lucha contra los franceses en la Batalla de Almonacid, aunque en vano, pues fue finalmente el castillo fue conquistado por las tropas francesas.

Los muros del castillo de Almonacid son elevados y almenados, protegidos por una barrera exterior y un camino de ronda. En el interior sólo queda la torre del homenaje, situada en el centro del amplio recinto. La torre tiene tres plantas con bóvedas de ladrillo. Existen restos de dos aljibes, un silo y algunas habitaciones. También son destacables sus triples troneras.

Aunque actualmente se encuentra parcialmente en ruinas y privado de sus sillares, parece ser que por ahora su estabilidad está consolidada. El castillo es de titularidad municipal, aunque puesto en venta por el Ayuntamiento al precio de una peseta, pero con la condición de que el comprador se comprometa a restaurarlo por completo.

Fuente: Wikipedia

Castillo de Barcience (10)

Barcience fue una zona fortificada desde los siglos XI-XII.

En el siglo XIII pasó a manos de la Orden de Santiago, cuyo Maestre, Don Enrique de Castilla, lo cedió al adelantado Don Alfonso Tenorio, cabeza de la familia de los Silva, linaje de origen portugués pero asentados en Toledo.

Fue Juan de Silva quien comenzó la construcción de este castillo, y su nieto quien la concluyó.

El citado Juan de Silva cual sirvió a don Alvaro de Luna, así como a su rey, Juan II, y, por encargo de éste, al príncipe Enrique (futuro Enrique IV).

El año 1454 recibiría el título de Conde de Cifuentes, y, sucesivamente el puesto de Alférez Real, Notario Mayor del Reino de Toledo, señor de Barcience y de Montemayor.

Fue embajador del rey en el Concilio de Basilea, 1434-36, de donde sacó emblema y divisa para sus armas (una mariposa tras su blasón y el lema "Mal posa qui mal y pose"), por obligar a dejar el sillón al embajador de Inglaterra porque "no tenía su reino categoría para estar por delante de Castilla".

En la campaña de Granada, tomó Pinos Puente, anterior a la batalla de La Higueruela.

En el siglo XVI fue provisto de artillería y guarnición..De los Silva paso a las casas ducales del Infantado, de Osuna y de Pastrana. Esta última lo donó al Papa León XIII, quien lo vendió posteriormente a un particular, junto con el término y el pueblo.

No se tiene constancia de su implicación en ninguna acción bélica, por lo que su utilidad principal ha sido como mansión señorial.

Castillo de Consuegra (27)

De origen romano, fue ocupado por Alfonso VI. Posteriormente, fué ocupado por los almorávides en su asedio a Toledo. En 1.147 Alfonso VII recupera el castillo en su conquista de la Mancha, siendo donado a la Orden de San Juan el 6 de agosto de 1.183, siendo Don Pedro Arias Prior de la Orden. Debido a su importancia, fué declarado como cabeza del Priorato de La Mancha. Dicha orden celebró varios capítulos aquí, conserbándose su archivo, hasta la invasión napoleónica, cuyas tropas se establecieron aquí desde 1.809 hasta 1.813.

Fuente: www.aLaMancha.com

Castillo de Dos Hermanas (1)

El castillo de Dos Hermanas se encuentra en la localidad de Navahermosa, provincia de Toledo, Castilla La Mancha.

A unos tres km. del pueblo y sobre un risco, aislado de otro gemelo por el arroyo Marlín, se alza el pequeño castillo de Navahermosa, uno de los más antiguos de la provincia y muy destruido ya. De planta adaptada al risco, alargado y estrecho, es accesible sólo por su única puerta y fue sin duda un baluarte árabe defensor de la frontera natural de los Montes. En 1210 era cedido al caballero repoblador Alfonso Téllez, quien poblando el territorio a su costa -y con su riesgo personal pues estaba en la misma frontera musulmana- lo vendió en 1222 al Arzobispado toledano. Adquirido por el rey San Fernando, lo vende a su vez en 1246 a la ciudad de Toledo, junto con Malamoneda y sus Montes.

Alejado ya el peligro musulmán, lo vecinos del poblado que protegía emigraron a Navahermosa, con mejores posibilidades de cultivo, y quedando abandonado el castillo, se arruinó poco a poco. Se conservan en parte los muros, con esquinas redondeadas en la mitad más alta. No tiene saledizos y sólo huecos para maderos, que sostendrían un adarve interior. Protege la puerta, de arco apuntado, una barrera o antemuro que limita una pequeña plaza de armas. Nada queda en su interior; se le fecha entre los siglos XI al XII.

Pertenece hoy al Ayuntamiento navahermoseño, al cesar la dependencia de los Montes de Toledo de la capital.

Castillo de Escalona (26)

El castillo-palacio de Escalona es una construcción situada en la localidad Toledo de Escalona, provincia de Toledo, Castilla - La Mancha. Se compone de la fortaleza propiamente dicha y de un extenso palacio mudéjar.
Fue inicialmente una fortaleza romana, que posteriormente fue ocupada por los musulmanes.
En el siglo XI, el castillo fue tomado por el Rey Alfonso VI de Castilla, poco antes de la caída de Toledo. Durante dicho reinado y los reinados siguientes, la zona de Escalona y su castillo soportaron los ataques de los musulmanes.
En el año 1281, la fortaleza pasó al poder del Infante don Manuel de Castilla, hijo de Fernando III y hermano de Alfonso X.
En este castillo nació el poeta, escritor y literato Infante don Juan Manuel de Castilla , hijo del Infante don Manuel de Castilla y nieto de Fernando III de Castilla.
Dicho castillo pasa al poder de Juana Manuel de Castilla (hija Infante don Juan Manuel de Castilla – Príncipe de Villena), que contrae matrimonio con su pariente el Infante don Enrique de Castilla (el futuro Enrique II, hermano de Pedro el Cruel e hijo de Alfonso XI).
El Rey Juan II (biznieto de Enrique II de Castilla y de Juana Manuel de Castilla), entrega la propiedad al caballero Álvaro de Luna - Condestable de Castilla (tataranieto del Infante don Sancho Manuel de Castilla – Señor del Infantado y de Carrión, que era hermano del Infante don Juan Manuel de Castilla – Príncipe de Villena).
Álvaro de Luna, privado del rey Juan II de Castilla lo engrandeció y construyó el palacio, convirtiéndolo en el centro de sus posesiones. En él se realizaron grandes fiestas en honor del rey, que quedaron plasmadas en las crónicas de la época.
Tras el arresto de Álvaro de Luna por orden regia, su mujer Juana Pimentel se encastilló en él junto a sus hijos Juan de Luna y Pimentel y María de Luna y Pimentel. El rey acudió a sitiar la fortaleza donde se suponía que se custodiaban las grandes riquezas del antiguo privado regio.
Álvaro de Luna fue ajusticiado en Valladolid por orden regia, acusado de atentado contra la majestad del rey. Finalmente, el rey se avino a negociar con la viuda y le concedió poder mantener parte del patrimonio de su marido para su hijo, pero debiendo entregar la fortaleza y todo su contenido al rey.
Enrique IV (hijo de Juan II de Castilla y de María de Aragón), a la muerte de Álvaro de Luna, entregó la propiedad al caballero Juan Pacheco.
Durante el siglo XV la localidad fue uno de los principales escenarios de los enfrentamientos internos en el reino castellano, el último de tales enfrentamientos permitió a Isabel de Castilla (hermana de Enrique IV e hija de Juan II) acceder el trono castellano con el nombre de Isabel I.
El palacio-fortaleza fue destruido por varios incendios, alguno ya en época de Álvaro de Luna. Hoy día está en ruinas aunque ha sido restaurado en parte. Es de propiedad privada.

Castillo de Galvez (5)

El Castillo de Gálvez se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Toledo, Castilla La Mancha.

No se conoce nada sobre la historia de este castillo, pero se supone que debió ser constuido hacia el siglo XIII, y abandonado en el siglo XVI. Según parece existió un poblado a su alrededor.

El castillo de Gálvez era de planta cuadrada, pero sólo quedan tres de las cuatro torres que tuvo en sus esquinas. Las torres carecen de coronamiento y conservan algunas saeteras. Al carecer hoy día de muralla, y ante la vista de las tres torres aisladas se conoce a las ruinas de esta fortaleza con el nombre de Los Castillos. En realidad, el de Gálvez debió ser un castillo muy similar al de Peñaflor, en Cuerva, aunque abandonado y por tanto peor conservado, pero reconocible.

Fue construido con mampuestos pequeños unidos con argamasa de cal por fuera y con barro y yeso por dentro. Ésta débil estructura fue la que motivó su temprana ruina.

Castillo de Guadamur (10)

El Castillo de Guadamur se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Toledo, Castilla la Mancha.

Fue mandado construir por Don Pedro López de Ayala, señor de Cedillo y conde de Fuensalida, nieto del Canciller Mayor de Castilla y cronista real, del mismo nombre. Abandonado en el s. XVIII, fue rehabilitado por el Conde de Asalto en 1887 (s. XIX). Tras los avatares de la guerra de 1936 (s. XX), tuvo que ser reconstruido de nuevo.
En la actualidad sigue siendo de propiedad particular y en su interior muestra una interesante colección de armaduras, tapices, cuadros y muebles de época.

De planta cuadrangular de 30 metros de lado, cuenta con dos recintos amurallados, con foso que en origen tenía puente levadizo, escarpa y contraescarpa, y baluartes y defensas cilíndricos adosados a sus ángulos y paños.
Los del muro exterior son más altos que los del interior, y mientras aquellos presentan troneras, propias ya de un sistema defensivo de artillería, éstos aún tienen aspilleras, reminiscencia del arte de la guerra medieval.
Además de las tres torres circulares angulares cuenta con una Torre del Homenaje cúbica en el oeste, de dos cuerpos superpuestos.
Seis garitones se decoran con ménsulas circulares con labor de perlas y pirámides. Se corona el conjunto con matacanes ornamentados por la misma sarta de perlas. Las ventanas son de arco rebajado y la puerta de ingreso, de medio punto y flanqueada por dos torres circulares rematadas con merlones, muestran los escudos del fundador.
Su fábrica es de aparejo reforzado por sillería en los ángulos y franjas decorativas horizontales de ladrillo.

El castillo de Guadamur se localiza sobre una suave colina, en el centro del pueblo.
Se encuentra en fase de restauración, su reapertura se prevé para el 2003(s. XXI).

Castillo de la Vela / Castillo de Maqueda (22)

El castillo de la Vela o castillo de Maqueda es un castillo situado en el municipio de Maqueda, en la provincia de Toledo (Castilla-La Mancha, España).

El castillo de la Vela se encuentra sobre las bases de una precedente fortaleza árabe y, al menos en su interior, nunca fue terminado de construir. En el siglo XV fue reconstruido y ampliado por Gutierre de Cárdenas. Al trasladarse los dueños del castillo al municipio toledano de Torrijos, la fortaleza quedó sin uso y fue deteriorándose. El Estado español la consolidó e instaló en su interior un cuartel de la Guardia Civil, dándole así una función, y un organismo conservador.
La reina Isabel la Católica vivió también en este castillo.

El castillo de Maqueda se encuentra en un extremo del viejo recinto amurallado del municipio, que fue cercado en el siglo XII o poco después. La planta del castillo es rectangular y ocupa dos niveles distintos de terreno. Sus muros alcanzan 3,5 metros de espesor y están protegidos por fosos en dos de sus lados y tres torres circulares en los ángulos al sur y mitad del lienzo este. Posteriormente se añadió una torre más. El almenado del castillo de la Vela es similar al del castillo de San Silvestre en Novés, que también fue construido por la familia Cárdenas.
La puerta principal está orientada al norte, lleva el escudo del matrimonio Cárdenas y Enríquez, autores de su reconstrucción, y está protegida por un buen matacán de sillería y ladrillo, con una aspillera redonda y cruciforme. Tras el portón había una fuerte reja de forja machihembrada que cerraba el paso.
El adarve y el coronamiento, de 2,5 metros de altura, está bien conservado y presenta saeteras cada dos merlones que se emparejan dos a dos con un parapeto.

Es propiedad del Ministerio del Interior de España y hasta hace poco tiempo albergaba el cuartel de la Guardia Civil. Fue declarado Monumento Histórico Artístico el 3 de junio de 1931. Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Castillo de Malamoneda (1)

El Castillo de Malamoneda se encuentra en la localidad de Hontanar, provincia de Toledo, Castilla La Mancha.

Fortaleza y refugio de los pobladores de Malamoneda, cuyas casas subsisten aún pero vacías desde hace pocos años. Corre a sus pies el serrano río Cedena y es un edificio rectangular, sin torres, ventanas ni saledizo alguno, de 1,50 mts. de espesor. Su única puerta, de medio punto, es pequeña y el interior está vacío sin resto constructivo alguno, observándose mechinales en la muralla para algún forjado de vigas. Al exterior había un contramuro de hormigón, más antiguo que el castillo, resto probablemente de obra romana y que ha sido demolido adrede hace pocos años. Reconquistado este paraje en el siglo XII aunque ya debió estar poblado siglos antes, se repobló por el caballero Alfonso Téllez, quien en 1210 recibía de Alfonso VIII este lugar. En 1226 lo vendió al arzobispo Jiménez de Rada, junto con Dos Hermanas y otras aldeas de los Montes, pobladas por el mismo luchador. Vuelto a la corona bajo Fernando III el Santo, compró todos los Montes que llevaban su nombre el Ayuntamiento toledano al rey, en 1246, por 45.000 maravedís de oro, siendo ya de la ciudad hasta la desamortización civil del siglo XIX.

Abandonado y sin uso, como la torre vigía próxima a él y curiosamente cortada por su mitad de alto a bajo, debe pertenecer al Estado.

Castillo de Mascaraque (4)

El Castillo de Mascaraque esta en Mascaraque, provincia de Toledo (Castilla - La Mancha).

El castillo de Mascaraque es una construcción del siglo XIV de origen islámico, próximo al templo parroquial de Mascaraque.

Consta de una torre mayor, Torre del homenaje en el ángulo noroeste, donde se hallan tallados tres sellos de Salomón, parte del lienzo norte, un cuerpo cuadrangular hasta media altura, tres cubos o torres redondas en las esquinas. El aparejo está realizado en mampostería y sillares en las esquinas. El ingreso se hallaba en el lienzo sur.

Durante los siglos XV y XVI fue reconstruido y mejorado.

Propiedad de la familia Padilla, de ahí que fuese denominado Casa Fuerte de los Padillas y posteriormente de los Duques de Abrantes, sucediéndoles el Marqués de Navamorcuende.

Castillo de Montalban (2)

El Castillo de Montalban se encuentra en la localidad de San Martín de Montalbán, provincia de Toledo, Castilla La Mancha.

Aunque su situación sea menos inexpugnable que el de Peñas Negras, es el de Montalbán el más robusto, extenso y fuerte de todos los de la provincia, probablemente más aún que el de Escalona; aunque su historia sea mucho más oscura y tranquila.

Tal vez por su misma fortaleza, no queda noticia de que haya sido atacado en una verdadera batalla. Cercano a una calzada romana y a la ermita de Melque, conserva en su interior restos de una anterior fortaleza musulmana, cuadrangular y mucho más pequeña. Ocupa un lugar sumamente fuerte, cortado al Norte y Noroeste por el profundo tajo del Torcón (de 100 mts. de profundidad) y dos torrenteras al Este y Oeste que lo defienden perfectamente por los otros dos lados. Queda así un espacio de más de 15.000 m2 bordeado de muralla almenada, con escasas torres cuadrangulares, con garitas en algún ángulo.

La fachada Sur da a un terreno llano, por lo que aquí se acumularon todas las defensas posibles. Hay primero un ancho foso que unía las torrenteras; a continuación un torreón semicircular, bajo y almenado, a guisa de coracha y con saeteras, que prolonga la barbacana exterior, y que también lleva almenas y aspilleras en piedra caliza. Desde ésta y por tres puertas, más una poterna, se llega al espacioso camino de ronda que rodea casi la mitad del edificio principal.

Se entra a éste por dos puertas protegidas por enormes espolones o albarranas pentagonales, con esbeltos arcos apuntados que sobrepasan los 10 mts. de altura en la clave, y tres postigos, muy disimulados. Están construidas con mampostería y ángulos de sillares que conservan numerosos signos lapidarios (algunos, la estrella de David). Ambas albarranas cabalgan sobre el camino de ronda y aunque parecidas, es maciza la de la izquierda y con habitaciones la de la derecha, mejor conservada. Tiene ésta saeteras y cuatro matacanes de ladrillo, estando unida a la torre mayor, al interior del recinto, que tuvo matacanes también. A ambas se sube por una escalera tras de la muralla, restaurada hoy en sus primeros tramos.

Dos silos o cisternas subterráneos, de gran capacidad, quedan en el interior, cuyo recinto se conserva completo. La parte que da al precipicio es más débil -por quedar suficientemente defendida por el derrumbadero-, de tapial en algunos tramos, por lo que ha perdido el coronamiento.

Debió construirse este impresionante edificio como punto de defensa de la orilla izquierda del Tajo, reformando mucho y ampliando más el castillo árabe que allí existía, abandonado tal vez al rendirse Toledo. Ya en 1209 se cita a la villa de Montalbán, cedida al repoblador Alfonso Téllez; pero el edificio que hoy vemos debió construirse por los Templarios, a quienes se lo cedió Alfonso VII pocos años después, haciendo de él y de sus dehesas inmediatas, hoy casi despobladas, la más importante encomienda de su Orden en Castilla.

En 1308 vuelve a la Corona, donándolo Alfonso XI a Alfonso Fernández Coronel. Enemistado éste con Pedro I, se reforma el edificio y se le añaden nuevas defensas. Ejecutado Fernández Coronel, se cede el castillo a la hija ilegítima de Pedro, Beatriz. Tras de un pintoresco episodio, en que albergó la fortaleza a Juan II, que quedó en él sitiado por los secuaces del infante don Enrique en diciembre de 1420, pasó el estado de Montalbán (La Puebla, Villarejo, San Martín y Menasalbas) a don Alvaro de Luna y, muerto éste, a su viuda que lo habitó en ocasiones. Bajo Enrique IV lo adquiere su valido Juan Pacheco, y desde él se transmite a sus sucesores.

Hoy pertenece al ducado de Osuna, que lo arrienda con la dehesa.

En 1931 fue justamente declarado monumento histórico-artístico, a la vez que la ermita de Nuestra Señora de Melque.

Castillo de Oreja (3)

El Castillo de Oreja se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Toledo.

El castillo de Oreja está formado por una fuerte y alta torre rectangular cercada por una muralla que sigue la línea irregular del risco sobre el cual se asienta. Dicho risco se encuentra aislado en parte del borde de la meseta que limita el Tajo por el norte, cuyo vado natural que aquí existía era vigilado por el castillo.

Tiene algunas saeteras circulares, indicios de matacanes de madera y grandes y toscos merlones que rematan las torres. Las esquinas son de sillería y están redondeadas a media altura. Sólo posee una puerta. En el interior pueden apreciarse los restos de la iglesia, dos bóvedas y un aljibe.

Castillo de Orgaz (19)

Se alza esta fortaleza al Oeste de la Villa. Construida a fines del S.XIV, presenta una planta rectangular que pierde por la existencia de una torre cuadrangular y el ábside semicircular de la capilla interior.

En cada esquina y en el centro de la cortina Norte, se sitúa una garita volada de sillares con su modillones y saeteras. La puerta de acceso consta de un arco de medio punto adovelado y enmarcado por sendas columnas con el escudo sobre la clave.

Fuente: Ayuntamiento de Orgaz

Castillo de Oropesa (37)

El Castillo de Oropesa se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Toledo, Castilla La Mancha.

El Castillo de Oropesa se empezó a construir en el siglo XII. Es una construcción cuadrilonga de mampostería, que en origen tenía cuatro torres circulares y de las que sólo se conservan dos, las demás debieron desaparecer al levantarse el castillo nuevo, adosado al antiguo con el que forma un único conjunto.

Se accede a un patio cuadrado, sin cubrir, formado por restos de muros de varios metros de altura, al que dan tres puertas, y que conserva restos de las antiguas caballerizas.

La Torre del Homenaje, en la fachada frente al palacio, es de planta cuadrada, de sillar, con torretas en las esquinas.

Se pasa de aquí a otro patio, rectangular, muy reformado. Adosada al cuerpo nuevo del Parador hay una torre octogonal de sillares almohadillados y dos cuerpos.

Uniendo castillo y palacio existe un tramo de muralla de mampostería y sillares que tiene un acceso cercano al castillo y está compuesto por un arco de medio punto adovelado con moldura de bocel en el interior.
Las otras torres corresponden a una nueva del homenaje y a otra, situada en el lienzo norte, que tiene un balcón en el primer piso y una escalera de caracol de altos sillares.

Fuente: Turismo de Castilla La Mancha

Castillo de Peñaflor (17)

El castillo de Peñaflor se encuentra en la localidad de Cuerva, en el sur de la provincia de Toledo, al lado de la carretera TO-7812-V que une dicha localidad con Gálvez.

El castillo de Peñaflor fue construido probablemente bajo el reinado de Alfonso X el Sabio, en el siglo XIII. Fue adquirido por el adelantado de Cazorla Juan Carrillo en el siglo XV. Posteriormente fue vendido a Garcilaso de la Vega, padre del poeta con el mismo nombre, y fue heredado por Pedro Laso de la Vega, su hijo mayor, quien habitó en Cuerva, al igual que sus descendientes hasta el siglo XVII.

Sus últimos dueños, los condes de Oñate, se desentendieron del edificio en 1576 porque se encontraba muy destruido. En 1881 toda la fachada principal fue demolida para obtener grava para la carretera que pasa frente a él.

La planta del edificio es rectangular y tiene tres torres circulares en los ángulos. Sus muros terminan en un adarve que se alarga por todo su coronamiento, del que sólo se conservan los matacanes. Los muros tienen un gran número de ventanas de gran tamaño, en cambio, no existen saeteras. En sus muros se advierte también la existencia de al menos 3 plantas.

Posee dos cuerpos avanzados ante el paño este, uno de ellos muy anterior al resto del castillo. Parece ser que no tuvo ni torre del homenaje ni foso. Tampoco existen restos de una barrera que pudiera proteger al castillo.

Se encuentra en estado de ruina avanzada y sólo se conservan tres de sus fachadas, faltando totalmente el interior. Es propiedad del Ayuntamiento de Cuerva y se encuentra protegido por la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Fuente: Wikipedia

Castillo de Peñas Negras / Castillo de Mora (11)

El Castillo de Peñas Negras se encuentra en la localidad de Mora, provincia de Toledo.

Es una fortificación islámica del siglo X, enclavada a unos 5 Km. al este de la población. Las ruinas de la fortaleza del S. X construida por los arabes y custodiada una vez conquistada por los monjes soldados de la Orden de Santiago, esta enclavada en la sierra con el mismo nombre, de planta irregular fue levantada sobre asiento rocoso en el S.X, esa circunstancia la convierte en un punto excepcional para defender las rutas de invasión que llevaban del territorio almohade al cristiano. El rey Alfonso VIII entregó el castillo de Peñas Negras a la Orden de Santiago, en el año 1172, junto con la encomienda de Mora.

Castillo de Polan (12)

El Castillo de Polan se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Toledo, Castilla la Mancha.

El de Polán fue un castillo de gran tamaño a juzgar por lo alto y ancho de los restos hoy visibles, y el hecho de que la puerta de entrada al recinto, en perfecto estado, se encuentra en la plaza del pueblo, a gran distancia de las construcciones del castillo que se pueden observar. Algunos de sus elementos son únicos en España, y parecen haber sido importados de las fortalezas francesas de los siglos XI y XII.

Castillo de Puñoenrostro (15)

El Castillo de Puñoenrostro se encuentra en Seseña, provincia de Toledo, Castilla la Mancha.

El castillo fue defensor del caserío de Puñoenrostro, despoblado desde fecha remota. Está fechado en el siglo XIV y fue cedido por Enrique IV a Diego Arias de Ávila, su contador y secretario. Nombrados condes de Puñoenrostro sus sucesores bajo Carlos I, en 1862 lo vendieron con su dehesa.

Fue recientemente restaurado y actualmente es de propiedad privada.

Castillo de San Servando (19)

El Castillo de San Servando se encuentra en Toledo, provincia de Castilla la Mancha.

El Castillo de San Servando fue construido como monasterio por orden de Alfonso VI en honor de los santos Servando y Germano. Pero debido a que está cerca del puente de Alcántara se transformó en fortaleza de defensa militar de la ciudad.

Está situado frente al puente de Alcántara. Fue reconstruido sobre las ruinas de un castillo árabe. Es una de las mejores obras de arquitectura militar mudéjar de España. Las torres son cilíndricas y almenadas, con arcos de herradura. Las puertas son netamente mudéjares. Actualmente es una Residencia estudiantil.

Castillo de Santisteban (3)

El Castillo de Santisteban se encuentra en la localidad de San Martín de Pusa, provincia de Toledo, Castilla - La Mancha.

Olvidado en el catálogo oficial de 1968, se halla en la dehesa de Valdepusa, a siete kms. del pueblo y en la ribera del río Pusa.

Parece obra del siglo XII y está muy destruido. Conserva cuatro cortinas gruesas y sólidas, carece de saledizos, adarve y almenas y debió tener la puerta al Oeste, ya que la rampa de acceso que rodea el cerro termina ante tal costado.

Apenas tiene historia; se atribuye a los Templarios. En el XIV pertenecía a Diego Gómez de Toledo, cuyos sucesores, los marqueses de Malpica y duques de Arión, deben ser hoy sus dueños.

Castillo del Milagro (2)

El Castillo del Milagro, se encuentra en Las Ventas con Peña Aguilera, provincia de Toledo, Castilla la Mancha.

La caída de Salvatierra en 1211, que era defendida por la Orden de Calatrava, motivó a Alfonso VIII el encargo al arzobispo Jiménez de Rada de frenar los ataques de los almohades. Jiménez de Rada comprendió inmediatamente el peligro existente en el puerto de Alover, principal vía de penetración de los Montes de Toledo, y destinó recursos propios para levantar el castillo del Milagro. En el invierno de 1213 se iniciaron las obras del castillo del Milagro, dificultadas en gran parte por las inclemencias del tiempo. Se dotó de personal y D. Rodrigo regresó a Toledo por la festividad del Domingo de Ramos. El 23 de marzo de 1214 se produjo el ataque almohade que causó graves daños y bajas entre los cristianos. En 1222 Fernando III donó el castillo al arzobispo, para recuperarlo posteriormente en 1243. Al igual que sucedió con todos los castillos de la zona, pasaron a poder del concejo toledano en 1246. El castillo del Milagro está construido sobre un afloramiento granítico muy escarpado en el lado Oeste, y de suave acceso desde el Este, rodeado por su lado Oeste por un arroyo. La fortaleza se adapta hábilmente a la topografía, construyéndose las mayores defensas en los lados norte y sur, por ser éstos los más desprotegidos por el terreno, en tanto que el lado Norte queda guardado por la escarpadura del cerro, y el lado Este se refuerza con la creación de un profundo foso dotado de escarpa y contraescarpa. Pocos restos quedan en la actualidad del castillo edificado por Jiménez de Rada, muy deteriorado por el abandono, pero un examen detallado nos ha permitido hacer una reconstrucción aproximada de su planta, muy irregular, trapezoide, debido a su adaptación a la topografía del cerro sobre el que se asienta. Está construido con mampuestos de pizarra de mediano y gran tamaño dispuestos de forma irregular. El grosor medio de sus muros es de 1,50 m y en algunos puntos conserva alturas de 3 m, hallándose la entrada en el lado norte protegida por una torre rectangular. El lado Este es el mejor defendido por la construcción de tres torres, de 4 metros de frente, que se adelantan dos metros sobre el paramento. De estas tres torres las dos laterales son esquineras con los paramentos norte y sur. El lado Oeste se encuentra reforzado por la escarpadura del cerro, sobre la que se ha levantado un paramento muy potente. Finalmente el lado Sur conserva los restos de una torre en el centro, comparte torre esquinera con el paramento Este y conecta con la pared lisa y escarpada del Oeste. Los elementos mejor conservados se encuentran en el lado Norte y Este, en tanto que el lado Sur ha desaparecido casi en su totalidad, lo que hace muy difícil su correcta interpretación planimétrica, dificultad aún mayor por lo que se refiere al lateral Oeste. En el interior del recinto sólo se aprecia un pozo abierto en la roca que serviría para aprovisionar de agua al lugar en caso de sitio.

Iglesia Parroquial de Santa María de los Alcázares (4)

La Iglesia Parroquial de Santa María de los Alcázares se encuentra en Maqueda, provincia de Toledo, Castilla-La Mancha.

Muralla de Oropesa (9)

La Muralla de Oropesa se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Toledo, Castilla - La Mancha.

Muralla de Toledo (104)

La Muralla de Toledo se encuentra en la localidada homonima de la provincia de Toledo, Castilla la Mancha.

Toledo fue murada en epoca romana y parte de sus piedras se encuentran unidas a muros posteriores. La muralla iba por los bajos del Alcázar, Zocodover, la Sangre de Cristo a Santa Fé, puerta de Perpiñan, en torno de la Carretas, la Cruz Verde, San Nicolás, San Vicente, Santo Domingo, el antiguo colegio de doncellas, San Antonio, Santo Tomé, Montichel, San Salvador, la Trinidad, Ayuntamiento, Casa de Déan, San Miguel hasta el Alcázar. El perímetro de la muralla se triplicó posteriomente. El Rey Wamba renovó las fortificaciones ordenando grabar en sus puertas el siguiente distico:

Erexit factore, rex inclitus urbem,

Wamba suoe celebrem praetendens gentis honorem

Los versos fueron destruidos en tiempo de la invasion musulmana y restablecidos por el Corregidor Juan Gutierrez Tello en 1575. Los arabes habían ensanchado la ciudad y las murallas bajaban desde el Alcázar, derrumbadero de San Lucas, matadero, puerta de Doce Cantos, puente de Alcántara, extremo de Conventos de Santa Fé y la Concepción, calle Armas, Miradero, Nuncio, Casa de Bargas, puerta del Cambrón, Agustinos, Puente viejo de San Martín, San Juan de los Reyes, Santa Ana, el Transito, molinos de el hierro. . .hasta el Alcazar.

Posteriormente la muralla se adelanto en línea exterior y se hicieron nuevas Puertas.

Palacio de Layos / Palacio de los Condes de Mora (1)

El Palacio de Layos, conocido como Palacio de los Condes de Mora, es una edificación del tipo castillo-palacio del s. XV.

Supone un conjunto de edificaciones delimitado por un recinto murallado de gran extensión que consta de los siguientes elementos:

- Palacio propiamente dicho

- Jardín

- Dependencias de servicio

Por lo que respecta al Palacio, su origen se sitúa a finales del s. XIV y principios del s. XV, pro ha sufrido sucesivas renovaciones a lo largo de su historia; dichas renovaciones, sin embargo, han respetado su carácter original y deben considerarse muy acertadas, ya que el edificio llegó a estar casi en ruinas. De este modo, el interior del palacio, de estilo mudéjar, corresponde al s. XVI y diversos tramos del cerramiento exterior (lados sureste, suroeste y noroeste) al siglo XVII. La última intervención se acometió hace unos cuarenta años.

El palacio es un edificio de planta cuadrangular, flanqueada por torres cuadradas en las esquinas, a excepción de la situada en el lado oeste que es de planta circular. Su fábrica es de mampostería de piedra. Su estructura en dos alturas, tres en las torres.

De la construcción original, del s.XV, se conserva la entrada principal; presenta ésta una portada de sillería de piedra, dintelada y de traza sencilla; sobre ella se articula un segundo cuerpo de ladrillo visto en el que, y sobre una imposta, aparece una especie de antepecho con siete arcos lobulados ciegos. Sobre este segundo cuerpo se abre una ventana dividida por una columna, formando ajumez, que constituye un intra luz con dos arcos gemelos de medio punto, con intradós lobulado y alfiz con labores de lacería. En este cuerpo, dos pilastras de madera soportan sendos canecillos que sujetan un alero o voladizo que sobresale sobre el resto de la cubierta.

El lienzo en el cual se encuentra la portada queda retranqueado entre los dos torreones de las esquinas (uno cuadrado y el otro circular), con distribución de ventanas verticales en las dos primera s plantas y de medio punto en la tercera.

El torreón circular, de mampostería, corresponde también a la fábrica original del s. XV.

En las restantes fachadas los dinteles de las puertas, ventanas y balcones son de ladrillo, de abanico, siendo el resto de la fachada de mampostería, con sillares en las esquinas.

Toda la cubierta es de teja curva o árabe y descansa sobre una bella cornisa de ladrillo con dentículos y arcos encontrados.

En el interior, el Palacio se organiza en torno a un gran patio central, de planta cuadrada, con una fuente de piedra en el centro.

La planta baja presenta una galería de soportales dintelados, con cinco huecos por lado y con columnas góticas de fuste octogonal revocadas; sus capiteles son cuadrados y sujetan las zapatas de madera que soportan las vigas (también de madera) del forjado de la segunda planta. Esta última, presenta una galería de arcos rebajados que descansan sobre columnas de piedra; toda ella está cerrada por ventanales de cristal. La cornisa que soporta el alero es idéntica a la anteriormente descrita.

En el interior del recinto se encuentra también, como ya señalamos, un jardín y diversos edificios para los servicios del palacio; estos edificios son de mampostería con sillar en las esquinas, algunos de época reciente.

El gran portalón exterior que da acceso al conjunto es dintelado, con imposta en dentículos y sobre un astil rectangular, con un frontón triangular rematado por tres bolas.

El Palacio de Layos perteneció, junto con su término municipal, al Adelantado de Cazorla, Juan Carrillo, de Toledo, a quien se lo donó Don Juan II en 1445. Poco después pasó, por herencia, a ser propiedad de los López de Ayala, Condes de Fuensalida, hasta que por escritura de 1509 lo adquirió el tercer conde del mismo título, el ilustre diplomático Don Francisco de Rojas, quien fue embajador de los Reyes Católicos en Roma. Los Condes de Mora siguieron habitando con frecuencia el palacio, contándose entre ellos la Emperatriz Eugenia de Montijo.

Posteriormente pasó a los Condes de Haro.

Puente de Alcantara (6)

Para el puente homónimo situado en la localidad de Alcántara (Cáceres), véase Puente de Alcántara.

El puente de Alcántara (Alcántara en árabe puente) se levanta sobre el río Tajo, en la ciudad de Toledo (España). Situado junto al castillo de San Servando, se tiene constancia de su construcción en la época romana, en la fundación de Toletum. Era uno de los puentes que daba entrada a la ciudad y era en el Medioevo entrada obligada para todo peregrino.

Este puente ha sido objeto de constantes ataques en el periodo de la Reconquista, y vuelto a reconstruir.

Fue declarado monumento nacional en 1921.

Fuente: Wikipedia, la enciclopedia libre

Puente de San Martín (4)

Realizado en la baja Edad Media, aproximadamente data del siglo XIII, con posterioridad se ha reconstruido casi totalmente.

Realizado en sillería en su fábrica primitiva. Ha sido posteriormente modificado con nuevas estructuras de defensa como son los torreones de sus extremos, una del siglo XIII y la otra que empalma con la muralla es del siglo XVI. Todo esto ha hecho que el puente tenga hoy en día una estructura cuidada. Fue declarado Monumento Nacional en el año 1921. Tiene cinco arcos.

Puente fortificado de Alcántara (9)

El Puente fortificado de Alcántara se encuentra en Toledo, provincia de Castilla la Mancha.

Puente fortificado de San Martín (20)

El Puente fortificado de San Martín se encuentra en Toledo, provincia de Castilla la Mancha.

Puerta Antigua de Bisagra (2)

Esta puerta se denomina de Alfonso VI ya que, cuenta la historia, entro por allí dicho rey, al frente de las tropas cristianas y acompañado por el Cid Campeador un domingo 25 de Mayo de 1085, reconquistando así la ciudad, por entonces en poder de los Moros y celebrando dicha conquista en la mezquita, que tiene por nombre, del Cristo de la Luz.

Puerta Nueva de Bisagra (17)

La Puerta de Bisagra son en realidad dos, la Vieja o de Alfonso VI, levantada por los árabes, y la Nueva.

La Puerta Nueva de Bisagra tiene también un núcleo central árabe, pero fue reconstruida en el año 1550 (s. XVI).

Su fachada exterior se levanta entre dos torreones circulares con la parte superior de sillería almohadillada.
En el centro se abre el arco de ingreso, también almohadillado. Sobre él, luce el escudo imperial de la ciudad, rematado por un frontón.

A la fachada exterior le sigue un patio y otro cuerpo interior con torreones cuadrados, ventanas y chapiteles con tejas policromadas.

Está contigua a la Puerta Vieja de Bisagra y es la primera que se ve al llegar a Toledo desde Madrid.

Fuente: Monumentalia

Rollo de la villa de Maqueda (1)

El Rollo de la villa de Maqueda se encuentra en Maqueda, provincia de Toledo, Castilla-La Mancha.

Torre de los Moros (1)

La Torre de los Moros se encuentra en la localidad de Las Ventas con Peña Aguilera, provincia de Toledo, Castilla La Mancha.

En un cerro próximo a la carretera y guardando un poblado (Peña Aguilera, ya desaparecido) quedan restos de esta pequeña y antigua fortaleza, musulmana seguramente y que guardaba el paso de los Montes. Se compone hoy de una robusta torre rectangular, de 7 por 9 mts., con los ángulos redondeados, de 1,70 mts. de espesor de muro y con una sola puerta hacia el interior. Carece ya de coronamiento y tuvo dos plantas.

Al Suroeste hay otra torre menor, también rectangular, unida a la mayor con un muro más moderno. Próximas a ambas y en el valle donde estuvo el pueblo se ven unas veinte sepulturas excavadas en roca de granito, algunas de dimensiones capaces para dos personas.

Hacia el siglo XIV debió despoblarse Peña Aguilera, yéndose sus vecinos a las ventas construidas junto al camino, a un kilómetro y medio del castillo. Ya en 1576 se desconocía el origen y dueños de éste, llamándole como hoy.

Torre de Vela (2)

La Torre de Vela se encuentra en Maqueda, provincia de Toledo, Castilla-La Mancha.

No hay imagenes en esta categoria.


Encontradas: 0 imagene(s) on 0 pagina(s). Mostrados: imagen 0 a 0.

Imagenes nuevas






© Copyright 2003-2017 Castillos de España - Todos los derechos reservados