Usuarios registrados


Imagen aleatoria

Castillo de San Sebastian

Castillo de San Sebastian
Comentarios: 0 Manuel1966

Zaragoza

Fotografias e información de los Castillos de Zaragoza. (Hits: 32767)
Atalaya de El Frasno (8)

La Atalaya de El Frasno se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragón.

La atalaya es de origen musulmán y fue construida en el siglo XI.

Casa Palacio de los Condes de Bureta (5)

La Casa Palacio de los Condes de Bureta se encuentra en la localidad de Bureta, provincia de Zaragoza, Aragón.

La Casa Palacio de los Condes de Bureta, se levantó en el S.XVIII, sobre el torreón principal del antiguo castillo construido por los moriscos que ocuparon la marca superior de Al Andalus entre los siglos IX y X, de cuya muralla quedan restos. En el Salón llamado de los Caballeros, según dicen las crónicas, se celebraron Cortes en 1363 para ajustar paces entre los reinos de Castilla y Aragón. A raíz de la reconquista, el castillo y lugar de Bureta fue dado en tenencia, siendo el Caballero Roger el primero del que se tiene noticia en 1137. Los “Francia” fueron señores de la Baronía de Bureta durante más de 400 años, siendo el primero de este nombre Don Pedro de Francia. El Señorío de los Francia recayó por vínculo en la familia “Marín de Resende”. Fue a Don Antonio María de Resende y Francia a quien Carlos II concedió el título de Conde de Bureta el 24 de marzo de 1678.

Hoy la Casa palacio nos transporta a los siglos XVIII-XIX, época en la que Doña María Consolación Domitila Azlor y Villavicencio, Condesa de Bureta, y Heroína de los Sitios de Zaragoza, vivió juntamente con sus hijos. En la planta primera se encuentran el rico archivo de la casa que guarda y conserva documentación entre los siglos XII-XIX, y que se halla en proceso de catalogación. La biblioteca, una noble habitación, sala de música y salón del billar. Y en la planta noble o segunda, además de las habitaciones entre las que destaca la de la Condesa, se encuentran el comedor, sala de te, y el Salón Blanco, antiguamente denominado de los Caballeros, decorado conforme a época y en el que cuelgan interesantes retratos y obras de arte, que conforman junto los que posee la casa una excelente pinacoteca. En esta planta también se halla la capilla oratorio con Bula papal concedida a las Doce Casas de Aragón por Inocencio VII. En la última planta de la casa palacio existe una bella galería abierta desde donde pueden contemplarse bellos paisajes desde el Moncayo hasta el Ebro, que piensa destinarse en un futuro a sala de exposiciones. Un completo turístico-cultural, a tener en cuenta en la oferta aragonesa, para nuestro placer y conocimiento.

Pagina web: Wikipedia

Castillo al-Marya / Castillo de Marfa de Huerva (6)

El Castillo de al-Marya, se encuentra en el municipio de María de Huerva de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El castillo al-Marya de María de Huerva, significa la Atalaya, es de origen árabe y se alzaba al otro lado del río, sobre un cerro ubicado a las afueras del pueblo, en un acantilado que domina el valle del Huerva.
En el año 951 figuraba con el cargo de gobernador el tuyibí Yahía-ibn-Hasim.

La fortaleza albergó a las tropas de Abderramán III en el año 935 y sirvió en la defensa de Zaragoza contra Alfonso I el batallador en 1118.

Tras la conquista cristiana el castillo pasó a manos de los reyes de Aragón, y conoció numerosos dueños. Jaime I lo cambió con Blasco de Alagón en el año 1233 por Morella. En 1348 fue sucesivamente conquistado primero por los unionistas y después por el ejército real, mandado por Lope de Luna.

Finalmente la fortaleza fue a parar a manos de la familia de los Fernández de Heredia, más tarde condes de Fuentes.

Castillo de Agón (7)

El Castillo de Agón, se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El castillo de Agón, antiguo ahones o agones, ya existía en el año 1080. Perteneció a los Luna de Almonacid hasta 1413. También perteneció al Conde de Contamina y Marqués de Barbóles.
Del castillo y recinto amurallado sólo quedan restos de una gran torre rectangular de 12 x 6 metros, antigua torre mudejar de vigilancia perteneciente al siglo XV, bastante maltrecha y situada sobre un leve altozano. En su base hay grandes sillares que podrían ser romanos, y el resto es de tapial con aristas de ladrillo.

Castillo de Alberite De San Juan (7)

El Castillo de Alberite De San Juan, se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza, Aragón.

Las ruinas de lo que fue el castillo medieval de Alberite de San Juan, obra musulmana del siglo X, conservan únicamente los restos de la torre.

Se pueden ver la planta de un torreón realizado en sillería de piedras de yeso, cuyas dimensiones son de 5,5 por 10 metros.
De dicho torreón se han conservado dos hiladas de cimentación y parte de una tercera hilada que parece corresponder a la obra aérea. Dichos sillares tienen una altura aproximada de 50 cm.

El torreón pertenece a la época árabe, como demuestran la modulación de los sillares, el predominio del aparejo a tizón, el mortero de yeso que une los sillares y el relleno del interior de la torre, donde aparecen fragmentos de cerámica musulmana.

Los sillares pertenecerían a la atalaya del castillo islámico y posteriormente quedaría integrada en el castillo cristiano, al que se añadió la iglesia en el XIV, como parte misma de la fortaleza.

Castillo de Alborge (3)

El Castillo de Alborge se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragón

Alborgue, es un topónimo musulmán cuyo significado es “la torre”. La fortaleza fue tomada por Alfonso I y donada después a los monjes cistercienses del Salz, en las proximidades de Zuera. La donación fue confirmada por Alfonso II en 1165. Unos años después Guillermo Pérez, abad de Santa María de Junquería, cedió una cuarta parte de Alborgue a Pedro Capalbo y sus sucesores para que la repoblasen y repararan la fortaleza. En 1175 el obispo Pedro de Zaragoza cedió a Santa María de Junquería los diezmos y primicias de la villa y en 1199 Valero de Pina cedió al monasterio de Rueda sus derechos en Alborgue, renunciando sus herederos en 1235 a los tributos que aún tenían.

En 1336 era parte del señorío de Sástago, aunque después volvería a manos del Monasterio de Rueda, donde permaneció hasta el siglo XVIII.

Las escasas ruinas del castillo se sitúan en lo alto del municipio, sobre un espolón, cerca de la iglesia.

Con la información que disponemos suponemos que el castillo estaba formado por un recinto defensivo rectangular de 30 por 15 metros de lado. Todavía es apreciable el lugar del antiguo aljibe.

Lo más destacable es la esquina que permanece en pie de una torre de tapial.

En un nivel inferior hay un navero tallado en la roca.

Fuente: Castillos de Aragon

Castillo de Alcocer (8)

El Castillo de Alcocer se encuentra en el paraje de La Mora Encantada, Alcocer, localidad hoy desaparecida, situada entre Ateca y Tercer.

Aunque Alcocer es muy conocido debido a sus numerosas referencias en el “Cantas del Mío Cid”, su ubicación era hasta hace muy poco un misterio.

A parte del famoso poema la referencia más antigua encontrada hasta el momento sobre Alcocer, publicada por Corral y Escribano, data del año 1382 cuando el obispo de Tarazona realizó un inventario de todos sus bienes localizados en su diócesis. En este documento, en la parte correspondiente a Ateca se cita a la acequia de Alcocer, la cual se dice que discurre paralela al camino de Calatayud.

Existe también documentación referente a los siglos XVI y XVII, que hacen referencia a la mencionada acequia, identificada, sin duda, con la denominada actualmente como de La Losa. Una de ellas, de 1612, es muy interesante, pues sitúa en terreno próximo la torre de Alcocer, la ermita de San Julián, El Campo y una pieza de la Vicaría que sabemos se encontraba en el actual paraje del Ballestar.

Durante mucho tiempo hubo controversia sobre la situación de Alcocer, numerosos hallazgos cerámicos situaban a Alcocer en el paraje de la Mora Encantada. Así las excavaciones realizadas en este paraje, situado junto a la antigua carretera N-II entre Ateca y Terrer, a 4 kilómetros de Ateca dejaron al descubierto los restos de Alcocer, de origen musulmán.

Los restos del castillo se limitan al basamiento de sus muros, de 40 centímetros de altura, construidos de manera muy simple, de mampostería careada solamente por una cara, la exterior, con barro como único mortero, sin cal ni yeso.

Hay restos de alguna habitación, de dos silos y de un torreón de planta semicircular levantado sobre la roca.

Castillo de Alfajarín (82)

El Castillo de Alfajarín se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El Castillo de Alfajarín fue construido en el siglo XI por Aben Alfaje en la atalaya natural de los Montes Blancos, junto a la ermita de la Virgen de la Peña, con el fin de vigilar la ribera del Ebro y proteger Zaragoza. La Torre del Homenaje, de grandes proporciones, fue construida en el siglo XIV sobre un espolon del muro oeste.

Castillo de Alfocea (12)

El Castillo de Alfocea se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza.

A la margen izquierda del barranco de Lecheros y próximo a su desembocadura, sobre un pequeño cerro se alzan las ruinas de un modesto recinto fortificado que en el pueblo se conoce como ermita de Santa Ana y que en la actualidad se encuentra adosado al pequeño cementerio local.

Su construcción data del siglo X y forma parte de las numerosas atalayas edificadas en la zona por Pedro I con el propósito de facilitar la reconquista de Zaragoza.

De pequeña planta, fue edificado con sillares de yeso de la zona, sobre los que se levantó tapial con encofrado de madera de cuya ejecución todavía se observan los agujeros de sujeción del encofrado. Se aprecian dos tipos de contrafuertes, los angulares de ladrillo y los del muro norte, más antiguos y de yeso.

Fuente: Castillos de Aragón

Castillo de Alhama de Aragón (8)

El Castillo de Alhama de Aragón, se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El castillo de Alhama de Aragón fue levantado por los musulmanes sobre un cerro a las afueras de la población, dominando el camino y el curso del río Jalón.

Del recinto fortificado sólo mantiene en pie la torre del homenaje, torre con remate fortificado y matacanes, acompañada por un muro. Es de piedra sillar rojiza y sólo tiene unos pequeños vanos a modo de aspilleras. Su construcción fue posterior al resto del conjunto, posiblemente en el siglo XIV.

La fortaleza fue conquistada por El Cid, aunque volvió a manos musulmanas hasta que Alfonso I la conquisto para los definitivamente en 1120.

Castillo de Almonacid de la Sierra (18)

El Castillo de Almonacid de la Sierra se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza.

El castillo fue construido durante los siglos XIV y XV sobre el anterior castillo de Al-Monastir de origen musulmán. Su estado actual es de ruina.

Al recinto se accedía a través de una rampa fortificada.

Tenía una sala llamada El Linaye, donde se conservaban los retratos de los condes, otra sala denominada De Costumbres, donde se admiraban obras de escultura y bajos relieves.

El castillo tenía un túnel que conducía a la vecina fuente del Menestrel.

La puerta del castillo ostentaba las mismas armas y blasones que el resto de peirones o humilladeros del término municipal.

Castillo de Anento (21)

El Castillo de Anento se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

El castillo de Anento, se sabe que existía en 1357, cuando la aldea fue quemada por los castellanos, pero sin conquistar aquel, y que sirvió de refugio y resistencia contra otros ataques de los soldados castellanos de Pedro el Cruel.

Ocupa un tozal de tierra rojiza en un bello paraje de pinares, pero las tormentas lo erosionaron y han acarreado el desplome del recinto, excepto el lado oriental, flanqueado por un foso que también sirve para desviar las aguas de lluvia.

El frente oriental conservado es de traza recta, de unos 30 m de longitud, siendo de sólida fábrica de sillares de base y mampostería muy bien rejuntada en el resto, con varias almenas con remate piramidal y saeteras en la muralla. Hay dos torres gemelas, y restos de una tercera, rectangulares de 6 x 5 metros, en cuyo interior hay interesantes bóvedas de cañón apuntado. Entre ambas está la puerta, semicircular, a la que se accedería por un puente levadizo sobre el foso. Es uno de los castillos menores más interesantes y puede ser de mediados del siglo XIV.

Castillo de Añón de Moncayo (10)

El Castillo de Añón de Moncayo se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragón.

Edificio construido en mampostería. De planta rectangular, está distribuido en torno a un patio y tiene cinco torreones cuadrangulares en las esquinas, desmochados. El castillo de Añón tiene adosada una iglesia de características similares a las del propio castillo, por haber pertenecido a la Orden de San Juan de Jerusalén. Añón fue desde el siglo XII la primera fuerza aragonesa frente a Castilla en la vía del Huecha, paso natural entre los dos reinos. Al parecer la obra actual correspondería al siglo XIV, después del abandono de la guerra de los dos Pedros.

Castillo de Aranda de Moncayo (18)

El Castillo de Aranda de Moncayo se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

El Castillo de Aranda del Moncayo es una construcción musulmana que controlaba una de las principales vías de acceso a la meseta Soriana, la que circulaba junto al río Aranda, uno de los principales afluentes del Jalón.

Después de la reconquista pasa a manos de la Corona, pero siempre en manos de alguna familia, como constatan las tenencias de los Ato Orella, los Ortiz y García Alberto. Fue una posesión gran importancia estratégica debido a su posición fronteriza con Castilla, y gobernada por alcaldes nombrados por la Corona de Aragón.

En 1362 fue tomada por los castellanos, recuperada de nuevo por los aragoneses, en 1366 fue mandada fortificar por Pedro IV. Luego sería vendida a la Orden Militar de San Jorge de Alhama, y luego a Toda de Luna (1384). De ella lo heredaría su sobrino Juan Ximénez de Urrea, cabeza de una de las más poderosas familias de la Corona Aragonesa, nombrados Condes de Aranda.

Castillo de Arandiga (12)

El Castillo de Arandiga se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza, Aragón.

La primera referencia histórica de este castillo data del reinado de Alfonso II, quien lo cedió a Pedro Jiménez de Osca en el año 1188. En 1195 lo tenía Martín Pérez de Villel.

En el siglo XIV, hay constancia de su conquista por los castellanos en el año 1363, bajo el mando de Pedro I de Castilla, quien situó de alcaide a Alvaro Martínez.

En el siglo XV, se conoce como alcalde a Jaime de Luna, por decisión del rebelde conde de Luna, ya que es fue señorío de los Ferrench de Luna hasta su extinción en 1382, y después lo fue de los condes de Luna, y en 1437 lo compraron los Martínez de Luna.

La fortaleza tiene planta irregular, ceñida a las rocas, de 40 metros de eje y muy estrecha, hecha toda la obra de mampostería y tapial, con una torre en casa extremo, lo cual se ciñe perfectamente a la topología de castillo roquero, y otra más, peor conservada que protege la entrada. Las tres son de planta rectangular, y con un alzado ligeramente piramidal. La mayor mide 8 por 4 metros y forma el flanco más estrecho del castillo, tiene remate almenado, también piramidal, al igual que en los restos de la muralla.

En una parte más baja del peñón hay restos de un torreón de planta cuadrada que pudo ser una albarrana.

Castillo de Ariza (30)

El Castillo de Ariza se encuentra en la localidad de Ariza, provincia de Zaragoza, Aragón.

El castillo de Ariza, ubicado en un lugar estratégico, frontera entre Aragón y Castilla, se alza sobre una elevada cresta de roca arenisca que domina la llanura y la población.

De planta muy irregular, y estructurada en varios recintos concéntricos, tenía una superficie de 5.000 metros cuadrados.

El castillo es de grandes dimensiones, pero su estado es muy ruinoso, y solo quedan algunos lienzos de muralla adheridos a la falda del monte. A comienzos del siglo XV era uno de los castillos más importantes de Aragón.

En el siglo XVI ó XVII se convirtió en el palacio de los Palafox y apenas se conservan restos del primitivo castillo.

Es uno de los castillos nombrados en el Cantar del Mío Cid, y también es mencionado en las crónicas de al-Udrí. Actualmente ha perdido su torre del Homenaje y en sus ruinas se han instalado diversas antenas de telecomunicaciones.

Fuente: Turismo de Zaragoza

Castillo de Ateca (7)

El Castillo de Ateca, se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza, Aragón.

Los orígenes del Castillo de Ateca se remontan al año 974, cuando pertenecía a los Banu-Timlat, señores de Pozuel de Ariza.
Situado en la parte más alta del casco antiguo, se asienta en una posición típicamente medieval, sobre un espolón que domina la confluencia de los ríos Jalón y Manubles.

Con un fuerte matiz mudejar en su estructura, es de planta irregular dominando en su construcción el mampuesto careado y está apoyado en la roca natural, que le sirve de cimentación.

En el siglo XIX el castillo volvió a cobrar protagonismo con las guerras Carlistas, acometiéndose su remodelación en el año 1837. La idea principal era dotar a la zona sureste de la máxima seguridad para la guarnición. Se levanta un cuerpo de guardia en el interior de la fortaleza, con muros de nueva fábrica, y se construye nuevamente el muro sur.

En 1839 las instalaciones se utilizaron como cárcel dado su carácter de fortaleza. El foso aislaba el edificio mediante un puente levadizo, que tuvo que ser cegado en 1920.

Su estado ruinoso obligó a desmontar la parte del castillo que linda con las casas para evitar desprendimientos en el año 1939.

El edificio ha sido rehabilitado phorizando la puesta en valor de los aspectos monumentales y su recuperación para dedicarlo a hospedería.

Pagina web: Castillo de Ateca

http://www.castillodeateca.com/

Castillo de Ayub (107)

El Castillo de Ayub se encuentra en el municipio de Calatayud, provincia de Zaragoza.

El emir Ayub fundó la ciudad en el año 716, dando su nombre al castillo que fue su origen, y de donde toma el nombre de Calatayud (qal'atAyyub). El conjunto defensivo está formado por cinco castillos unidos por más de 2.250 metros de lienzos de muralla conservados en la actualidad. El Castillo de Ayud es el más importante y mejor conservado, con dos torres octogonales y el adarve o pasillo que las une, además acute; de otra torre de planta cuadrada. Existe en la muralla un interesante arco de herradura de tipo califal. Además del Castillo de Ayub, también conocido como Mayor o Plaza de Armas, el recinto reúne los castillos de Consolación, llamado igualmente Torre Mocha y Cocción delos Moros, el de la Peña, el de Doña Martina o Don Álvaro, y el Castillo Real, conocido como del Reloj.

Castillo de Belmonte de Gracián (17)

El Castillo de Belmonte de Gracián se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza.

El Castillo de Belmonte de Gracián es de origen musulmán, data del siglo X y pasó a manos aragonesas en los inicios del siglo Xll, pasando a formar parte de la comunidad de Calatayud, dentro de la sesma de Río de Miedes.

En el siglo XIV fue atacado por los castellanos, para su defensa acudieron los vecinos de Mará y Ruesca. Finalmente fue tomado por los invasores en el ano 1362, poco después volvería a manso de la Corona de Aragón.

Castillo de Berdejo (20)

El Castillo de Berdejo, se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza, Aragon.

El castillo de Berdejo fue históricamente una plaza muy importante en la defensa de la frontera con Castilla, ya que controlaba el paso el paso hacía la meseta, por la zona de Soria, más exactamente por el valle del Manubles.

La primera referencia histérica data del año 1131, cuando se le cita como término en el fuero de Calatayud. En 1228, Alfonso III lo entrego a los unionistas, quienes pusieron como alcalde a Juan de Figueras. En 1311 ya figura como limite fronterizo del norte de la comunidad de Calatayud. Debido a su importancia estratégica sus tenentes eran nombrados directamente por la Corona, así se conoce como uno de los más importantes a Ximén Pérez de Pina. Quien influyo en el infante Pedro, para que su madrastra, la reina Leonor, no entregara el castillo en 1336 al castellano Ruíz Pérez de Almazán.

Cambio habitualmente de manos entre castellanos y aragoneses, siendo mandado fortificar por Pedro IV en 1357.

El castillo es un claro ejemplo de castillo roquero, con torres en sus esquinas. Su planta es trapezoidal, de 30 metros de eje mayor y 20 el menor. Tres de sus muros nacen prácticamente en el borde del peón donde se asienta. Sus torreones son de planta rectangular, el cuarto es más pequeño y de planta cuadrada, de mampostería, y 7 metros de lado por 12 de altura. En ella se encuentra la puerta de acceso, defendida por un foso excavado en la roca, en arco de medio punto, adornada por una moldura exterior y con entrada en recodo cubierto por bóveda bajo la torre. Sobre la puerta se dispone en tres plantas, iluminadas por ventanas enmarcadas en sillares. A las otras plantas se accede desde el adarve de la muralla.

El patio de armas todavía mantiene el aljibe, cubierto por bóveda, en bastante buen estado.

Presentaba un segundo recinto amurallado, a un nivel inferior que el del propio castillo, del que se conserva algo de muralla y una torre semicircular muy rebajada den altura.

Castillo de Berrueco (4)

El Castillo de Berrueco se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

Castillo de Bijuesca (26)

El Castillo de Bijuesca, es una edificación militar, construida en el siglo XIV, ubicada en el municipio de Bijuesca, en la provincia de Zaragoza (España), dentro de la comarca de la comunidad de Calatayud, a 50 km de Calatayud, 56 de Soria y 139 de Zaragoza.

En 1357 Pedro IV de Aragón mandó fortificar el castillo y la iglesia del municipio de Bijuesca, los cuales se encontraban estratégicamente situados en la confluencia entre el Reino de Aragón y la castellana provincia de Soria. Dentro de la conocida como Guerra de los Dos Pedros, dada su proximidad con el Reino de Castilla, éste fue uno de los primeros Castillos conquistados por D.Pedro I el Cruel, en 1358, quien dejó el castillo en manos del capitán Gómez de Carrillo, señor del Torreón de las Henestrosas, quien fue asesinado por el mismo D.Pedro, por supuesta traición. Tras ser recuperado por el reino de Aragón, el castillo se volvió a perder bajo el mando de Pedro IV en 1362. Éste, lo mandó derribar, pero no se cumplió la orden del todo ya que sólo se derribó una parte. Estuvo activo durante el siglo XIV. Este castillo siempre perteneció al municipio, excepto durante su conquista por D. Pedro IV.

El castillo, uno de los mayores atractivos de Bijuesca, conserva una torre defensiva, aún en pie. La mayor parte de los muros han sido derrumbandos por el paso del tiempo, principalmente debido a la erosión y la llegada directa de los rayos solares.

Aunque hay esfuerzos para recuperarlo, el castillo de Bijuesca está en deterioro progresivo.

Castillo de Biota (5)

El Castillo de Biota se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

La Torre de Biota tiene unos siete metros de lado y alrededor de 20 de altura. En la actualidad se halla junto al ángulo suroeste del palacio barroco del XVIII que fuera del Conde de Aranda y Vizconde de Biota.

Castillo de Bordalba (15)

El Castillo de Bordalba se encuentra en la localidad de Bordalba, provincia de Zaragoza, Aragón.

Pequeño castillo de origen musulmán que, tras la conquista cristiana, fue fortalecido como defensa de la frontera aragonesa frente a los castillos sorianos de Monteagudo y Deza. Siempre tuvo gran importancia para la Corona, pues su gobierno recayó en tenentes nombrados directamente por el rey desde tiempo de Pedro III el Grande, 1276. En este castillo se entrevistaron en 1296, Jaime II y el infante de la Cerda buscando apoyo aragonés en su lucha para conseguir la Corona de Castilla. Desde entonces sus hechos de armas están plagados de conquistas por parte de los dos reinos fronterizos, siendo tomado en la guerra de los Pedros. En 1361, Pedro IV lo incorporó a la Corona y veinte años más tarde los vendió a Guillén de Palafox. En 1433, Alfonso V aprobó la venta hecha por Antonio Palafox a Juan de Funes. Fue atacado en 1450, 1452 y 1457 por el conde de Medinaceli en sus banderías contra Guillén de Rebolledo Palafox, según Cristóbal Guitart.

Apenas quedan vestigios de este importante castillo situado en los confines occidentales de la provincia, en el límite con la de Soria. Se componen de un recinto ovalado de unos cincuenta metros de eje máximo, en el que sobreviven dos muros muy erosionados que se alzan en difícil equilibrio sobre las rocas en las que se asientan. Son de gran anchura, gracias a lo cual se mantienen en pie, aunque amenazan un inexorable desplome. Su altura no es uniforme pero alcanza la cota máxima de tres metros, mientras que su longitud se aproxima a los diez.

Su obra es de tapial revestido por mampostería, que conserva en su cara exterior, mientras que en la cara interior ya se ha caído. En el centro del recinto o patio de armas se aprecian los vestigios de un aljibe, a juzgar por la depresión que forma en el suelo. A un nivel inferior quedan restos de un torreón circular en el que se adivina el vano de una puerta que, a través de un pasadizo en fuerte pendiente, comunicaba con el patio. (Aurelio Cabañas Boyano)

Fuente: calatayud.org

Castillo de Borja / Castillo de la Zuda (16)

El Castillo de Borja se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

El Castillo de Borja está situado en uno de los últimos espolones de las estribaciones de la Muela de Borja. Por su posición es la auténtica llave de paso hacia el Somontano del Moncayo, cerrando la salida del Huecha hacia el valle del Ebro.

El castillo constaba de una parte elevada sobre los restos naturales del relieve rocoso, revestido de sillares desde época romana y por otra parte de un cinturón de murallas.

El relieve rocoso forrado de sillares haría las veces de torre del homenaje, rodeada de un recinto en el que se contendrían, los aljibes y almacenes, formando un formidable recinto defensivo.ra y se encuentra en estado de abandono, a la espera de que se inicien las obras de restauración y acondicionamiento.

El estado de conservación actual es lamentable, y tan sólo es que se contabilizan una decena de capiteles sencillos, decorados pinas en sus vértices que presentan formas habituales en la arquitectura de los siglos XIII y XIV. Además existen algunos fustes de columnas lisas y piezas rectangulares decoradas con una acanaladura, que podrían corresponder a dinteles. Algunos de estos elementos se encuentran reaprovechados en la cimentación de uno de los pilares que se edificaron en el siglo XVI para sujetar una parte del castillo.

Al abrigo de esta gran mole defensiva, casi inexpugnable se apiñaban en la ladera unas cien casas en época musulmana rodeadas de una sola puerta. Otras quinientas casas estaban circunscriptas por la muralla exterior, que tenía cuatro puertas.

Este recinto amurallado tenía el siguiente recorrido, desde el castillo a la puerta del cierzo, hoy Portaza, de aquí, por la calle de San Bartolomé, hasta el mercado, en donde variando al Norte tomaba las calles de San Juan Alta y Baja, hasta Sayón, y desde allí, derecho otra vez al castillo.

Castillo de Bubierca (10)

El Castillo de Bubierca se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El castillo, de origen musulmán, se edifico para vigilar un meandro del río Jalón. Como la mayoría de los de la comarca es nombrado en el “Cantar del Mío Cid”: Al otro día cabalga Mío Cid el de Vivar, Alhama ya la ha pasado, Hoz del río abajo va, y ya a Bubierca y a Ateca se las ha dejado atrás y por fin junto a Alcocer Mío Cid ha ido a posar, en un otero redondo y fuerte van a acampar, cerca está el Jalón, el agua no se la podrán quitar… El Cid toma el castillo en el 1071, pero como era su costumbre no deja guarnición en él, por lo que volvió pronto a control musulmán. Fue reconquistado por las tropas de Alfonso I “El Batallador”, después de la toma de Calatayud, en 1120. En 1124 el mismo rey señalo la villa como límite del territorio que dejó para la sustentación de la Orden Militar de Militia Christi, fundada en Monreal del Campo a semejanza de la Orden del Temple, y cuyo fin era defender la frontera sur del reino de Aragón. En 1134 la joven orden se unió a los templarios a instancias de San Bernardo de Claraval, su jefe espiritual.

En el siglo XIV, durante la Guerra de los Dos Pedros cayó en manos castellanas en 1362.

Muy pocos restos quedan del castillo de los templarios, tan sólo vestigios de una torre de planta cuadrada y dos paredones, de importante grosor, 5 metros y rebajados en altura. Están hechos de tapial y aparejo irregular, aún se aprecia alguna saetera.

Fuente: Castillos de Aragon

Castillo de Bulbuente (6)

El Castillo de Bulbuente se encuentra en el centro de la localidad hominina, a orillas del Huecha, y formando parte de un palacio de ladrillo del siglo XVI que perteneció a los Abades de Veruela.

El cuerpo principal de la torre es de grandes sillares bien labrados de origen musulmán y podría datarse en el siglo XII. La parte superior es de mampuesto y parece corresponder a un recrecimiento del siglo XIV.

En el interior conserva estancias originales, destacando la segunda planta con una gran bóveda de crucería.

El Palacio añadido conserva estancias importantes del siglo XVI y una capilla oratorio.

Fuente: Castillos de Aragon

Castillo de Cadrete / Castillo de Qadrit (3)

El Castillo de Qadrit se encuentra en el municipio de Cadrete, provincia de Zaragoza, Aragon.

El castillo de Qadrit en Cadrete es una fortaleza de espíritu musulmán. Se encuentra en un cabezo inexpugnable rodeado por sus tres cuartas partes de acantilados de 70 metros de altura, aunque relativamente accesible por el lado sur.

Su eje mayor de unos 200 metros es perpendicular al de la sierra. Las dimensiones del mismo son de 45 metros de largo por 20 metros de ancho. En esta construcción perfectamente aislada del resto es donde aparecen las partes principales del castillo: la torre, la cisterna circular y la entrada en un muro perpendicular. Conformaría lo que fue el emplazamiento primitivo.

Detrás del recinto, justo debajo del muro que rodea la torre continuaba el promontorio rocoso y se practicó un foso de unos tres metros de profundidad excavado en la roca virgen. Al otro lado de este foso se modeló un enorme montículo de tierra de aspecto piramidal.

A un nivel inferior, se pueden seguir los escasos cimientos visibles de otro recinto mucho más amplio que el anterior, que termina con una barrera de saeteras descolgada a unos metros del caserío. Sus medidas aproximadas son de 75 metros de largo por 45 metros de ancho.

A un nivel inferior, y continuando con el recinto anterior hacia el Norte, se pueden seguir los menguados cimientos de otro recinto mucho más amplio que el anterior y, aparentemente diáfano, que termina con una barrera de saeteras descolgada a unos metros del caserío. Sus medidas aproximadas son de 75 m de largo por 45 m de ancho.

Las estructuras del castillo están realizadas a base de encofrados de argamasa, piedras irregulares, ladrillos y tejas. De especial interés resulta el forrado de las torres por un segundo muro que se conserva parcialmente.
Otro aspecto constructivo de gran importancia, pero en este caso único en Aragón y seguramente en la península, es la decoración interior de la tercera planta de este castillo. Se trata de un marco de lacerías que recorría la parte superior de las cuatro paredes realizado en yeso. La tipología de los nudos nos ofrece un espectro cronológico que abarcaría desde el siglo XI hasta el siglo XIII.

No se conoce la fecha de su construcción, pero en el año 935 fue ampliado por orden del califa Abd al-Rahman III para convertirlo en la plaza principal en la ofensiva contra la revelación de Zaragoza contra el califato.

Castillo de Campillo de Aragón (13)

El Castillo de Campillo de Aragón se encuentra en la localidad de Campillo de Aragón, provincia de Zaragoza, Aragón.

El Castillo de Campillo tiene una forma de barco, es decir se asemeja al de Peñafiel, con una simple observación ocular podemos ver que el castillo acabaría en punta en la zona que mira hacia Castilla, ya que es la más difícil de defender al ser de más fácil acesso, se pueden observar dos torres defensivas, la una derruida mirando a la Hoya Elegío, es decir la Huerta el Cura, la otra sería donde está la galería de la casa del párroco, se observa más o menos a la altura de esta unos restos de piedra que nos hacen pensar que allí pudo estar ubicado el acesso al castillo, por la parte de atrás nada más empezar la rampa y debido al acesso de los camiones de bomberos para llenar el depósito se observa que por allí había otra muralla que podía ser otro acesso. La parte del altar y la sacristía (añadido posterior) sería la zona dónde sería la zona habitable, ya que las eras quedaban protegidas por el castillo y son de difícil acesso en caso de asalto. En cuanto a las leyendas de que el castillo se comunicaba con el de Fuentelsalz o que tenía varias salidas secretas es algo obvio.

Todo Castillo, de zona defensiva tiene salidas secretas, bien para emboscadas, bien para huidas,... pensar que se comunicaban ambos es algo más dudoso, las puertas que pudiesen ser dos estaban protegidas por las dos únicas torres que hay en pie, una ameazando ruina, las torres quedarían en una posición saliente que defendían la entrada o derribo de la puerta, el lugar más débil para poder invadir el castillo, posiblemente sea modelo o copia de las formas defensivas islámicas, que nunca tenían acesso directo, sino que entraba en ángulo y con torres que protegían la puerta. También hemos de tener en cuenta que otros pueblos más importantes, Ibdes, Nuévalos, Jaraba... tenían murallas que protegían el pueblo, en caso de guerra (castellano-aragonesa, razzias (saqueos musulmanes)... La única protección de nuestros antepasados era la Iglesia Castillo como en muchos sitios.

Fuente: Wikipedia

Castillo de Castejón de las Armas (10)

El Castillo de Castejón de las Armas se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragón.

Solamente se conservan algunos restos del antiguo castillo y dos torres rectangulares separadas por un barranco.

Castillo de Chodes (8)

El Castillo de Chodes se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza.

La primera cita de la fortificación es como límite oriental en el fuero de constitución de la Comunidad de Calatayud, otorgado por Alfonso I en 1131. Es probable que para entonces ya existiera este castillo y el lugar de Chodes viejo sobre el alto de la peña de «Iodos», donde se encuentran sus ruinas, vigilando desde lo alto el desfiladero del Jalón y la hoya de Morata. En 1240 perteneció a Artal de Luna, a quien se lo disputaba Gonzalo Fernández de Azagra.

En 1253, Jaime I lo dio a Jimeno de Urrea. En 1283 era de Lope Ferrench de Luna, perteneciendo a esta familia hasta su extinción en 1382, año en que pasó a los condes de Luna, que lo mantuvieron hasta su deposición en 1430.

Desde el siglo XV integró el señorío de los Martínez de Luna, y en el XVII los vecinos bajaron a la llanura, cerca del río, donde se fundó la población nueva de Chodes.

El castillo se asienta sobre un peñasco, de tal manera que es prácticamente imposible de atacar. Su planta es de forma ovalada, adaptándose a la roca en la asienta; su longitud es de unos treinta metros de eje mayor y unos quince el menor.

En el extremo que mira hacia el río se alzan los restos de una torre cuadrada que se asoma sobre el precipicio. En el lado opuesto queda un lienzo de muralla.

Toda la construcción es de argamasa y sillarejo, habiendo perdido gran parte de su estructura, sobre todo en el interior, donde sólo hay que un patio.

Extendidos por la ladera de monte quedan vestigios de a edificaciones de tapial y piedras que seguramente formaba de la antigua población.

Castillo de Cimballa (12)

El Castillo de Cimballa se encuentra en la localidad de Cimballa, Comunidad Autónoma de Aragón, provincia de Zaragoza, en la comarca de Calatayud.

El pueblo antiguo se hallaba protegido por un castillo, que fue destruido por las continuas guerras entre los Reyes Don Pedro I de Castilla y Don Pedro IV de Aragón.

Según dice la tradición oral de Cimballa, antiguamente había tres torres de vigilancia.

En la actualidad sólo queda uno de los muros, de un edificio de base cuadrada del Siglo XV o XVI, en lo alto del monte, que serían los restos de una de esas tres torres.

Castillo de Cubel (5)

El Castillo de Cubel se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

La fortificación data del siglo XIV, construida por orden de Pedro IV debido al constante peligro castellano. Después de su construcción pasó a la custodia de Pedro Gilbert Brun. En el castillo se refugiaron los vecinos de Used en 1357 tras un ataque castellano.

En el siglo XV también sufrió actividad bélica, por lo que fueron reforzadas sus defensas. En 1471 Juan II lo cedió a Rodrigo de Rebolledo.

Tras la unión de los reinos de Castilla y Aragón, siguiendo la política marcada por los reyes Católicos de desaparición de las fortificaciones fronterizas entre los dos reinos, se destruyó en gran parte, para no poder en peligro la estabilidad de nueva Corona.

La actual iglesia de la Asunción mantiene aún el perímetro defensivo del antiguo castillo. Conservándose un muro muy rebajado que arranca de la gran torre rectangular, denominada La Atalaya, de obra en sillería de planta cuadrada de 7 metros de lado, que sirve de campanario. Presenta la entrada en altura y saeteras, conservando incluso las ménsulas de una buharda amatacanada.

Castillo de Doña Martina (30)

El Castillo de Doña Martina se encuentra en la localidad de Calatayud, Zaragoza, Aragón.

El castillo de Doña Martina o de Don Alvaro es muy probable que sea el auténtico castillo de Ayub, es decir, la primitiva fundación del siglo VIII.

El castillo de doña Martina es el único que usa grandes bloques de piedra, aunque otras partes están realizadas en mampostería. Tiene planta ovalada, adaptándose a la loma en la que se encuentra; se aprecian los muros del amurallamiento exterior, así como los arranques de torres y otras fortificaciones.

Castillo de Embid de Ariza (21)

El Castillo de Embid de Ariza se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza en Aragón.

Pedro I de Castilla lo tomó en 1357, durante la guerra de los dos Pedros, pero de nuevo estaba en poder de Aragón en 1361, pues el 18 de enero Pedro IV vendió Ariza y sus aldeas, entre las que se encontraba Embid, a Guillermo de Palafox. El lugar perteneció desde entonces a los Palafox de Ariza y fue atacado por el conde de Medinaceli en 1475. En 1512 era de Juan de Palafox y en 1610 de su descendiente, Francisco. (Aurelio Cabañas Boyano)

Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Su construcción en un enclave tan estratégico fue debida a la necesidad de vigilancia del estrecho valle del río Henar, en cuya salida esta la fortaleza castellana de Cihuela.

Fuente: Castillos de Aragon

Castillo de Erla (3)

El Castillo de Erla se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

Del Castillo de Erla solo quedan algunas ruinas que conforman una planta pentagonal con ejes de 40 metros. También quedan restos de los tres torreones que reforzaban las esquinas. Lo más destacado son otros dos torreones, de mayores dimensiones, de fabrica de mampostería y argamasa. Uno de ellos conserva en su interior restos de la bóveda de cañón apuntado que lo cubría, y en sus lados se aprecian los arranques de la muralla que lo unía a otros dos. El otro torreón está situado junto donde se encontraba la puerta de ingreso, quedan tan sólo un elevado muñón semicircular.

Castillo de Fabara (3)

El Castillo de Fabara, se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza, Aragón.

Existen noticias referidas al ano 1169, en que fue conquistado por Alfonso II, que dicen: Por este tiempo se hacía muy gran guerra a los moros que estaban en la región de los edetanos, en los castillos y fuerzas que tenían en las riberas del río Algars, y se ganaron los lugares de Fabara, Maella, Mazaleón...

Más tarde la historia de este castillo atravesó las mismas vicisitudes que el cercano de Alcañiz, pasando al señorío de Calatrava desde 1179.
En poder de la Orden estuvo hasta 1328, en que sufrió períodos de enajenación en favor de diferentes señores. En 1428, Alfonso V prestó consentimiento a su hermano Juan II de Navarra para que cambiase con el maestre de Calatrava la villa de Colmenar por varias localidades, entre las que se encontraba Fabara. Al año siguiente Juan II cambió con Francisco de Ariño, secretario de Alfonso V, varias villas catalanas por Fabara y otras, pasando Fabara a manos de su hijo, también llamado Francisco de Ariño.

En tiempos de Labaña era de un hidalgo catalán y en 1921 se tuvo que resolver un pleito por el que se solicitaba desde Ñapóles la propiedad por herencia de este castillo, solucionado mediante una indemnización económica.

Estaba situado en el extremo norte de la villa y sus piezas más importantes fueron utilizadas en la construcción de la Casa Consistorial. Se trata de tres arcos apuntados y una portada con arco de medio punto; en los lados contiguos presenta ventanas y balcones adintelados y puertas en arco despiezado en grandes dovelas. En la parte trasera de este edificio se conserva un paredón de sillería, único resto del antiguo castillo, que presenta tres ventanales adintelados. Está rematado por una cornisa de piedra moldurada.

Fuente: Castillos de Aragon

Castillo de Fayon (10)

El Castillo de Fayon, se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El castillo de Fayón se alza sobre un cerro que domina el embalse de Ribarroja, coronando el pueblo viejo de Fayón, hoy inundada por las aguas del embalse.

Es un pequeño castillo roquero, para la defensa y control del paso por el Ebro, que se construyó sobre una prolongación rocosa cortada verticalmente sobre el pueblo y el río.

El foso que lo separa del resto de la montaña se edifico al mismo tiempo que el castillo, para evitar el peligro que suponía la cota dominante del resto de la montaña sobre la plataforma en la que se ubica la construcción.

En la actualidad se encuentra en un estado muy deteriorado apareciendo algunos restos de sus muros y el arranque de una torre cuadrada.

Está construido en piedra, pudiéndose apreciar dos aparejos distintos, la torre más cuidada está construida a base de sillares grandes reforzando los ángulos, y otros más pequeños formando los lienzos. Esta puede ser la parte más antigua del conjunto.

Los muros están construidos con aparejo mucho más menudo y múltiples ripios, este aspecto mucho más provisional, junto con las aspilleras para la fusilería que se encuentran en ellos, induce a pensar que pudieron ser reconstrucciones con motivo de las Guerras Carlistas.

Castillo de Ferrelón (6)

El Castillo de Ferrelón se encuentra en el municipio de Añón de Moncayo provincia de Zaragoza, Aragón.

Se construyó a 1.463 m de altitud en las estribaciones de la Sierra del Moncayo, aprovechando una de las prominencias de las Peñas de Herrera, una roca natural de base sobresaliente y de difícil acceso, con paredes verticales e inmenso campo de visibilidad. Domina la entrada natural desde Castilla por Beratón, vigilando el Barranco de Morana, vía de comunicación con Añón desde el reino vecino. La plataforma de la roca, de unos 100 m de largo por 32 m de ancho fue aprovechada en su totalidad como punto fortificado. Su planta es irregular, siguiendo los dictados del contorno de la roca, aproximadamente rectangular.

Castillo de Ferrera (6)

El Castillo de Ferrera se encuentra en el municipio de Añón de Moncayo provincia de Zaragoza, Aragón.

Ocupa una de las Peñas de Herrera, la de mayor altitud (1.527 m) y situada inmediata a Ferrellón, al sudeste de éste. Es de dimensiones más reducidas (15 x 25 m aproximadamente) pero igualmente de difícil acceso. Comparte con Ferrellón la vigilancia del paso de Castilla y algunas de sus características, puesto que también se asentó sobre una de las Peñas de Herrera, en un punto de amplia visibilidad, ocupando toda la superficie de una roca más reducida (15 x 25 m) y las huellas dejadas por el castillo más discretas. La entrada se practicó en la roca, cortando un pasillo de 1,20 m de anchura, aunque no es visible la localización de la puerta ni escalera alguna.

Al igual que su vecino Ferrellón se sirvió de la roca natural y de la madera para sus edificaciones. Hoy sólo queda el aljibe, de sección rectangular, con sus cuatro paredes talladas en la roca y con las huellas de las vigas que sustentaban su cubierta. También de señorío real y construido tras la ocupación cristiana del territorio, en 1231 fue empeñado, junto con Ferrellón, por Jaime I de Aragón al rey navarro, donado meses más tarde a este mismo y entregado definitivamente al año siguiente. En 1266 se labraba moneda falsa en este castillo, viéndose involucrado en el proceso de 1267, cuando García Ramírez tenía el castillo junto con el de Peña Redonda. El administrador de Ferrera era Miguel de doña Gallega, que tenía el castillo en nombre de Ramírez.

Intervino igualmente en la guerra de los dos Pedros, siendo conquistado por los castellanos al comienzo de la guerra. En marzo de 1366 se retiraron los castellanos y Pedro IV recuperó los castillos ocupados aprovechando para reorganizarlos. En Ferrera puso de alcaide a Pedro de Ixos hasta junio del mismo año en que fue relevado por Pedro Jiménez de Astorga, quien se encargó de la defensa de la plaza hasta el final de la guerra. A partir de 1366 Ferrera recibió la asignación que había sido destinada para Ferrellón cuando éste fue destruido, asegurándose el rey de guarnecerlo bien y de que el alcaide recibiese su paga ante el peligro inminente que representaban los castellanos cuando éstos se aproximaban a la frontera. Terminada la guerra de los dos Pedros parece que el castillo fue abandonado como posición militar, sirviendo de refugio a bandidos que asaltaban los caminos de Tarazona y Borja y que fueron desalojados en 1474 por Jimeno el Gordo y sus milicias ciudadanas.

En el siglo XVII de los castillos de Ferrellón y Ferrera sólo queda un lejano recuerdo que para Labaña, en 1610, es debido a la semejanza que las peñas tienen con la apariencia de castillos.

Castillo de Frescano (6)

El Castillo de Frescano se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragón.

Del antiguo castillo tan solo se conserva una torre con basamentos de sillar y una puerta en arco apuntado.

Sobre el castillo se construyó un palacio en el siglo XVII que perteneció a los duques de Villahermosa, y que conservaba hasta hace muy poco tiempo toda su extructura, de una gran belleza, con un gran patio de columnas que se ha ido arruinando y desmontando poco a poco y, al parecer, hay proyectos para su total demolición.

La torre del castillo original se encuentra en un extremo del Palacio y alineado con la Iglesia Parroquial.

Fuente: Castillos de Aragón

Castillo de Fuendejalón (4)

El Castillo de Fuendejalón se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragón.

En la actualidad solamente podemos ver las ruinas del castillo.

Castillo de Fuentes de Jiloca (8)

El Castillo de Fuentes de Jiloca se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza en Aragon.

Fuentes de Jiloca se encuentra a orillas del río Jiloca, en la falda de una montaña, de su castillo quedan solamente las restos y un torreón de planta cuadrada.

Castillo de Godojos (15)

El Castillo de Godojos esta ubicado en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza (Aragon).

El castillo actual es el resultado de varias reconstrucciones y ampliaciones sobre una fortaleza y una posible población musulmana. El conjunto tiene cuatro recintos escalonados, en gradación, de forma que sólo podía conquistarse por secciones. En el muro norte una puerta da acceso a unas estancias semisubterráneas bajo la roca, donde debió situarse la mezquita y más tarde la iglesia del castillo.

La impresionante torre gótica del castillo es un prisma rectangular de 13 por 8,80 metros de base. Está construida con sillería de arenisca roja y caliza blanca, procedente de las inmediaciones de Godojos, sólo comparable con el castillo de Mesones, y no con la torre de Alhama, que es una construcción castrense. En los sillares de la torre de Godojos no hay marcas de cantero como ocurre en otros castillos de los Heredia, o como en el de Mesones, señorío de los Luna, y después de los Ximénez de Urrea. Las ventanas geminadas también son diferentes a los demás castillos de la zona. En la torre de Godojos no hay ninguna bóveda de crucería o de medio cañón, ni siquiera fajones como en el de Mesones. La bóveda de la torre era de argamasa de cal y trozos de caliza del río Piedra. El arco que queda es de ladrillo. Las techumbres de viguería, aunque con influencias mudéjares, es propia de los Países flamencos.

La puerta de entrada a la torre es adovelada. En el interior encontramos una planta baja y semisótano, planta noble, dormitorios, alto y terraza de defensa, amatacanada y enmerlonada. Sobre la puerta de entrada queda un hueco donde se alojaba el escudo de los Heredia. Se cree que la obra de esta torre es de un arquitecto de origen flamenco con el que trabajarían aragoneses mudéjares y no mudéjares. En la torre y en grandes letras de pintura blanca puede leerse ¡Vivan los quintos del 49!.

La torre del Homenaje, es lo unico que se conserva actualmente, se encontraba en estado ruinoso, su propietario comenzó la restauración en 2001, es propiedad de un ciudadano italiano.

Castillo de Grisel (16)

Grisel es uno de los castillos góticos más importantes y mejor conservados de Aragón. Construido en sillar, ha sido declarado Bien de Interés Cultural y conserva todos sus elementos defensivos: matacán, murallas almenadas con saeteras, adarves o torres defensivas. Es un caso excepcional de fortaleza gótica en Aragón, ya que ha conservado íntegramente su muralla perimetral y es la única que cuenta con dos patios interiores.

La fortaleza está situada en el núcleo urbano de Grisel, un pueblo de 80 habitantes a 3 km. de la ciudad de Tarazona y su conocida catedral, en el entorno de Parque Natural del Moncayo y el Monasterio de Veruela.

El castillo tiene su origen en los siglos XI-XII, entre sus tenentes se conoce a don Lope Ferrench de Luna en 1301, siendo comprado en 1352 por el Cabildo de la Catedral de Tarazona a Hugo de Cardona. Fue fortificado a finales del siglo XIV ante la amenaza castellana.

El castillo ha sido restaurado y actualmente es un hotel con 6 habitaciones dobles.

Página web: Castillo de Grisel

Castillo de Ibdes (13)

El Castillo de Ibdes se encuentra en la localidad de Ibdes, Zaragoza, Aragón.

Castillo de Jarque (22)

El Castillo de Jarque se encuentra en la localidad de Jarque de Moncayo, provincia de Zaragoza, Aragón.

Fortaleza de estilo mudéjar levantada por los Fernández de Luna en el siglo XIV. Se halla enclavada sobre la ladera del monte que domina la localidad. Toda su obra es de mampostería con base de sillería formando un ligero talud. Su planta tiene forma trapezoidal de lados desiguales, oscilando entre los veintiocho y treinta y cuatro metros, con la particularidad de que sus muros presenta dos esquinas redondeadas par formar sendos semitorreones ligeramente troncocónicos; conserva su remate de elegantes almenas terminadas en punta.

Es de propiedad municipal y su estado es de ruina progresiva por abandono.

Se encuentra bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Castillo de la Almolda (11)

El Castillo de La Almolda, se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El castillo árabe de La Almolda fue construido en el siglo XI sobre un tozal que domina la villa, pero posiblemente ya existiera como atalaya o punto de vigilancia musulmán en una época anterior.

Actualmente quedan unos seis metros de tramo de muralla, con dos torreones pequeños de planta rectangular, hechos de tapial y piedra irregular, enlucidos exteriormente. También hay restos de un aljibe.

Castillo de la Ballesta (6)

El Castillo de la Ballesta se encuentra en la localidad de Ardisa perteneciente a la Comarca de Cinco Villas, Zaragoza.

Castillo de la Ballesta fue onstruido en 1083 por el rey de Aragón Sancho Ramírez. Posee una torre almenada, posteriormente amurallada.4 La zona construida más tarde como palacio alrededor de la torre, en el recinto amurallado, es de estilo gótico.

Castillo de la Casaza (2)

El Castillo de la Casaza, se encuentra en el municipio de Tosos de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El torreón medieval del Castillo de la Casaza se alza sobre una prominencia rocosa situada junto a la margen izquierda del Huerva, en el término municipal de Tosos, en el antiguo poblado de Alcañiz de la Huerva.

Es de mampostería con planta poligonal con siete lados de anchuras desiguales. Por el lado más accesible, una rampa formando un zigzag, cruza la ladera y lleva hasta la puerta de ingreso, ya muy deformada.

Interiormente está dividido en dos estancias separadas por un paredón que representa una ventana y la puerta de comunicación en arco rebajado. En la estancia principal quedan vestigios de las tres plantas que tuvo y de las escaleras de acceso a las superiores, así como una cámara subterránea y el tejado. La estancia contigua es más pequeña y sobresale en altura formando una pequeña terraza sobre la otra, sus paredes están enlucidas.

Dispuso de un recinto amurallado, del que aún quedan importantes restos, que la rodeaba excepto por el lado que mira al cauce del río, pues allí no era necesario, ya que la propia pared de la torre se alza sobre el acantilado; en dicho recinto subsiste un portillo en arco de medio punto que comunica al exterior con el subterráneo.

A los pies del castillo, en una pequeña vaguada protegida de los vientos dominantes, aparecen restos de un pequeño poblado, habitado desde época ibérica hasta el siglo XIV, en el que todavía pueden apreciarse restos de muros de piedra y adobe y fragmentos cerámicos.

Castillo de la Judería / Castillo de San Jorge (2)

El Castillo de la Judería se encuentra en la localidad de Daroca, provincia de Zaragoza, Aragón.

Castillo de la Palma (12)

El Castillo de la Palma, se encuentra en el municipio de Sastago de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El Castillo de la Palma, de origen musulmán, está situado en el altozano conocido como el cerro de la Rosa, que domina el curso del Ebro.

Está situado en una posición estratégica y sigue la tipología de las grandes fortalezas islámicas.

Es de planta ovalada y muy irregular para adaptarse a la cumbre del monte donde se asienta.

Se conservan parte de sus dos recintos fortificados construidos con piedra sin labrar y de obra muy tosca; las murallas del recinto exterior son de mampostería y tapial y parcialmente enlucidas; están reforzadas por torreones cuadrados sobresaliendo de la línea del muro.

Castillo de La Peña (17)

El Castillo de La Peña se encuentra en la localidad de Calatayud, Zaragoza, Aragón.

El castillo de la Peña se encuentra situado en el extremo suroeste del conjunto, enlazado históricamente por las murallas con las demás fortificaciones. Del castillo propiamente dicho únicamente queda la planta y algunas cámaras excavadas en la roca y que constituirían los sótanos de la fortaleza, ya que fue arrasado, seguramente durante el siglo XII y definitivamente en el XIV, para construir encima de él la iglesia de la Virgen de la Peña. Este templo responde así a dos momentos constructivos: uno del siglo XII, fecha de su fundación y el del XIV en el que se reforma el conjunto, dándole su apariencia actual en estilo mudéjar.

De las murallas de la localidad quedan escasos restos siendo los más importantes las puertas de Terrer y la de Zaragoza. La de Terrer tiene un importante desarrollo, con dos torreones, mientras que la segunda es más modesta.

Castillo de la Reina (15)

El Castillo de la Reina se encuentra en la localidad de Villarroya de la Sierra, provincia de Zaragoza.

El Conjunto de Castillos Medievales de Villarroya de la Sierra se levanta sobre los cerros del primitivo casco urbano, dominando el caserío. Se trata de dos torreones defensivos conocidos como los castillos del Rey y de la Reina.

Situado a poniente se encuentra el torreón defensivo más antiguo, de origen musulmán, está fabricado a base de tapial de tierra y fábrica de sillar. Se le conoce como el Castillo de la Reina y podemos fecharlo en los siglos X-XI.
Junto a la puerta occidental de la muralla que rodea la población, se encuentran reutilizados unos sillares almohadillados procedentes del castillo viejo, que son de acabado islámico.

Tras la reconquista cristiana y la ampliación de población, se construyó el castillo situado a oriente, del que se conserva la torre defensiva principal, construida en mampostería de piedra con sillares en las esquinas, y parte del recinto amurallado que la protegía. Es el Castillo del Rey fechado en el siglo XIII.

Fuente: Turismo de Zaragoza

Castillo de la Torre Mocha (27)

El Castillo de la Torre Mocha, se encuentra en el municipio de Calatayud, provincia de Zaragoza, Aragón.

La Torre Mocha, es un recinto cerrado. Además de los tramos de murallas al norte y al oeste que forman parte del perímetro general, un lienzo que conecta con el castillo de Doña Martina separa este espacio de la zona urbana habitada.
En su centro destaca una alta torre octogonal, con bóvedas semiesféricas, que tal vez sirviera de aljibe. Además de ser un necesario cierre defensivo por el noroeste, es posible que este lugar fuese utilizado también como albacara.

Castillo de La Vilueña (5)

El Castillo de La Vilueña se encuentra en la localidad de La Vilueña, provincia de Zaragoza, Aragón.

Castillo de la Zuda / Castillo de Tarazona (6)

El Castillo de la Zuda se encuentra en Tarazona, provincia de Zaragoza, Aragón.

Castillo de Langa del Castillo (12)

El Castillo de Langa del Castillo se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragón.

Aunque es relativamente moderno, de la historia de este Castillo solo se sabe que en 1357 fue visitado por el gobernador de Aragón y ministro de Pedro IV el Ceremonioso el incansable partidario de la paz con Castilla, Bernat de Cabrera, cuando estaba reconociendo las fortificaciones, ante la amenaza de invasión castellana. Es posible que en esta época se estuviera construyendo el castillo o finalizando sus obras, pues la estructura que en la actualidad persiste, denota un estilo constructivo aproximado al gótico.
En este castillo se celebró en 1367 una reunión de la Comunidad de Aldeas a la que asistió el Baile (enviado) General de Aragón y su tesorero, probablemente para recaudar fondos con los que afrontar los gastos de la guerra con Castilla.

Sus restos se alzan sobre una meseta de poca altura que domina el caserío, debió ser muy extenso, pues por sus restos se ve que ocupaba casi la totalidad de la plataforma, unos 5.000 m² aproximadamente.

El recinto circundaba todo el perímetro de la muela, más o menos 120 x 60 metros, en la actualidad solo quedan en pie dos cubos redondeados y uno rectangular, además de algunos trozos de muralla perforada por estrechas saeteras para defensa de sus flancos. Entre sus restos más importantes destaca la torre —puerta de ingreso al recinto, siendo esta una construcción de basta mampostería perforada por un arco semicircular de entrada bajo una cámara superior, a la que se llega por un portillo arqueado desde el interior del recinto. En el centro del patio de armas se alza la imponente Torre del Homenaje, ésta es de planta cuadrada de unos 6 x 6 metros de lado y su aparejo de buena sillería, en sus caras aun conserva unas saeteras, pero sin embargo ha perdido parte de su cuerpo superior; la puerta de ingreso prácticamente ha desaparecido y en sus paredes presenta vestigios de haber tenido un cuerpo de edificio adosado. De la Asociación Cultural de Langa del Castillo.

Fuente: Wikipedia

Castillo de Litago (3)

El Castillo de Litago se encuentra en la localidad hominima de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El pueblo de Litago aparece documentado desde la reconquista cristiana. Su castillo perteneció al Monasterio de Veruela.

Del antiguo castillo sólo se conservan dos torres vigía. Al igual que en otros núcleos de la zona, la actual torre campanario parece ser la torre del homenaje del castillo desaparecido.

Castillo de los Ariño y Almazán / Castillo de Maella (36)

El Castillo de los Ariño y Almazán se encuentra en el municipio de Maella, provincia de Zaragoza, Aragon.

El Castillo de los Ariño y Almazán de Maella perteneció a la Orden de Calatrava. Se localiza sobre una meseta que domina en altura a la población, y fue construido en los siglos XV y XVI, de estilo gótico tardío, está formado por dos amplios recintos de murallas con cubos en lo alto.
Impresionante mole de piedra en estado ruinoso, cuyos vestigios dan fe de un pasado esplendoroso. Fue construido en lo más alto de una loma cortada al este por el cauce del Río Matarraña.

El castillo conserva en su cara norte, sólidas murallas con cinco cubos semicilindricos pegados a las mismas, y en cuyo extremo oriental subiste la rampa de acceso al conjunto. Otra rampa o posible puerta de acceso se haya entre la primera portalada y el palacio vivienda; otras puertas hay asimismo en la muralla oreintada al sur, donde en estos años se han llevado a cabo obras de conservación.

En cuanto al palacio, hay que decir que está situado en el rellano o plataforma superior tocando casi el límite de la muralla meridional. El amplio patio interior, y central de dos plastas sería en sus tiempos un cubo casi cilindrico que, junto a las grandes ménsulas que hay en la fachada anterior y principal del edificio, muestran el carácter fornicado o defensivo que tuvo.

Su puerta principal es digna de mención por su arco semicircular y, sobre todo por su blasón señorial: las tres manzanas de los Pérez de Almazán.

En el año 1507 el castillo pasó a manos de Miguel Pérez de Almazán, secretario de los Reyes Católicos, y fue su hijo Juan quien procedió a la ampliación del antiguo castillo. Entre otras obras, edificó el palacio y labró las armas de la familia en él.

Las piedras son poseedoras de secretos que el paso del tiempo ha logrado ocultar, por ello se tiene en el pueblo la romántica tradición, que desde las bodegas había una galería subterránea que conducía a sus moradores hasta el hoy denominado huerto del señor, el cual salía directo al rio y facilitaba la huida.

El castillo quedó destruido por un incendio provocado durante las Guerras Carlistas en 1837, y está en ruinas.

Castillo de los Cornel (9)

El Castillo de los Cornel se encuentra en Osera de Ebro, provincia de Zaragoza, Aragón.

La primera referencia escrita de Osera es de 1179 cuando se cita a su señor, Oían de Ossera. En 1287 es conocida su pertenencia a Fortín de Verruga. Entre 1348 y 1382 estuvo en manos de los Cornel de Alfajarín. El 3 de noviembre del año 1437 Alfonso V concedió franquicia perpetua a los hombres de la baronía de Alfajarín, entre los que se encontraban los de Osera.
En el siglo XV formo parte de la baronía de los Ariño, hay referencias de que 1491 los musulmanes de Osera prestaban vasallaje a Leonor de Blasco, viuda de Gaspar de Ariño.

Poco queda de los restos del antiguo castillos, tan sólo la puerta de acceso y un lienzo de la muralla.

Castillo de Los Fayos (4)

El Castillo de Los Fayos se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza.

Castillo de Los Luna (11)

El Castillo de Los Luna se encuentra en la localidad de Mesones de Isuela, provincia de Zaragoza, Aragón.

El origen de este espectacular castillo es todavía hoy confuso, si bien la primera referencia que tenemos de él, es cuando es donado por Sancha de Abiego a la Orden del Temple, junto a sus habitantes mudéjares, en 1175. Conservándolo la Orden hasta su famoso y trágico final. Pero en está época hasta que cae en manos de los poderosos Luna, la vida del castillo es un misterio. El castillo no debió ser muy importante por aquellas fechas, no es citado en la famosa “Guerra de los dos Pedros”, y si realmente existía debió ser destruido por Pedro IV, ya que por su famoso mandato se ordenaba destruir las fortalezas que no podían ser defendidas a más de quince leguas de la Capital de la Corona de Aragón, Zaragoza. Para que no pudieran caer nunca en manos de los castellanos.

En el siglo XIV es ya un señorío de los Fernández de Luna, cuyo último representante es el Arzobispo de Zaragoza don Lope, que muere en 1382. Es este poderoso personaje de la Edad Media quien mandaría construir el castillo que hoy podemos visitar. Quien en su testamente cede este castillo junto con los cercanos de Tierga, Jarque, Sestrica, Nigüella y Lucena a su hermana Toda. A la muerte de esta pasará a manos de la otra de las poderosas familias de la Corona de Aragón, los Urréa, cuyos sucesores serían condes de Aranda.

Tras la muerte de don Lope, el Castillo de los Luna pasa a estar prácticamente abandonado. Lo cual explica que su estado sea el mismo que debiera tener en el siglo XIV, lo cual unido a su belleza lo hace, sin duda, uno de los mejores y más impresionantes castillos medievales aragoneses.

El Castillo de Mesones de Isuela ocupa una gran superficie, está sobre una loma rocosa, es pueblo parece empequeñecerse ante la monumentalidad del castillo. Su planta es rectangular, de unos 80 por 35 metros, a la que hay que añadir sus seis salientes torreones, alcanzando una superficie de más de 3.000 metros cuadrados. Toda la obra es de excelente sillería, para acceder al castillo hay un camino de ronda que recorre su adarve.

Sus seis torreones si sitúan, cuatro en las direcciones de los puntos cardinales, los otros dos en los centros de los lados mayores del rectángulo. Exteriormente tienen forma circular, pero en el interior es variable, habiéndolos cuadrados y circulares, hexagonales y octogonales (puede verse en el dibujo de la planta).

Castillo de los Marqueses de Camarasa / Castillo de Muel (2)

El Castillo de los Marqueses de Camarasa se encuentra en el municipio de Muel, provincia de Zaragoza, Aragon.

El castillo de los marqueses de Camarasa de Muel pertenece al siglo XIV. Unicamente se conservan dos torreones con troneras y algunos muros rebajados, que sirven como mirador a las bellas cascadas del Huerva. Se sabe que constaba de dos partes, la antigua, correspondiente al castillo en sí, y la nueva, formada por el palacio.

Castillo de Luesia (10)

El Castillo de Luesia, se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El castillo de Luesia dominaba la parte más alta de la villa, junto a la iglesia del Salvador, y se mantuvo en pie hasta bien entrado el siglo XX, cuando el Ayuntamiento autorizó a los vecinos para que pudieran aprovecharse de la piedra del muro que revestía las laderas, y sus sillares se emplearon en la construcción de algunas casas.
Este castillo, mandado construir por Sancho III el Mayor, es de los más antiguos del Aragón septentrional y también uno de los de mayor contenido histórico durante los siglos X al XII.

Actualmente, sólo queda en pie un torreón de planta pentagonal en el extremo este, hecho de buena sillería. En su interior es un trapecio y dispone de cuatro pisos. El torreón ha perdido su remate almenado.
Su puerta de entrada es en arco de medio punto, y encima de ella hay una ventana y varias saeteras.
Por su vertiente sur se extiende el recinto hasta alcanzar los tres ábsides de la parroquia de San Salvador.

Castillo de Magallón (5)

El Castillo de Magallón se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza.

El castillo de Magallón se encuentra en un promontorio sobre la loma que domina el caserío de la población del mismo nombre y forma parte del conjunto de fortificaciones del valle del Huecha. De la antigua fortaleza solo queda la torre de homenaje que hoy forma parte de la Iglesia de San Lorenzo como torre campanario.

Del inicio de la construcción del castillo no existe documentación pero debió ser entre los años 1130 y 1200 ya que esta fortificación forma parte de una serie de castillos de una línea defensa aragonesa en las que estaban incluidos los castillos de varias localidades, entre ellas el castillo de Magallón.

La torre es rectangular y construida por entero en sillería. Conserva todavía visibles saeteras, la puerta de entrada en alto y forjados originales. Se ha perforado el macizamiento inferior para albergar una capilla, el cuerpo superior para alojar las campanas, y se ha perdido el almenado del remate.

La conquista de Magallón y de su importante castillo fue realizada al mismo tiempo que Zaragoza por Alfonso I el Batallador en 1118. Pedro IV ordenó fortificar Magallón ante la amenaza castellana, pero fue conquistado en 1363.

El castillo de Magallón sirvió de punto de defensa en la frontera de los territorios reconquistados y tuvo una gran importancia en la Guerra de los Pedros y Que acabó con la destrucción del castillo en el año 1369.

Las murallas del perímetro de la villa fueron reparadas en el año 1610.

Castillo de Maluenda (69)

El Castillo de Maluenda, se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El Castillo de Maluenda, fortaleza del siglo X, es una de las pocas fortalezas musulmanas que se conservan construidas en tapial. Su construcción se remonta a los inicios de la dominación musulmana. En sus muros acampó Abderramán III.
Se encuentra situado sobre una pelada muela desde la que se domina el pueblo y toda su vega.
Su planta tiene 80 metros de largo y una anchura que va de 10 a 20 metros.
La fortaleza tiene dos torres del homenaje.
La defensa se completaba con la Torre Albarrana, situada en la zona baja, junto al pueblo.

Castillo de Mequinenza (23)

El Castillo de Mequinenza, se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El castillo de Mequinenza se levanta en lo alto de la colina casi al borde de un gran precipicio, a una altura de unos 185 metros sobre el nivel de la confluencia de los ríos Ebro y Segre, dominando el caserío.

Fue una fortaleza árabe hasta el siglo XII, construida por la tribu Berebere de los Miknasa, sobre la que se levantó la fortaleza actual en los siglos XIV y XV.

La planta del castillo es una planta irregular reforzada en alzado por siete torreones, todos rectangulares excepto uno, el más robusto, que es curiosamente de planta pentagonal. Cuenta con patio central con una de las alas porticadas y notables salas en torno a él.

El castillo estaba en ruinas por causa de la Guerra Civil española y fue rehabilitado en los años 1950 como residencia por ENHER. Está considerado como uno de los mejores castillos que nos legó el arte gótico.

Al castillo se accede por la puerta original que da al patio protegida por dos torres. Del espectacular patio lo único que se cambió fue la escalera que da acceso al piso superior, con el fin de dar más luz y belleza al entorno. Cuenta con diversas dependencias.

La sala capitular o de homenaje, es la sala que se utilizaba para la realización de juicios. Esta sala sigue conservando los tres niveles, el superior para la nobleza, el medio para la burguesía y el más bajo y ultimo escalón para la gente de pie.

El polvorín, sala totalmente original, actualmente utilizada como comedor.

Las habitaciones, actualmente cuenta con unas 18 habitaciones, algunas eran celdas antiguamente.

Dispone además de sala de conferencias y audiovisuales, sala de juegos y una capilla.

Castillo de Monreal de Ariza (3)

Levantado por Alfonso I a principios del siglo XII en una zona fronteriza de la cuenca del Jalón. Én él estuvo el Cid. El castillo frenó el avance de Alfonso VII de Castilla y sufrió las guerras de los Dos Pedros a mediados del siglo XIV. En 1381 la villa y el castillo fueron vendidas por Pedro IV a Guillén de Palafox, origen de la importante Casa de Ariza. Se conservan algunos tapiales y su torre pentagonal de sillería que ahora sirve de palomar. En la parte que fue el patio de armas se encontraba el antiguo cementerio de la villa.

Época: S. XII

Propiedad: Ministerio de Educación y Cultura

Grado de protección: El conjunto arquitectónico (castillo e iglesia) fue declarado monumento de interés artístico.

Estado: Ruinas. En noviembre de 2007 su muralla ha sufrido un importante desprendimiento.

Carácter del riesgo: Deterioro progresivo. Nuevos desprendimientos de la muralla.

Entidad interesada: Ayuntamiento de Monreal de Ariza

Restauración: El Ayuntamiento de Monreal de Ariza ha previsto actuaciones para evitar más desprendimientos, pero dado el pequeño tamaño del municipio necesita la ayuda institucional.

Localización geográfica:Monreal de Ariza

Fuente: Hispania Nostra

Castillo de Monterde (6)

El Castillo de Monterde se encuentra en la localidad de Monterde, provincia de Zaragoza, Aragón.

En el interior del Castillo encontramos la ermita de nuestra Patrona, la Virgen del Castillo. El origen de su nombre se debe a que durante los ataques que sufría el pueblo, esta era escondida en el castillo. La ermita se construyó en el siglo XV. Además de los retablos, bóvedas de crucería, etc, podemos resaltar un templete barroco del siglo XVIII pintado y policromado, que protege una talla en madera de un Cristo yaciente procedente del Monasterio de Piedra.

El castillo preside la altura cimera, en una colina próxima; el antiguo recinto de la fortaleza fue aprovechado para construir el cementerio de la localidad.

La fortaleza existía ya en 1.357, cuando los castellanos no pudieron rendirla por más que quemaron el pueblo. En 1.363 se produjo una situación semejante.

En la actualidad permanecen en pie los muros y parte de una torre bastante maltrecha. Cerca se alza la ermita de la Virgen del Castillo, con una nave cubierta por bóveda de crucería; uno de los tramos se apoya en ménsulas decoradas a base de ángeles con escudos del siglo XV. En el altar mayor preside una imagen románica de la Virgen. El retablo se compone de dieciocho tablas, cuyo estilo coincide con el del maestro de Retascón.

Castillo de Morata de Jiloca (14)

El Castillo de Morata de Jiloca se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

Castillo de Mores (12)

El Castillo de Morés se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El castillo de Morés fue destruido en 1411 por los Urrea, enemigos de los Luna, quienes obtuvieron del nuevo rey elegido en el Compromiso de Caspe, Fernando I, el castillo de Morés. Así en 1415 Femando I dio Morés a Pedro Jiménez de Urrea y a sus descendientes. En 1423 pertenecía a Teresa de Hijar y en 1499 era de Miguel Jiménez de Urrea, conde de Aranda.

Segun cuenta la tradición, en el Castillo de Mores estuvo alojado Almanzor.

Castillo de Moros (6)

El Castillo de Moros se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza.

Situado a la entrada del pueblo sobre un macizo rocoso, solo mantiene en pie una pared. Fue mandado construir por el rey Ayubb de Calatayud según la tradición para residir en el durante los periodos de caza. Pero el protagonismo lo desempeñó en la guerra de Aragón y Castilla en el siglo XVI.

Castillo de Navardun (2)

El Castillo de Navardún, se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El castillo de Navardún se alza al borde de un espolón rocoso desde el que domina, a escasa distancia, la población y el valle. Es el único castillo existente en toda la Valí d'Onsella.
Fue construido en los siglos XIII al XIV, aunque en 1198 Navardún ya poseía castillo.
Su torreón es de planta rectangular y alberga unos ventanales góticos, tiene unos 25 metros de altura, y es uno de los más altos de Aragón.
El castillo ha sido completamente rehabilitado.

Castillo de Nonaspe (10)

El Castillo de Nonaspe, se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El Castillo de Nonaspe, lo Castell, está situado en una terraza rocosa que forma un despeñadero sobre la confluencia de los ríos Matarraña y Algas.

El castillo musulmán de Nonaspe ocupaba el extremo occidental del edificio actual. Se trataba de un torreón de defensa almenado, construido por algún destacamento militar musulmán para controlar esta zona.
Como otros castillos de la frontera sería una torre dividida en plantas. La defensa se garantizaba mediante cadalsos o balcones que sobresalían de la pared, desde los que se podía arrojar piedras, flechas y toda clase de proyectiles a los asaltantes.

La planta baja estaba destinada a almacén, no existían aberturas, excepto saeteras. La planta alzada estaba destinada a viviendas, en ella se abrían ventanas dobles, se conserva únicamente una pequeña ventana románica de medio punto muy deteriorada, para que entrara la luz y el aire.

En los huecos del muro se disponían asientos de piedra. El frío era el principal enemigo de estas viviendas. Las plantas se comunicaban entre si mediante escaleras de madera.

El primer recinto amurallado, estaba formado, por el resto del actual edificio, en cuyo interior se encuentra un aljibe de unos tres metros de diámetro, tallado en la piedra arenosa para recoger el agua de lluvia o de nieve. El segundo recinto defensivo lo completaban el muro de contención existente en la calle Huche, el escarpado natural sobre el río y un sector amurallado en la Muela, del que no se conservan vestigios.

En el año 1168 Alfonso II lo reconquista definitivamente a los musulmanes. El año 1248, Elvira de Cervelló lo cedió a la Orden del Temple. El 1317, con la extinción de la Orden del Temple, pasó a los hospitalarios, que lo incluyen en la Castellanía de Amposta, hasta mediados del siglo XIV, que el maestre Juan Fernandez de Heredia, dio la villa a la Encomienda de la Orden de los Hospitalarios de Caspe.

Se conservan dos ventanas góticas, probablemente del siglo XV, ajimeces y con arcos conopiales.

Destaca la fachada principal con la puerta y una ventana centrada encima, que mira a levante, de cara al patio. La puerta es de medio punto, con amplías dovelas donde aparecen los escudos de la Cruz de la Orden, de los Fluviá y de los Luna. La ventana es geminada.

En el transcurso de los años ha sufrido diversas intervenciiones que han modificado su fisionomía. A partir de los siglos XV-XVI se transforma de castillo fortaleza a casa palacio.

En la actualidad, la fortaleza, es una gran casona de planta irregular hexagonal, con dos pisos. En el medio se encuentra un aljibe cilindrico de piedra. Desde el año 1988 es la sede del Ayuntamiento de la Villa.

Castillo de Novallas (3)

El Castillo de Novallas, se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El antiguo castillo de Novallas se levanta sobre un pequeño promontorio en la parte central del pueblo, desde donde se puede contemplar una panorámica de la vega del río Queiles y el Moncayo.

El castillo estaba inicialmente conformado por un torreón, fue construido en el siglo XIII con sillares de arenisca, y tenía cuatro plantas y la puerta estaba situada en alto.

En el siglo XIV se amplió levantando la otra torre, y en el siglo XV se construyó la parte del palacio.

El castillo perteneció a la Orden del Temple.

El castillo fue rehabilitado en el año 1991 y es la sede del Ayuntamiento.

Castillo de Nuevalos (7)

El Castillo de Nuévalos, se encuentra en la población de Nuevalos, provincia de Zaragoza, Aragon.

La historia del castillo de Nuévalos está unida a la orden del Santo Sepulcro de Calatayud desde 1156, año en que Ramón Berenguer IV le concedió el señorío del lugar. En 1228 ya poseía la iglesia parroquial, cercana al castillo, por donación del obispo de Tarazona, García Frontín. Los monarcas sucesores confirmaron la donación y en 1328 estaba constituida la encomienda, siendo su comendador Bartolomé de Morlanes.

El castillo fue uno de los pocos que no se rindió ante la invasión de Pedro I. En 1362 el rey exigió a los canónigos la entrega de la ciudad, cuya fortaleza resultaba casi inexpugnable, pero Nuévalos resistió la ofensiva castellana a pesar de haber caído Calatayud y otros muchos lugares de la comarca.

En 1372, Pedro IV confirmó el dominio y jurisdicción civil y criminal y declaró que la posesión y propiedad de Nuévalos pertenecían a la orden del Santo Sepulcro y a su prior de Calatayud. Nuevamente fue atacado por los castellanos en 1374, siendo notable la defensa que los miembros de la orden hicieron de él, según A. Durán.

Sus ruinas se alzan junto a la iglesia sobre un espolón rocoso que domina el valle del río Piedra. Está construido sobre el precipicio y rodeado por el río, dejando para su acceso una angosta entrada. El edificio se compone de un estrecho patio con dos muros laterales cimentados sobre el precipicio; entre ambos se alza la torre del Homenaje, sobre la que luego se construyó un cuerpo de campanas. Junto al castillo se levanta el palacio de los comendadores, hoy transformado en casa consistorial, construido en la primera mitad del siglo XVII.

A un nivel más bajo, junto a la carretera, se encuentra un segundo castillo. Se trata de una torre de mampostería en la mitad inferior y de tapial el resto, con la base de tres de sus muros revistiendo la peña en la que se asienta. Su alzado es ligeramente troncopiramidal y su planta rectangular, de doce por seis metros. Aparece con los huecos del almenaje cubiertos, a fin de facilitar la colocación de tejado añadido en el siglo XIV. En la fachada principal, más larga y la única accesible, se abre la puerta de ingreso; es de arco apuntado con guarnición de ladrillo, al igual que una ventana situada sobre ella. En el resto de los lados presenta estrechas saeteras.

Castillo de Obano (13)

El Castillo de Obano se encuentra en el municipio de Luna, provincia de Zaragoza, Aragon.

La Torre defensiva de Obano en Luna se levanta en el despoblado de Obano junto al río Arba, fue mandada construir por el rey Sancho Ramírez en el siglo XI, para consolidar el avance de las tropas cristianas por el valle y preparar la reconquista de Luna y Ejea.

Hacia 1167 pertenecía a los templarios por donación de Alfonso II y era utilizada como torre de vigilancia en el camino de Ejea a Huesca. A finales del siglo XIV Obano quedo despoblado, con la consiguiente ruina de sus edificios.

Los restos que han perdurado se reducen a una esbelta torre de planta rectangular que se alza sobre una base de piedras de unos tres metros de alto. Esta base esta prácticamente enterrada y solo es visible su parte superior.

La torre tiene unos nueve por siete metros de planta y quince de altura, gruesos muros de casi dos metros de espesor, remate almenado que se encuentra muy deteriorado. Presenta numerosas saeteras y vanos de iluminación.

La puerta de entrada está situada en alto, es muy estrecha, de forma rectangular por fuera y semicircular por dentro, sobre ella una ventana con sentador y antiguamente debió y tener un balconcillo de madera.

En el interior, la torre está estructurada en cuatro plantas superpuestas y una azotea que se comunicaban entre sí por una escalera de caracol. La citada puerta de entrada está situada en la segunda planta ya que el primer piso es un sótano o almacén.

Han desparecido las techumbres. Debió de tener una galería de madera que recorría el exterior de los muros de la torre en su parte alta.

Se aprecian algunos restos del recinto fortificado que la defendía, utilizados para construir la casa de labor adosada a la torre. Algunos restos de sillares almohadillados en la zona central hacen pensar que la torre se pudo reconstruir con materiales procedentes de otra construcción anterior, posiblemente musulmana.

Castillo de Paracuellos de Jiloca / Castillo de Xiloca (8)

El Castillo de Xiloca se encuentra en la localidad de Paracuellos de Jiloca de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El Castillo de Xiloca, que figura en el Cantar del Mio Cid es de origen musulmán y esta construido en tapial y ladrillo.

Castillo de Retascón (5)

El Castillo de Retascón se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragón.

Los escasos restos del castillo son un muro de mampostería muy rebajado y un torreón de tapial y piedra muy deteriorado. Unidos por unos muros muy rebajados a los restos de una torre cuadrada de la que tan sólo quedan dos paredes muy rebajadas, de tapial y piedra.

La iglesia de San Cristóbal también conserva vestigios del castillo pero muy modificados debido a las obras del siglo XVIII.

Castillo de Ricla (5)

El Castillo de Ricla, se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El castillo de Ricla se sitúa encaramado sobre una peña rocosa cerca del río, al que se llegaba a través de un túnel subterráneo excavado en la roca y que hoy se encuentra tapiado.

De su época musulmana conserva restos de un muro de sillarejo y dos espacios subterráneos excavados en la roca.

Del recinto fortificado del antiguo castillo quedan algunos lienzos de muro de piedra formando parte de un torreón angular derruido.

Sobre esta primitiva fortaleza, se construyó en el siglo XV el actual castillo-palacio, un caserón de ladrillo y materiales enlucidos, más bien pequeño, con un curioso balcón sobre la peña, y sin remate fortificado.

Su base es un torreón en ángulo que consta de dos bloques, uno hacia la plaza Mayor, y otro más llamativo hacia la calle de la Cruz con muros de tapial sin enlucir sobre restos de mampostería. Se abren dos balcones, que corresponden al salón cubierto con alfarje muy sencillo del gótico tardío, y algunas ventanas.

La fachada principal, muy transformada, está detrás de la Casa Consistorial. El arco de entrada de ladrillo se halla cegado. Conserva el escudo esculpido en piedra armera que representa una media luna jaquelada en su interior, es el escudo de los Luna, familia que habitó el castillo. Más abajo se encuentra una placa de cerámica de Muel con la media luna, y la fecha de 1772, y que posiblemente recuerde la última reforma realizada.

El interior ha sido transformado en vivienda, sin restos del pasado, pero aún conserva una de las estancias originales más grandes, el Salón del Trono, de planta rectangular. Este salón cuenta con una magnífica techumbre de madera de alfarje en buen estado de conservación.

Castillo de Rueda de Jalón (19)

El Castillo de Rueda de Jalón se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza.

La primera noticia que tenemos del castillo de Rueda de Jalón nos la da el historiador musulmán al-Nuwari que nos cuenta que Abd al-wahid al-Rutí, señor de Rueda, fue capturado y encerrado en el castillo durante la campaña de castigo del emir Muhammad I de 882. Ya en el siglo X, en la aceifa de 934, el califa Abd al- Rahman III también paso a Rueda gobernada por Yahya ibn hasim, hermano del señor rebelde de Zaragoza, y por la fuerza se apodero de la plaza. Un año después, el califa envió al general Durri que se instaló en Rueda para mantener controlada la fortaleza hasta que acabara la campaña de escarmiento.
En el año 1038, Abd Allah ibn Hakam, después de asesinar al primer rey de la taifa de Zaragoza, Mundir I, escapó furtivo del alcázar de Zaragoza llevándose sus tesoros y se refugió en el castillo de Rueda. Allí guardó como rehenes a dos hermanos del rey asesinado, a su visir abu I-Mugira ibn Hazim, y a otros cortesanos. La taifa de Zaragoza fue unos años después dividida en varias provincias y Al-Muqtadir, que se había quedado al mando de Zaragoza, logró incorporar a su dominio Lérida (1081) y encerró al rey Al-Muzaffar en el castillo de Rueda.

Estando prisionero Al-Muzaffar en Rueda ocurrió un hecho histórico muy importante el cual se relata a continuación:
Algún día de Diciembre de 1082 Alfonso VI recibió una suplica para el apoyo del Castellán Musulmán, Aben Falaz (alcaide del castillo) de Rueda de Jalón. Este Alcaide había sido el carcelero de Al-Muzaffar, y aprovechando que el rey de Zaragoza Abu Ya´far Ahmad Al- Muqtadir había muerto se alía con el prisionero Al-Muzaffar para ir contra los hijos del rey muerto. Pero a lo que llega Alfonso VI a las cercanías del castillo de Rueda de Jalón, la situación había cambiado totalmente ya que Al-Muzaffar había muerto, y el alcaide volvió a cambiar de bando poniéndose de nuevo del lado de su rey Yusuf Al-Mu´tamin, y para consolidar su posición pone una trampa al rey Alfonso VI. El monarca Leones fue invitado a entrar en el castillo de Rueda y recibir su rendición, pero él escogió enviar al infante Ramiro de Navarra y a su primo Gonzalo Salvadores. Así de este modo estos caballeros y su escolta fueron muertos cuando entraron en el castillo de Rueda de Jalón. La matanza fue el 6 de Enero de 1083. (este hecho fue conocido como la traición de Rueda en las crónicas de Castilla). El Cid (Rodrigo Díaz de Vivar) al enterarse de la matanza vino a los alrededores de Rueda donde estaba acampado Alfonso VI, el monarca Leones lejos de reconciliarse con este, opto por marcharse y el Cid continuo al servicio de Yusuf Al-Mu´tamin.

En el año 1110 los Banu Hud residían en el castillo de Rueda, a 35 Km de Zaragoza, ya que residir en la ciudad podía resultarles menos seguro. Desde Rueda el rey Al-Mustain fue a su capital para hacer renovar el juramento de fidelidad a sus súbditos sobre su hijo Imad al-Dawla nombrado heredero. Poco después, Zaragoza fue tomada por los almorávides pero Imad al-Dawla no renunció a ella y desde Rueda hostigaba a los invasores, apoyado por el monarca aragonés Alfonso I que era consciente de cuanto Podía beneficiarse del enfrentamiento entre andalusíes y africanos. En una de estas refriegas, los almorávides atacaron por Calatayud y en campaña dirigida por Ali ibn Kunfat cercaron el castillo de Imad al-Dawla que envió allí un destacamento cristiano. Por la noche, salieron contra los sitiadores de improviso y desbarataron su campamento, apresando a Ali ibn Kunfat que quedo encerrado en el castillo de Rueda hasta que tras una tregua logró su libertad. También intentó tomar Rueda el gobernador almorávide de Zaragoza Abu Bakr ibn Tafusin, apodado Tifihwit, pero al final pactó con Imad al-Dawla. Muerto este último, le sucedió Ahmad Sayf al-Dawla (más conocido como Zafadola) que fue rey de Rueda desde el año 1130. Un año después comenzo a prestar vasallaje a Alfonso VII de castilla y en el año 1134 supeditado todo su poder a los reyes cristianos y a los almorávides, entregó el castillo al rey castellano a cambio de unas alquerías y tierras en Toledo.

Los primeros años de dominio cristiano en Rueda el castillo debió estar en manos de los reyes castellanos y hasta 1157 no conoceremos al primer tenente aragonés: Ato de Oreja. Le sucedieron a lo largo del S. XII: Orti Ortiz (1160). Pedro de Ortiz (1165) y Fortún de Sotiu (1178). En la siguiente centuria son escasas las noticias de tenentes y sólo conocemos la tenencia de García Pérez de Aguilar (1227). En 1287 Alfonso III entregaba el castillo de Rueda a Pedro Martínez de Luna para que lo ocupara mientras viviera. Sin embargo, al año siguiente, debido a las concesiones del rey con los unionistas, el castillo fue entregado a Ramón Bernaldo. En 1291 el castillo era de Lope Ferrech de Luna aunque 4 años más tarde la población era del rey Jaime II. Ya a comienzos del S. XIV la posesión del lugar y el castillo se invirtió y la fortaleza era del rey mientras que el castillo tenía como alcaide a Martín López de Roda, por un precio de 1500 sueldos. Posteriormente, pasó a manos de Juan Garcés de Alagón y en los primeros años de la guerra de los Dos Pedros (1356-1369) el alcaide era Pedro García de Lizán, durante la invasión castellana de 1362 el castillo fue defendido heroicamente por Pedro García de Lizán y diez caballeros más. Se invirtieron entonces importantes sumas de dinero para la reparación de la fortaleza aunque no sabemos si finalmente fue tomada por los castellanos o no. En 1366 Pedro IV de Aragón concedió a Francisco de Perelló el vizcondado de Rueda, en feudo de honor. No obstante, en 1380 se ordenó al vizconde de Rueda que entregara la potestad de los castillos de Rueda y Épila aunque en 1391 Juan I vendía Rueda a Ramón Perelló. Éste último vendió a su vez Rueda a López Ximénez de Urrea en 1393 y desde entonces hasta el S. XVIII perteneció a los Ximénez de Urrea, condes de Aranda desde 1488. A mediados de S. XIX el castillo fue vendido a un particular y desde entonces ha pasado por las manos de varios particulares hasta la actualidad.

Fuente: Castillos de Aragon

Castillo de Sádaba (19)

El Castillo de Sádaba se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

El Castillo de Sádaba es de estilo bajomedieval con decoraciones claramente cistercienses (siglo XIII). Es atípico por la carencia de elementos defensivos, como la torre del homenaje o el foso o la barrera; las saeteras y los vanos son escasos y no posee matacanes. Sus defensas son el grosor de sus muros, con sus torres cuadradas rematadas en almenas, y los adarves; a parte del acceso en recodo, de influencia árabe.

El Castillo de Sádaba se encuentra erguido sobre la roca, en lo alto de un pequeño cerro, sobre la localidad de Sádaba (Sadaba en aragonés), en la comarca de Cinco Villas, a 90 kilómetros al norte de Zaragoza.

Fue escenario de numerosas guerras. En el siglo XVI se mantuvo en buen estado pero se abandonó en los siglos siguientes. Durante muchos años la fortaleza de Sádaba se mantuvo en total y absoluto abandono. En la actualidad ha pasado a manos de la administración provincial de la Diputación General de Aragón que es quien se está encargando de restaurarla y mantenerla en óptimo estado de conservación, ya que se encuentra bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Gracias a ello hoy en día es visitable por medio de la Oficina de Turismo de Sádaba. Es posible que se convierta en museo de arte contemporáneo en un futuro próximo.

Fuente: Wikipedia

Castillo de San Cristóbal (1)

El Castillo de San Cristóbal se encuentra en la localidad de Daroca, provincia de Zaragoza, Aragón.

Castillo de Santed (10)

El Castillo de Santed se encuentra en la localidad homonima de Santed, provincia de Zaragoza, Aragón.

El Castillo de Santed es el principal castillo en el Campo de Gallocanta, meseta de prolongación natural de la paramera de Molina. La Corona nombraba alcaydes en la primera mitad del siglo XIV, de los cuales conocemos a Juan Remirir, Juan y García de Arazur, Domingo Marcuello y Fernando de Linera. Pedro IV se vio obligado a entregar a los unionistas varios castillos, entre ellos Santed y el cercano Tornos (1347. Los castellanos lo amenazaron en 1356 y 1449, esta última por Gómez Carrillo el "feo" (Zurita).

El castillo destaca a larga distancia y no por la escasa altitud de su loma, sino por la horizontalidad del terreno. Es muy pequeño, de planta cuadrilátera de unos 25 por 15 m., pero reforzado por una torre en cada esquina. Hoy sólo destacan en altura las dos del oeste, cuadradas de 4 m. de lado, de mamposteriá reforzada por sillares en las aristas. El recinto yace bastante destrozado. Mas abajo hay vestigios de otro torreón cuadrado que pudo ser una albarrana. Es un buen ejemplo de una posiciónn fronteriza y puede ser de los primeros lustros del siglo XIV.

Castillo de Santias (6)

El Castillo de Santias se encuentra en Erla, provincia de Zaragoza, Aragon.

En estado de ruina muy avanzada y en progresión. El torreón del castillo ha perdido en poco tiempo tres de sus caras, se organizaba internamente en tres plantas soportadas por arcos apuntados, de los que sólo se conservan los arranques. La puerta de acceso es en altura, apuntada y mirando a intramuros

Del recinto exterior aún se conserva la puerta de entrada, en arco de medio punto y restos de la muralla.

Castillo de Sibirana (2)

El Castillo de Sibirana se encuentra en el municipio de Uncastillo, provincia de Zaragoza, Aragon.

El Castillo de Sibirana de Uncastillo es una fortaleza del siglo XI construida sobre un escarpado rocoso, junto a la ermita de Santa Quiteria en el despoblado de Sibirana.

El castillo lo forman dos torres gemelas de planta rectangular unidas por un muro. Ambas torres contaban con almacén o sótano, tres plantas con pisos de madera y, abiertos en sus muros, diferentes tipos de vanos y puertas cubiertas con bóvedas de cañón.

La torre oriental conserva además una letrina alojada en uno de sus muros. En la roca quedan huellas de las entalladuras practicadas para sostener la escalera de madera que permitía el acceso a tan escarpado fortín.

Castillo de Sisamón (15)

El Castillo de Sisamón se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragón.

Según su fuero de población, en 1147, estaba incluida en el señorio de Molina, a sólo dos kilómetros de la fontera de Castilla. Debido a esta situación, el castillo sufrió a lo largo de su historia numerosas invasiones por parte de sus vecinos castellanos. En 1357, se amplió su guarnición ante la amenaza de guerra entre Castilla y Aragón, en la cual se rechazó un intento de asalto. Poco después, Pedro IV lo cedió en Señorio a la familia de Sancho González de Heredia, parientes del gran maestre del Hospital, Juan Fernández de Heredia. En el Siglo XV, los Heredia mantuvieron luchas con los Liñan, señores de la cercana Cetina, pero a comienzos del S. XVIII se unieron en matrimonio ambas casas en las personas de un Juan Fernández de Heredia y Jerónimo de Liñan, cuyos sucesores serían en 1646, los condes de Contamina.

La población se apaña sobre una colina protegida por los bienzos de la antigua muralla, que conserva una torre cuadrada en un extremo y en un arco de medio punto en el otro. Entre sus muros se alza esbelta la fuerte torre del Castillo de la que sólo quedan dos muros formando un ángulo de 90 grados. En la planta cuadrada, de unos 12 m de lado, y su altura se aproxima a los 15 m, el remate aparece almenado y toda su obra es de buena mampostería con las esquinas reforzados por sillares. En una de las caras que quedan en pie presentan los vanos correspondientes uno a la puerta de ingreso, antiguamente blasonada con el escudo familiar de los Heredia compuesto por 7 Castillos y otro muy deformado, a cinas en sus paredes y una cámara subterránea, cubiertas por una bóveda de cañón, que pudo ser de aljibe. Estaba defendida por un pequeño recinto amurallado de planta rentangular que se reforzaba con un culo circular en cada esquina, sólo quedan dos de ellos, perforados por troneras para el uso de pequeñas armas de fuego.

Fuente: Wikipedia

Castillo de Sora (1)

El Castillo de Sora se encuentra en la localidad de Castejón de Valdejasa, provincia de Zaragoza, Aragón.

Las primeras referencias son muy antiguas pues datan de Jaime I, en 1243, cuando lo otorgó a Artal de Luna junto con Luna y Castellar.

El castilo ocupa una gran extensión en lo alto de una cima a la que se adapta.

Vemos restos de murala de 60 metros de longitud y de fábrica de tapial.

En los extremos hay dos torres de planta cuadrada de fábrica tambien de tapial.

Sobresale del conjunto la torre del Homenaje, situada al lado de un espectacular acantilado.

Es de planta cuadrada, de 12 metros.

De fábrica de silleria.

Sólo presenta dos plantas.

La puerta es de arco rebajado y en otra cara presenta dos ventanas con dintel.

En el castillo también se observa un muro de silleria que hace que la fortificación tenga amplias dimensiones pues alcanza los 140 metros, para Guitart.

Fuente: Natura y Educacion

Castillo de Sos del Rey Catolico (5)

El Castillo de Sos del Rey Catolico o Castillo de Peña Feliciana, se encuentra en Sos del Rey Catolico, provincia de Zaragoza, Aragón.

Su espléndido asentamiento sobre un elevado espolón, estribación de la sierra de la Peña, convierte a toda la villa en una auténtica fortaleza natural. El castillo se sitúa en uno de los dos promontorios de la localidad, el septentrional, en la llamada Peña Feliciana, con visibilidad hasta las montañas pirenaicas y la navarra Sangüesa.

El castillo es un recinto amurallado de planta irregular y pequeñas dimensiones, en cuyo centro se levanta la Torre del Homenaje, de planta cuadrada. A su pie se edifico la iglesia románica del siglo XIII.

Las murallas rodean la villa confundiéndose con las casas que se adosan a ella.

El castillo original fue construido por los árabes en el año 975, sufrió reformas en el siglo XI y en el siglo XII fue reformado por Ramiro II. Su estado actual es de ruina consolidada.

Castillo de Talamantes (12)

El Castillo de Talamantes se encuentra en la localidad de Talamantes, provincia de Zaragoza.

La primera referencia histórica data 1127, conocida entonces como “Talamantos”, siendo el castillo construido en 1177. El castillo de Talamantes perteneció desde 1209 a los Templarios, quienes controlaban desde allí las cercanas minas de plata de Calcena. Donde tenían otro pequeño castillo. Tras la desaparición de la Orden del Temple, pasó a los Hospitlarios, permaneciendo bajo su control hasta 1785.

Es el típico castillo roquero, asentado en lo alto de unas rocas. Está situado entre dos barrancos, coronando una cresta rocosa. Sus coordenadas son Lat. N. 41° 44' 05" y Long. E. 2o 00' 30". Su altitud es de 924 m. Domina el barranco de Peñezuela en la vía de Castilla por las Peñas de Herrera.
La planta es alargada, adaptándose a la espina rocosa y estrecha, encrestada. Sus dimensiones son de 32 x 8 m. En uno de los extremos; el de más fácil acceso, se sitúa una gran torre a modo de mojón, de planta rectangular de 6 m. de lado. De los extremos de esta torre salen dos lienzos, de los que sólo se conserva el norte, con almenas con saeteras.
La fábrica es de mampostería, de gran consistencia. El lienzo conservado en el lado Norte tiene en su centro un torreón de planta rectangular, acusado hacia el exterior y abierto al interior.
Talamantes es un claro ejemplo del castillo fronterizo, cuya función primordial es la de controlar una posible vía de penetración desde Castilla hacia el valle del Ebro. Por ello se encomendó su custodia a la orden de San Juan, al igual que ocurrió con el castillo de Anón.

El caserío se agrupa a la sombra del castillo, apiñado en la ladera y parte del pequeño valle que configura el barranco de Peñezuela.

Fuente: Castillos de Aragon

Castillo de Terrer (6)

El Castillo de Terrer se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragón.

Terrer cuenta con los restos del castillo citado en el Cantar del Mio Cid, como una de las conquistas de D. Rodrigo.

Se encuentra bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Castillo de Tierga (1)

La Castillo de Tierga se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Guadalajara, Castilla La Mancha.

Actualmente solo se aprecian los restos de un muro que debió ser parte de la Torre del Homenaje y que conserva el hueco de una ventana, de la muralla que lo protegía solo quedan algunos muros de mampostería, muy rebajados en altura.

Tierga es una población conocida desde la antigüedad, conocida como “Tergacom” y que llego ha acuñar monedas prerromanas hasta el siglo I antes de Cristo. Durante la época romana sigio su importancia y ya en época musulmana fue un importante bastión defensivo en el valle del Isuela.

Tras la reconquista aragonesa, fue donada por Jaime I A Ximeno de Urrea a cambio de Híjar y Urrea de Gaén. Después el rey Pedro IV la dona a Fernán Gómez de Albornoz. En 1357, durante el mandato de su alcalde Pedro Sánchez de Luna, sirvió de refugio a los vecinos de Trasobares y Tabuenca que huían de la amenaza castellana.

Castillo de Tobed (6)

El Castillo de Tobed se encuentra en la localidad hominima de la provincia de Zaragoza, Aragón.

Castillo de Torralba de los Frailes (6)

El Castillo de Torralba de los Frailes se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

Torralba de los Frailes debió su gentilicio a haber pertenecido a los «freires» de la orden militar del Santo Sepulcro desde su cesión en 1236 por Pedro Muñoz, que era señor del lugar, y siguió regido por comendadores que dependían del prior de la orden en Calatayud. Situado en una indefensa llanura muy próxima a la frontera castellana, tuvo que protegerse con un castillo que, sorprendentemente, estaba al cuidado de la comunidad de Daroca, registrándose en 1344 obras con cargo a los vecinos. En 1449, Juan de Luna, capitán de las fronteras de Daroca, concentró tropas en Torralba y Fuset (Used). El castillo debió de ser una especie de ciudadela, hoy muy mutilada y alterada con viviendas, que debía de incluir también la contigua iglesia parroquial —edificio barroco muy posterior—, y por falta de lomas se situó a cota ligerísimamente más alta que el inmediato caserío. Sería, pues, un recinto-refugio, subsistiendo un corto muro de mampostería, que conserva las primitivas almenas, una adusta torre rectangular, de unos 10 por 6 m. de lado, de alzado ligeramente troncopiramidal, hecha de mampostería, con el remate perdido y alterada por modernos huecos; conserva algunas saeteras y únicamente una ventana semicircular parece antigua.

Castillo de Torrehermosa (4)

El Castillo de Torrehermosa se encuentra en la localidad de Torrehermosa, provincia de Zaragoza, Aragón.

Castillo de Torrijo de la Cañada (8)

El Castillo de Torrijo de la Cañada se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza.

El castillo de Torrijo de la Cañada está construido utilizando como materiales el tapial de tierra con costra y fábrica de mampostería empleando la cal como aglomerante. Fue castillo fortificado de realengo con emplazamiento rocoso y sin apenas elementos flanqueantes, con una torre del homenaje principal (7 x 3 metros) muy mal conservada y de notable sencillez, careciendo de vanos artísticos y soluciones constructivas refinadas.

Cronológicamente podemos considerarlo ya existente en el siglo XIII, si bien fue fortificado (la mitad que da al río Manubles) en 1357, a poco de estallar la guerra entre Castilla y Aragón. Posiblemente también fue reedificado o restaurado en 1398 (muro norte y torre del homenaje) con motivo de posibles incursiones castellanas futuras en la zona. Su planta es alargada, muy irregular. Tiene unos 40 metros de eje máximo y está perfectamente adaptada a la topografía del terreno, accediéndose al recinto por la cara norte de la montaña..

Sobre sus elementos de defensa cabe señalar la existencia de una torre albarrana muy alejada de las cortinas y la presencia de lienzos de muralla en zigzag flanqueante adaptados a la topografía del terreno. Asimismo, es posible suponer la existencia de un adarve en madera, del que se conservan los huecos de los mechinales o restos de vigas incrustadas. Algunas cortinas conservan merlones con remate piramidal (segunda mitad del siglo XIV – principios del XV).

Fuente: Ambista - Rebista de Patrimonio Cultural Aragones

Castillo de Trasmoz (20)

El Castillo de Trasmoz se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El Castillo de Trasmoz es una fortaleza ubicada en la Sierra del Moncayo, en las proximidades de la localidad zaragozana de Trasmoz.
Esta fortificación es uno de los enclaves más disputados por los reinos de Aragón y Navarra, en la frontera entre ambos.
Según fuentes navarras, el Castillo de Trasmoz ya existía en 1185, cuando las tierras en torno a él pertenecían a Navarra, y eran pugnadas por los aragoneses. Finalmente, empezó a formar parte de la Corona de Aragón por mediación de Alfonso II. Posteriormente, pasó a manos de Sancho Pérez de Monteagudo, quien lo recibió por una donación de la Corona.

Finalmente, tras la unión de Castilla y Aragón, y el cese de las disputas nobiliarias, el castillo de Trasmoz quedó abandonada.
La planta del castillo es hexagonal, con las torres en los extremos, de los siglos XIII, XIV y XV.
La torre del homenaje es el elemento más antiguo que se conserva de la fortaleza. De planta cuadrada y antiguamente rematada con almenas, se localiza en el centro del castillo.

El Castillo de Trasmoz inspiró a Gustavo Adolfo Bécquer en sus narraciones de las historias de brujerías y aquelarres que supuestamente se producían en este paraje. Gustavo visitó estas tierras junto con su hermano Valeriano Bécquer, durante su estancia en el Monasterio de Veruela.

Fuente: wikipedia

Web: Ayuntamiento de Trasmoz

Castillo de Turbena (9)

El Castillo de Turbena se encuentra en la localidad zaragozana de Bardallur.

Tras su conquista a los musulmanes por Alfonso I, el castillo estuvo desde 1121 bajo la tenencia de Pedro Jiménez hasta que lo tuvo Rodrigo Pérez en 1 134.

Durante el reinado de Jaime I, pertenecía a Jimeno Garcés de Agón, cuatro años más tarde su señor era Pedro Jordán de Peña, en el reinado de Alfonso III.

Durante el siglo XIV estuvo incluido junto con Bardallur dentro de ldominios del conde de Luna, pues, en 1358, Lope de Luna dispuso de el castillo en su testamento. En 1431 Alfonso V ordenó quefuera confiscado a Federico de Luna, y lo entregó a Ferrer de Lanuza era de Martín de Lanuza.

Se accede a la fortaleza desde una Pista forestal en buen estado, a un kilometro de Bardallur, lleva hasta la ermita románica de San Bartolomé, de nave única y ábside circular, que se encuentra ya muy reformada. Frente a ella se alza un montículo, y allí, es donde se hallan las ruinas del castillo, apenas perceptibles, pues se reducen a un montón de escombros que mimetizan perfectamente con los estratos de la montaña. Sobre la cumbre apenas se pueden distinguir los cimientos de un recinto de forma oval, de unos treinta metros de eje mayor, con restos de un torreón en cada extremo, siendo el que mira hacia el río el único que conserva restos apreciables; era rectangular de unos seis por cuatro metros de lado con su toda su fábrica de tapial y piedra; conserva tres paredones medio caídos. En el extremo opuesto quedan las cimentaciones de otro torreón de planta circular.

Castillo de Uncastillo (6)

El Castillo de Uncastillo, se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El castillo de Uncastillo esta situado en lo alto de la Peña de Ayllón, con el caserío agrupado a sus pies. Ocupa una superficie de más de 6000 metros cuadrados, guarnecida por un recinto murado. En la zona más alta de la peña otro recinto protege los edificios más emblemáticos, la Torre del Homenaje y el Palacio.

La Torre del Homenaje se levanta sobre el talud de la peña al norte del recinto. Tiene planta cuadrada y fué construida en piedra sillar en varias fases, la primera en el siglo XI y una posterior a finales del siglo XII o comienzos del siglo XIII.
Finalmente fue transformada en el siglo XIV, época en la que se añadió la chimenea que recorre sus tres plantas y la bóveda de crucería de la planta baja.
Tiene cuatro plantas, la cuarta convertida en terraza almenada, y sus muros tienen un grosor de 1.10 metros en la planta de abajo.

Actualmente alberga entre sus muros el museo de la Torre.

El Palacio gótico de Pedro IV fue construido en el siglo XIV. El edificio tenía dos plantas de salón, divididas en tres tramos cubiertos con bóvedas de crucería sencilla e iluminada por dos grandes vanos de arcos apuntados y fina tracería.
Una torre octogonal adosada al edificio recubre la escalera de acceso a las plantas superiores.

La construcción constituye un singular ejemplo de arquitectura palaciega gótica en Aragón.

Castillo de Urrea (13)

El Castillo de Urrea se encuentra en la localidad de Urrea de Jalón provincia de Zaragoza.

El castillo es ya citado en el año 951, cuando lo gobernaba Yahya Ibn Hasim, de la familia tuchibí, y según el cronista al-Razí era uno de los principales del distrito de Zaragoza y era llamado el castillo de Orosa.
Tras la reconquista pasó a la Corona teniendo varios tenentes desde 1124, entre los que se conocen a Pedro Ximénez, Rodrigo Pétrez, Ximeno de Orreia y Jordán de Pina en el siglo XII.
Jaime I entregó la villa y el castillo a Sancho Martínez de Oblitas en 1245, confirmando esta donación en 1348 el rey Pedro IV. Perteneció desde 1393 a Lope Jiménez de Luna por compra a Ramón de Perellós y en 1444. Su descendiente Miguel Jiménez de Urrea se tituló vizconde de Urrea en 1460. Está familia era una de las grandes del reino de Aragón.

Fue desmantelado en 1348 por orden de Pedro IV por haber tomado parte sus propietarios, los Urrea, en la revuelta de los unionistas.

Sus restos ocupan una meseta ovalada en la margen derecha del río Jalón, a cuyos pies se asienta el municipio. Para su acceso hay que sortear las empinadas y estrechas calles de la villa, de claro trazado musulmán. Lo cual no es sino una delicia, dada la belleza de su arquitectura.

Los restos del castillo son parte de la muralla que formaba su recinto exterior, adheridas a la base de la meseta donde se asienta. Se mantiene una construcción de planta rectangular con gruesas paredes: tapial y piedra; sus dimensiones se aproximan a los 8 por 4 metros de lado y tres de altura, aunque ya ha perdido el techo y parte de los muros. Aún se puede apreciar el hueco donde estaría la puerta de acceso

Fuente: Castillos de Aragón

Castillo de Vera de Moncayo (6)

El Castillo de Vera de Moncayo se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragón.

El castillo se sitúa a 631 m de altitud, en lo más alto de un pequeño cerro situado frente al valle del Huecha y en su lado más cortado, porque detrás de éste, en la zona de suave desnivel, se asentó la población. El castillo permanece en la línea exterior del núcleo de población, próximo a la iglesia y presidiendo la plaza a partir de la cual se diseñó el trazado del caserío, aunque escondido tras la fachada de una vivienda del siglo XIX . Los restos del castillo son algo confusos en la actualidad, aunque la mayoría parecen del siglo XIV.

En 1357, al comienzo de la guerra de los dos Pedros, el castillo sirvió de refugio a la comunidad de cistercienses que luego marchó a Borja y Zaragoza cuando entraron los castellanos. El efecto devastador de la contienda y el de la Peste Negra hicieron que a partir de 1361 Vera quedara nuevamente despoblada por algún tiempo, lo que favoreció el conflicto creado entre la ciudad de Tarazona y Veruela por su posesión. Siguió en poder del monasterio, que en 1368 volvió a conceder una nueva carta de población a 32 cristianos y sus familias. Según se dice en ella el monasterio se reservaba para sí y para siempre «el castiello de Vera con toda su tallada aderredor et con la plaça delant del dito castiello que fue asignada pora yglesia et pora abadia y tres peonias en todo el dito heredamiento et la plaça de la entrada de la villa».

A comienzos del siglo XV, el monasterio se ocupó de hacer obras en el castillo por las que tuvo que endeudarse, previsiblemente para prepararlo ante la guerra con Castilla. Vera volvió a ser tomada por los castellanos nuevamente en 1462, junto con Veruela y Alcalá, siendo éste el último suceso bélico registrado. Siguió perteneciendo al monasterio de Veruela hasta la desamortización del siglo XIX.

Fuente: Castillos de Aragon

Castillo de Villafeliche (54)

El Castillo de Villafeliche se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza, Aragon.

El Castillo de Villafeliz de Villafeliche ya existía en época de la dominación musulmana, y fue reconquistado por Alfonso I el Batallador en 1121, durante su campaña en la cuenca del Jalón.

En 1131 se señaló como límite de la Comunidad de Calatayud, y en 1133, Alfonso VIII de Castilla, durante su breve dominio en Aragón occidental, donó el castillo al obispo de Sigüenza, pero desde 1142 perteneció a la Comunidad de Daroca.
Pedro II se lo dio en 1205 a su madre doña Sancha, recuperándolo posteriormente y entregándoselo en 1211 a los monjes del Monasterio de Piedra. Jaime I recuperó para la Corona de Aragón el estratégico castillo de Villafeliche en 1219, aunque lo donó en 1253 al obispado de Tarazona y cuatro años más tarde a Sancho Fernández de Azagra.

Desde 1366 perteneció a los López de Luna, por matrimonio de una Azagra con Fernán López de Luna, señor de Riela.

Se sitúa sobre la falda de un promontorio cercano a la localidad, sólo accesible por uno de los lados, en el que se encuentra la puerta de ingreso; en el lado opuesto hay un estrecho foso que lo separa de la ladera montañosa; los otros dos flancos está defendidos por altos paredones rocosos, aunque por su posición era fácilmente abatible desde la montaña contigua.

Consta de un recinto amurallado cuya planta forma un trapecio rectangular con el lado mayor ligeramente curvado. Se aparejo es de piedras y tapial. En una de las esquinas que da al monte se levanta la torre del Homenaje, de planta cuadrada de unos siete metros de lado; ha perdido el remate y parte de sus muros, pero debió ser muy robusta.

Conserva algunos elementos interiores: la puerta de ingreso en arco de medio punto, situada a media altura y una ventana con guarnición de ladrillo en una cara. En las otras dos esquinas conserva sendos torreones también cuadrados. Uno de ellos, más moderno y mejor conservado, es alto y estrecho; su función consistía en proteger las gradas de subida al castillo y la puerta de ingreso; hoy está enlucido y su utiliza como palomar. Del otro, que debió ser más robusto a juzgar por la ruinas visibles, únicamente queda la base.

El recinto conserva un parapeto aspillerado que fue construido durante la época de las Guerras Carlistas.

Al lado del castillo, se encuentra el calvario, único del Reino de Aragón en el que antiguamente las familias del lugar podían enterrar a sus difuntos.

Castillo de Villarreal de Huerva (8)

El Castillo de Villarreal de Huerva, se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza, Aragón.

Los restos del Castillo de Villarreal de Huerva se encuentran en el extremo de la población, junto al muro norte de la iglesia barroca ya que fue levantada en el interior del castillo sobre otro templo anterior mudejar. Adosada a la torre de ladrillo de la iglesia, se halla otra torre de mampostería que hace de caja de escaleras. Esta segunda torre es de carácter defensivo y formaba parte del recinto fortificado.

El recinto fortificado era un recinto-refugio de los barrios que se levantaron como consecuencia de la invasión castellana del siglo XIV.

Del primitivo recinto fortificado se conservan únicamente vestigios de la antigua muralla construida de mampostería y otra torre de defensa.

La torre está construida de manipostería y piedra sillar en los esquinazos. Su planta es cuadrada, de 5.5 metros de lado y unos 9 metros de altura. Sus caras tienen estrechas saeteras con gran derrame interior.

La escalera queda adosada al muro, comunicando las dos plantas en las que se estructura la torre, y que estarían cubiertas con bóveda de medio cañón.

Castillo de Villaverde (11)

El Castillo de Villaverde se encuentra en el municipio de Luna, provincia de Zaragoza, Aragon.

El Castillo de Villaverde en Luna se levantó en el año 1092 sobre una gran masa rocosa por orden del rey Sancho Ramirez, aunque el conjunto actual es de principios del siglo XIV.

Se levanta junto a la carretera, a cinco kilómetros en dirección a El Frago, a la orilla del río Arba de Biel. Desde lo alto de la torre se podía comunicar con castillos cercanos, como el de Biel, Yecla y Obano, por medio de señales.

En 1167 fue donada a los templarios para repoblar la zona y proteger el camino entre Luna y Biel, pasando a manos del infante Alfonso en 1320. A principios del siglo XIV se construyo la fortificación que vemos en la actualidad.

El lugar quedó abandonado a finales del siglo XIV, pero volvió a habitarse en el siglo XV.

La alta y esbelta torre de planta cuadrada mide unos diez metros de lado por doce metros de altura, es la parte mejor conservada del conjunto.

La torre está defendida por un recinto amurallado formando un patio de armas rectangular. Sus muros perforados por saeteras y culminados por matacanes habiendo desaparecido las ménsulas que los sostenían. Una puerta de arco de medio punto por fuera y apuntalado por dentro daba paso del patio a la torre.

La puerta de entrada al torreón en arco de medio punto y sobre ella una saetera y una ventana semicircular.
Interiormente está estructurado en tres plantas de las que se conservan dos. Un arco de medio punto sostiene el techo de la primera planta. Una pequeña ventana semicircular y estrechas ranuras a modo de saeteras iluminaban el interior.

Castillo de Yequera (24)

El Castillo de Yequera se encuentra en el municipio de Luna, provincia de Zaragoza, Aragon.

El Castillo de Yequera en Luna se levantó, al oeste de Luna y muy próximo al núcleo de Lacorvilla, en el año 1092 por orden del rey Sancho Ramírez, como parte de una línea defensiva cristiana.

No queda nada de la torre construida en el siglo XI. Las ruinas que hoy se pueden contemplar son las del palacio edificado a finales del siglo XIV.

Se trata de una fortaleza señorial situada sobre una pequeña elevación, compuesta por dos torres y una sala. Fuera quedan unos mínimos vestigios del recinto fortificado que la rodeaba.

La torre señorial de planta rectangular, puerta en arco y ventanas góticas,

conserva las ménsulas que sostenían una garita en cada esquina y está rematada por almenas.

Se estructuraba en tres plantas interiores. Se aprecian las ruinas de una sala alargada cubierta con bóveda sobre arcos.

La torre pequeña de planta cuadrada, con dos pisos interiores iluminados con estrechos ventanales. Ambas torres están unidas por un muro con saeteras y ventanas apuntadas que conserva un arco de entrada.

Se aprecian vestigios de otra torre que podría ser de origen musulmán. En los alrededores se encuentran varias tumbas excavadas en la roca.

Castillo del Alcañicejo (1)

El Castillo del Alcañicejo se encuentra en el municipio de Tosos, provincia de Zaragoza, Aragon.

Las ruinas del Castillo del Alcañicejo se hallan a unos 10 Km de la localidad de Tosos, sobre la cima de un cerro que domina el valle del Huerva, junto al Embalse de las Torcas, en un paraje sólo accesible por complicadas pistas forestales, y conocido como El Santo, antiguo poblado de Alcañiz de la Huerva, y que estuvo habitado desde los siglos II -1 a. de C. hasta el siglo XIV.

Se trata del castillo musulmán Alcanit de la Huerva, mencionado en un documento de Alfonso I el Batallador fechado en 1124, poco después de su reconquista, y según el cual, entregaba a los hermanos Fruela y Pelayo el castillo de Alkanit para que tuviesen dos partes en propiedad y la tercera de manos del rey, junto con el Luco de la Huerva.

Actualmente únicamente es posible contemplar algunos paredones y los
cimientos del recinto fortificado que conforman una planta rectangular de unos cincuenta por quince metros. Toda su fábrica es de tapial y piedra y entre las ruinas se aprecian vestigios de haber tenido un torreón rectangular en cada extremo. Su interior hoy constituye un montón informe de escombros.

Junto a la base del cerro se hallan las evocadoras ruinas del monasterio cisterciense del Santo, con restos de una ermita románica construida tras la reconquista del castillo.

Castillo del Bailío (1)

El Castillo del Bailío se encuentra en el municipio de Caspe, provincia de Zaragoza, Aragon.

El Castillo del Bailío de Caspe, también conocido como el castillo del Compromiso, fue construido en 1394, por los caballeros de la Orden de San Juan, quienes construyeron un conjunto defensivo en la parte más alta de la ciudad, formado por la colegiata de Santa María, el convento hospitalario y el castillo, que fue su residencia.

Construido este conjunto religioso-militar sobre las ruinas de un palacio musulmán, estaba compuesto por el propio castillo del Bailío de la Orden de San Juan y el convento de los monjes caballeros.

En principio era un edificio de planta irregular y alargada con los muros almenados y reforzados por contrafuertes; hoy es un macizo cuadrilátero de unos cincuenta y cinco por treinta metros de lado, que muestra como recuerdo de su poderío un almenado lienzo entre dos torres y una bocelada puerta, resto de la sala de armas.

Aún se mantienen, aunque muy deteriorados, los sótanos de la fortaleza, a los que se accede por pasadizos excavados en la roca viva. Se conserva el núcleo principal del castro y se ha restaurado recientemente una de sus torres y la sala de armas.

De la fachada que da al patio, subsiste la mitad inferior, con el muro en talud y cuatro contrafuertes. De la sala superior, donde se celebró el Compromiso, queda un escudo y la jamba izquierda de una ventana gótica situada en ese extremo. El cuerpo norte subsiste casi íntegro con apariencia de un grueso torreón; conserva una pequeña cámara cuyo techo apoya sobre dos arcos apuntados, comunicándose por tres estrechas puertas abiertas en arco de medio punto con la sala del Compromiso.

En 1412 el castillo fue designado por el parlamento reunido en Alcañiz para la celebración del conocido como Compromiso de Caspe, que llevó al trono de Aragón a Fernando I de Trastámara, apodado el de Antequera.

Como consecuencia de la segunda Guerra Carlista se desplomó parte del castillo siendo habilitado el resto para cárcel. Con la tercera Guerra Carlista llego su completa destrucción, siendo incendiado después de rendirse sus 72 defensores ante el ímpetu de la partida de Valles. Poco más tarde sus legendarios sillares sirvieron para construir la Torre de Salamanca.

Castillo del Compromiso (15)

El Castillo del Compromiso se encuentra en la localidad de Caspe, provincia de Zaragoza.

La población, de origen musulmán, era conocida como Qasb, y fue conquistada en 1169 por Alfonso II, ayudado por caballeros sanjuanistas y de la orden de Calatrava. Por ello, el rey entrego a los primeros la villas y castillos de Cetina y Caspe. En 1388 el Gran maestre Juan Fernández Heredia fundó al lado de la colegiata, un convento de su Orden. En 1394, coincidiendo con su magisterio, los caballeros construyeron un conjunto defensivo en la parte más alta de la ciu dad, formado por la colegiata de Santa María, el convento hospi­talario y el castillo, que fue su residencia. Tras su muerte en Aviñón en 1396, fue enterrado en el templo por él fundado, cum pliéndose así su voluntad tantas veces expresada.

En 1412 el castillo fue designado por el parlamento reunido en Alcañiz para la celebración del conocido como Compromiso de Caspe, que llevó al trono de Aragón a Fernando I de Trastámara, apodado el de Antequera.

En el siglo XIX sufrió los rigores de la guerra: en 1814 los france ses volaron el convento y en la primera guerra carlista se profanó la iglesia y en el convento se construyeron viviendas; como conse cuencia de la segunda, se desplomó parte del castillo y fue habili­tado el resto para cárcel; la tercera trajo su completa destrucción, siendo incendiado después de rendirse sus 72 defensores ante el ímpetu de la partida de Valles. Poco más tarde sus legendarios sillares sirvieron para construir la Torre de Salamanca.

Sobre las ruinas de un palacio musulmán se cons truyó este conjunto religioso-militar compuesto por el propio cas tillo del bailío de la orden de San Juan y el convento de los mon jes-caballeros. En principio era un edificio de planta irregular y alargada con los muros almenados y reforzados por contrafuertes; hoy es un macizo cuadrilátero de unos cincuenta y cinco por trein ta metros de lado, que muestra como recuerdo de su poderío un almenado lienzo entre dos torres y una bocelada puerta, resto de la sala de armas. Aún se mantienen, aunque muy deteriorados, los sótanos de la fortaleza, a los que se accede por pasadizos excava dos en la roca viva. Se conserva el núcleo principal del castro y se ha restaurado recientemente una de sus torres y la sala de armas. De la fachada que da al patio, subsiste la mitad inferior, con el muro en talud y cuatro contrafuertes. De la sala superior, donde se celebró el Compromiso, queda un escudo y la jamba izquierda de una ventana gótica situada en ese extremo. El cuerpo norte sub siste casi íntegro con apariencia de un grueso torreón; conserva una pequeña cámara cuyo techo apoya sobre dos arcos apuntados, comunicándose por tres estrechas puertas abiertas en arco de medio punto con la sala del Compromiso.

Fuente: Castillos de Aragon

Web: Asociacion de Amigos del Castillo del Compromiso de Caspe

Castillo del Reloj (21)

El Castillo del Reloj se encuentra en la localidad de Calatayud, Zaragoza, Aragón.

El Castillo del Reloj o Real, se encuentra al final de la subida que la muralla iniciaba en la puerta de Somajas (hoy de Zaragoza). Domina el barrio del Picado y fue palacio, según Labaña. El edificio se adaptó en 1876 para usos militares y después se abandonó. Parece ser que era de estilo mudéjar, de ladrillo y de planta rectangular. La plaza de armas, situada a lo largo del muro norte, es hoy en día una era de propiedad particular.

El edificio actual es una adusta masa de tapial, de planta rectangular, revestida parcialmente de roca natural. En el interior conserva una escalera tallada en la roca, y en algunos tramos rehecha de ladrillo y recientemente restaurada, que permite el acceso a la parte más alta. También se conservan dos habitaciones, excavadas en el terreno, de planta sensiblemente circular, dejando en el centro un soporte de columna, sobre el que se apoya el estrato de yeso que sirve de techo, sistema de construcción similar al utilizado en algunas de las viviendas de las calles Morería, Picado y La Paz. Tiene dos puertas de acceso, la una es la que se utiliza actualmente para acceder a su interior, y la otra, aunque conserva la hoja de madera, se encuentra prácticamente cegada.

En la parte alta, entre dos pilares a modo de espadaña, cuelga la campana que regaló Pedro IV a Calatayud, cuando en 1366 recompensó el heroísmo bilbilitano en la guerra de los dos Pedros, además de otorgarle el título de ciudad, el privilegio de sellar en cera blanca y la custodia de los propios castillos reales. Para colocarla se construyó por orden del rey Alfonso V, una torre, hoy desaparecida pero que todavía podía verse a finales del pasado siglo, obra de Farach el Rubio. La campana, conocida con el nombre de Reloj Tonto, que da nombre al castillo, fue refundida al menos dos veces. Sobre su superficie lleva grabadas sendas inscripciones: la primera de ellas consta de una cruz y el texto "XRUS, VINCIT, XRUS, REGNAT, XRVS, AB OMNI MALO NOS DEFENDAT, ANO 1669", la segunda formada por la frase "REFUNDIDA EN 1860/BALLESTEROS ME FECIT". Esta campana, solamente se hace sonar en los días de las fiestas patronales.

En el castillo se guardan todavía gran cantidad de proyectiles de piedra (bolaños) de la artillería medieval.

Castillo del Rey (17)

El Castillo del Rey, se encuentra en el municipio de Villarroya de la Sierra, provincia de Zaragoza, Aragon.

El castillo del rey se trata de una torre de vigilancia, y es el símbolo de Villarroya, se restauro a finales de los 90 y se puede subir hasta lo alto desde donde se puede ver una maravillosa vista de Villarroya y sus alrededores.

Se encuentra bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Castillo e Iglesia fortificada de Santa Tecla (13)

El Castillo e Iglesia fortificada de Santa Tecla se encuentran en Cervera de la Cañada, provincia de Zaragoza, Aragon.

La iglesia fortificada de la Asunción o de Santa Tecla de Cervera de la Cañada fue declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO, lista en la que figura por ser de estilo único en el mundo, con un buen estado de conservación, y su belleza inigualable. Se sitúa en lo alto de Cervera de la Cañada, adosada al torreón de un castillo construido con anterioridad y sigue el tipo de las iglesias- fortaleza del mudéjar aragonés. Su datación y constructor son conocidos gracias a una inscripción tallada en yeso en los pies de la iglesia que informa que fue “obrada y edificada por Mahoma Rami. Con Dios”, en 1426. Mahoma Rami fue el alarife, o maestro de obras, predilecto del Papa Benedicto XIII, conocido como el Papa Luna. Mahoma Rami sigue trabajando en Aragón en el segundo cuarto del siglo XV a pesar de la muerte de Benedicto XIII.

Aún se conservan restos del castillo sobre los que se construyó. Estos restos consisten en un recinto defensivo construido con sillares, reforzado por grandes contrafuertes. En uno de los ángulos se conserva una torre con almenas y en el lado opuesto un cubo, con aspilleras en sus muros y que actualmente aloja la sacristía de la iglesia.

Santa Tecla es una sencilla iglesia de cabecera poligonal de cinco lados que no coincide con el eje de la nave central sino que se alinea al torreón cilíndrico del castillo. Se dispone con una nave central dividida en dos tramos con capillas laterales entre los contrafuertes. En los pies presenta un coro alto sustentado por un alfarje o techumbre plana de madera con decoración pictórica.

Fuente: Patrimonio Cultural de Aragon

Castillo Mayor (10)

El Castillo Mayor se encuentra en el municipio de Daroca, provincia de Zaragoza, Aragón.

El Castillo Mayor se alza sobre un cerro desde el que domina la población de Daroca, a 83 kilómetros de Zaragoza. Es una antigua alcazaba del siglo XI, que fue reformada durante el siglo XIX (1837).

Las extensas ruinas del Castillo Mayor casi se confunden con el erosionado cerro que domina la Colegiata. Su planta es de forma oval, de unos 80 por 30 metros. Su elemento más destacado es una torre rectangular de argamasa y mampostería y un arco apuntado.

En la actualidad es un conjunto de ruinas consolidadas. Se encuentra bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

En las proximidades se encuentran los castillo de la Judería, de San Cristóbal, y de Anento.

Actualmente es propiedad del Ayuntamiento de Daroca, y su uso es turístico. El acceso es libre.

Castillo Menor de Nuevalos (11)

El Castillo menor de Nuévalos, se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

Sus ruinas estan junto a la iglesia de San Julián, sobre un espolón rocoso que domina el valle del río Piedra. Está construido sobre el precipicio y rodeado por el río, dejando para su acceso una angosta entrada. El edificio se compone de un estrecho patio con dos muros laterales cimentados sobre el precipicio; entre ambos se alza la torre del Homenaje, sobre la que luego se construyó un cuerpo de campanas. Junto al castillo se levanta el palacio de los comendadores, hoy transformado en casa consistorial, construido en la primera mitad del siglo XVII.

Castillo Palacio de Belmonte de Gracían (5)

El Castillo Palacio de Belmonte de Gracían se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza en Aragón.

El Castillo Palacio del siglo XIV, construido sobre una plataforma natural, es un espectacular edificio, de aspecto totalmente militar. Presenta en tres de sus esquinas torres en talud acusadas en alzado y planta, la cuarta torre se ha perdido pero queda su base. No es fácil que este palacio fortificado fuera construido por algún señor territorial, más bien es de suponer que lo erigió la Comunidad de Calatayud como segundo castillo, con motivo de las invasiones castellanas del siglo XIV. Fue configurado como palacio torreado, quizá para residencia del alcaide y guarnición.

Fuente: Ayuntamiento de Belmonte de Gracián

Castillo Palacio de Cetina (23)

El Castillo Palacio de Cetina se encuentra en la localidad de Cetina, provincia de Zaragoza, Aragón.

El Castillo Palacio de Cetina fue construido en el siglo XIII por Aarón Abinofea bajo encargo de Pedro III, y posteriormente reformado en el año 1429 y convertido en palacio para los Liñán, cuya propiedad ostentaron durante los siglos XIV y XV.

En la parte más antigua del castillo se encuentra la magnífica capilla isabelina con rico artesonado mudejar del siglo XVI y que alberga un retablo de tablas pintadas por Salvador Roig y Juan Ríus. En esta capilla contrajeron matrimonio Francisco Quevedo con Esperanza López de Mendoza en 1634, viuda de Juan Fernández de Heredia y Liñán (1611), señor de Cetina.

Tiene una torre en cada extremo del castillo, la del homenaje o torre Volantín con arco gótico y la del Oeste.

Debido a diversos derrumbes en la década de los años 1990, actualmente se encuentra cerrado y en estado de arruinamiento.

Fuente: Turismo de Zaragoza

Castillo Palacio de Doña Urraca (5)

El Castillo Palacio de Doña Urraca se encuentra en la localidad de Calatorao, provincia de Zaragoza.

El Castillo Palacio de Doña Urraca de Calatorao, situado en lo alto de la población, es un edificio de planta cuadrada irregular de tres plantas, carece de torres y está coronado por las almenas rematadas en punta de diamante.

La construcción primitiva se remonta a la época musulmana, y estaba formado por un edificio de varias plantas, la parte de la barbacana, y un recinto exterior.

Los cimientos de los muros de la barbacana, la Iglesia y parte de la puerta se encuentran reforzados por piedra de Calatorao de gran espesor, mientras las paredes del jardín y parte de la fachada de la plaza son de peor calidad.

Entre 1504 y 1509 se llevaron a cabo reformas importantes como la colocación de las almenas, el recubrimiento de ladrillo, la escalera, la galería de arcos y el patio de luces que le confieren el aire de palacio renacentista aragonés.

En su fachada se abren enormes balcones y ventanas, destacando la galería corrida de pequeños arcos de medio punto, típicamente aragonesa, La puerta de entrada, ojival con arco es muy poco pronunciado, da paso a un zaguán o vestíbulo que comunica con un patio porticado.

En su interior imita un palacio renacentista con su patio de luces, escalera claustral y galería de arcos aragonesa. Las estancias se agrupan en torno al patio, destacando en el ala sur del edificio el salón de reyes, cuya techumbre mudéjar es de madera labrada y ornamentada.
Interesantes son también el patio de armas, ocupado por jardines, y la barbacana de carácter defensivo que lo rodea.

Castillo Palacio del Conde de Atarés (6)

El Castillo Palacio del Conde de Atarés se encuentra en la localidad de Pinseque, provincia de Zaragoza.

La llegada de los árabes supuso la colonización de las tierras cultivables de los valles del Ebro y del Jalón hasta que se inicia el proceso de reconquista de los reyes aragoneses que culmina con el reinado de Alfonso I el Batallador que en el año 1128 domina totalmente los valles del Jalón y del Jiloca. En estos años, según los documentos habitaban en Pinseque 40 familias de origen musulmán que permanecieron en el pueblo aunque su número se vio reducido con el paso de los años.
Tampoco podemos olvidar que el señorío de Pinseque está estrechamente ligado al término de Peramán.
Lugar de señorío desde 1283, Pinseque ha tenido entre otras a las familias Beltrán de Naya, Ximénez de Urrea, Luna, Ximénez Cerda, Villanueva o Sanz de Latras a los poseedores del señorío temporal. El final del señorío llega con doña Ursicina Molis Belaza que muere en 1948.

Esta singular fortificación aparece hoy en día muy reformada, ya que es casino y residencia de ancianos de la localidad. Sus caras estan enlucidas, no dejando ver el ladrillo que lo forman. Tiene balconadas y numerosos vanos, pareciendo más una construcción palaciega que militar. Sin embargo sus poderosos torreones nos recuerdan su pasado

Fuente: Castillos de Aragon

Castillo Palacio del Papa Luna (10)

El Castillo Palacio del Papa Luna o Castillo de Illueca se encuentra en la localidad de Illueca, provincia de Zaragoza, Aragón.

El Castillo Palacio ocupa la cota más alta de la Villa, asentado sobre un espolón rocoso. Allí transcurrió la niñez del Papa Luna, y allí volvieron sus restos, cuando muerto, pero según la tradición y las crónicas de la época, por avatares de la Guerra de la Independencia,los restos de Benedicto XIII, fueron a parar al Río Aranda, y sólo se pudo recuperar el cráneo.

El edificio aúna elementos arquitectónicos que van del siglo XIV al XVII, y aunque la estructura originaria se mantiene en lo fundamental, desde el exterior parece prevalecer la reforma renancentista.

El Castillo comenza a construirse en el siglo XIV, es de planta cuadrada y la fachada principal destaca por ser una de las más largas que existen entre los palacios aragoneses.

Pagina web: Castillo Palacio del Papa Luna

Conjunto Monumental de La Corona en Luna (10)

El Conjunto Monumental de La Corona en Luna está situado en la parte alta del monte donde nació el antiguo poblado, fundado por Banzo Azón, merino del rey Sancho Ramírez, quien le entregó la zona en 1092 para que construyera un castillo y repoblara la zona reconquistada a los musulmanes.

La antigua torre de piedra del siglo XI, levantada sobre otra de madera musulmana, fue derruida en 1960 y era semejante a las de Obano y Yéquera.

Los restos de la antigua construcción se localizan en la cumbre, asentados sobre la roca dominando la población crecida a los pies del montículo. El conjunto histórico lo completan las iglesias románicas de Santiago y San Gil.

Los restos del castillo se reducen a algunos muros de mampostería que formaban parte del recinto amurallado y que pueden apreciarse en un extremo de la meseta junto a la iglesia de San Gil, donde también existen sepulturas medievales en la roca, tumbas antropomorfas.
Se conserva parte del palacio fuerte de la familia de los Luna, de estilo gótico, siglo XIV, que estaba flanqueada por dos torres y en la fachada trasera entre otros vanos, una ventana germinada con arcos de medio punto.

La única torre que queda en pie, la llamada torre del Reloj, está sobre la roca visible y domina la población asentada en la ladera y en el pie del monte. Es de planta cuadrada con saeteras y una letrina-matacán. El edificio al que se adjunta, hoy arruinado, la Casa de la Abadia, pudo ser parte del antiguo castillo. Los restos de unos agujeros hace pensar en una primera torre de madera posiblemente musulmana.

Ermita de la Virgen del Castillo (7)

La Ermita de la Virgen del Castillo se encuentra en Bijuesca, provincia de Zaragoza, Aragón.

Fortín de Alforque (4)

El Fortín de Alforque se encuentra en la localidad de Alforque, provincia de Zaragoza, Aragón.

Tal y como se puede imaginar uno por su nombre, Alforque es una población de origen musulmán. Fue conquistada por Alfonso I, quien como en el caso de Alborgue, la entrego a los monjes cistercienses de Salz.

Pedro IV, en 1383 concedió franquicias a sus habitantes y en 1430, Alfonso V, ordeno tomar el castillo que pertenecía a Federico de Luna. Un año después el rey lo vendería a Juan de Funes, confirmándose esta venta en 1458. En 1472 pertenecía a Alfonso de Mur y en 1610 al señor de Quinto.

La fortificación que hay en la actualidad es un fuerte típicamente fusilero del siglo XIX, obra derivada de las guerras carlistas y la necesidad de controlar el Ebro.

El fuerte carlista tiene el aspecto de un castillo medieval, teniendo un recinto defensivo de plata rectangular, hecho en ladrillo y piedra, actualmente restaurado. Este recinto presenta dos pequeños torreones rectangulares con la base ataludada y marcadas aspilleras, que servían para defender la puerta de acceso. Por una cara es imposible de atacar ya que se encuentra un barranco y a sus pies el Ebro y por la otra los restos de un foso artificial. En los otros lados hay varios garitones circulares.

En el centro del recinto hay una torre, que recuerda la típica torre del Homenaje de los castillos medievales. Es de planta rectangular de 8 por 7 metros de lado, y de 10 metros de altura. Tiene la característica de que sobre una esquina de su terraza se levanta una torrecilla.

Fuente: Castillos de Aragon

Iglesia de Nuestra Señora del Castillo (5)

La iglesia de Nuestra Señora del Castillo se encuentra en al localidad de Aniñón, provincia de Zaragoza, Aragon.

La iglesia de Nuestra Señora del Castillo de Aniñón se construyó en el siglo XIV sobre el solar de una fortaleza de la que todavía subsiste el muro almenado. Es una iglesia del tipo fortaleza. El templo se reformó y amplió en la segunda mitad del siglo XVI.

El templo es de grandes dimensiones, su enorme muro lateral está cubierto por ornamentación de ladrillo en dientes de sierra, y coronado por galería renacentista.

El templo es de una sola nave con bóveda de crucería sencilla y capillas entre los contrafuertes que se cubren con crucería estrellada.

El hastial mudéjar, situado a los pies del edificio, está construído en ladrillo y se encuentra dividido en tres tramos horizontales y tres fajas verticales. La decoración es a base de bandas estrechas de esquinillas y dientes de sierra, así como decoración cerámica en punta de flecha.

Tiene una torre pequeña adornada con arcos semicirculares en tres pisos.

La torre campanario mudéjar, situada al lado del Evangelio, es de estructura de alminar almohade. Tiene planta cuadrada y tres cuerpos que apean sobre un zócalo de sillería. La decoración es a base de paños, separados por fajas de esquinillas, que presentan retículas romboidales, cruces sencillas y entrecruzamiento de arcos mixtilíneos.

Entre los retablos destaca el del altar mayor, en madera tallada y policromada, se asienta sobre un basamento con sus paneles decorados con grutescos.

Fuente: Turismo de Zaragoza

Iglesia Fortificada de San Juan Bautista (8)

La Iglesia Fortificada de San Juan Bautista, se encuentra en la localidad de Fabara de la provincia de Zaragoza, Aragón.

Existen noticias referidas al ano 1169, en que fue conquistado por Alfonso II, que dicen: Por este tiempo se hacía muy gran guerra a los moros que estaban en la región de los edetanos, en los castillos y fuerzas que tenían en las riberas del río Algars, y se ganaron los lugares de Fabara, Maella, Mazaleón...

La iglesia parroquial pudo formar parte del conjunto defensivo, ya que se representa como una fortaleza almenada cubierta por terraza; tiene adosada una torre cuadrada también almenada.

Fuente: Castillos de Aragon

Iglesia fortificada de San Martín (3)

La Iglesia fortificada de San Martín se encuentra en la localidad de Uncastillo, provincia de Zaragoza, Aragon.

Iglesia fortificada de San Miguel Arcángel (5)

La Iglesia fortificada de San Miguel Arcángel se encuentra en la localidad de Alfajarín, provincia de Zaragoza, Aragón.

La iglesia de San Miguel Arcángel en Alfajarín (Provincia de Zaragoza, España) es fruto de la remodelación en fases sucesivas de la original mezquita zagrí del Siglo XII, aún conserva importantes restos de época mudéjar.

En el Siglo XIII contaría con una nave única de cuatro tramos con capillas laterales entre los contrafuertes, que en época barroca se unieron formando una nueva nave en el lado de la Epístola.

Durante la reforma barroca, además, se transformó el ábside poligonal en una cabecera recta y se cambiaron las bóvedas del templo.

En el Siglo XIV la nave se recreció a modo de iglesia-fortaleza, se abrió la tribuna que recorre parte de su perímetro y se levantó el monumental hastial occidental, decorado con paños de sebqa y flanqueado por dos torres, que hoy en día oculta parcialmente un atrio oval barroco.

En 1486 se terminó la magnífica torre norte de tipología mixta, con un segundo cuerpo hueco de planta octogonal sobre el anterior, de planta cuadrada y estructura de alminar musulmán.

Esta torre está realizada en ladrillo, al igual que el resto de la fábrica mudéjar de la iglesia, y presenta en el cuerpo inferior tres zonas diferenciadas, dos de ellas decoradas con grandes paños de sebqa, y en el superior varios vanos abiertos, un remate almenado y un chapitel contemporáneo.

Fuente: wikipedia

Iglesia Fortificada de San Pedro (16)

La Iglesia Fortificada de San Pedro se encuentra en Romanos, provincia de Zaragoza, Aragon.

La iglesia de Romanos se ubica en el interior del recinto amurallado, adosada a la torre mudéjar. El recinto del castillo del siglo XIV, realizado en la época de la “Guerra de los dos Pedros”, fue en parte destruido al edificar la iglesia en el siglo XVI; de dicha fortificación se conservan un trozo de muralla y dos torreones circulares. Para acceder a la iglesia hay que atravesar un arco de piedra fechado en 1609 que corresponde a la finalización de las obras del templo y a la habilitación de la superficie del castillo como cementerio, costumbre muy extendida en todos los lugares hasta hace unos dos siglos.

La iglesia está dedicada a San Pedro y fechada en 1570. Edificada sobre un antiguo templo de menor tamaño, su construcción sería necesaria por un aumento demográfico.

La torre es esbelta con una estructura militar de planta cuadrada, hueca al interior y dividida en estancias superpuestas que se comunican entre sí. En su parte inferior está atravesada por una bóveda de cañón apuntado actualmente cegada que tenía la función de torre-puerta tal y como sucede en las torres de San Martín y El Salvador de Teruel.

El acceso original se realiza en alto por la parte que da a la iglesia, una puerta de entrada defensiva que nos introduce en una estancia cuadrada desde la que se asciende a tres estancias superiores. La última de ellas sirve de cuerpo de campanas y sólo éste espacio tiene una función religiosa, cubriéndose con una bóveda de crucería gótica.

Un último aspecto que remarca el carácter defensivo de esta torre es la presencia de un vano con matacán, es decir, una ventana que tiene un parapeto en voladizo en el lado occidental a la altura de la tercera estancia y que tendría una función de defensa de la puerta original. Esta disposición interior tiene una clara vinculación con la arquitectura militar, de ahí que se relacione con torres de similar estructura como la de Longares.

Iglesia fortificada de Santa María la Mayor (3)

La Iglesia fortificada de Santa María la Mayor se encuentra en la localidad de Uncastillo, provincia de Zaragoza, Aragon.

La Iglesia fortificada de Santa María la Mayor fue construida en 1135 y consagrada en 1555, declarada Bien de interés Cultural y pasó a ser Bien Protegido por Patrimonio Histórico en 1985.

Iglesia Fortificada del Salvador (4)

La Iglesia Fortificada del Salvador se encuentra en Ejea, provincia de Zaragoza, Aragon.

La iglesia fortificada es una fortificación de grandes dimensiones. Tiene una sola nave con capillas en los contrafuertes y cubierta con bóveda de cañón apuntado sobre arcos fajones.

Lo más destacable de la construcción son sus dos torreones, rematados por matacanes y garitones en las esquinas, de los siglos XIV y XV, y el camino de ronda sobre la nave.

Su tejado es de losa y conserva perfectamente el adarve. Destaca una galeria abierta sobre uno de sus contrafuertes.

La iglesia tiene una excelente escultura y un retablo mayor renacentista.

Adosada al muro exterior hubo una fila de sepulcros de piedra que iba desde el cementerio hasta el palacio del vizconde de Biota, del que ya no se conserva prácticamente nada.

La Torrecilla (8)

La Torrecilla se encuentra en la localidad de Maluenda, provincia de Zaragoza, Aragón.

La Torrecilla está situada en el punto más alto del término municipal (870 metros), desde donde se domina todo el valle. En la antigüedad se usaba como vía de comunicación con todos aquellos lugares que se divisaban.

Fuente: Asociación Eroles de Malonda

Monasterio de Piedra (19)

El Monasterio de Piedra, se encuentra en la población de Nuevalos, provincia de Zaragoza, Aragon.

Conjunto monástico cisterciense construido entre 1195 y 1218, con partes del siglo XVI y otras del XVIII. En este monasterio se hizo por primera vez chocolate en Europa. Tras la desamortización de Mendizábal, la iglesia fue aruinada, y en las depenedencias monásticas medievales se ha establecido un museo del vino de Calatayud, un museo de carruajes, un museo del chocolate, etc.

En el interior del recinto amurallado del monasterio, al que se accedía por una torre medieval, se encuentra un parque natural de extraordinaria belleza, con multitud de cascadas (una de ellas de más de 50 metros de altura), grutas y cuevas naturales, lagos, una exposición de aves rapaces y paseos a lo largo de todo el recinto.

Muralla de Alberite de San Juan (2)

La Muralla de Alberite de San Juan se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragón.

La Muralla de Alberite de San Juan rodea al pueblo y en ella se abren dos puertas: una al norte y otra al sur; esta última todavía se conserva.

Muralla de Alcalá de Moncayo (2)

La Muralla de Alcalá de Moncayo se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragón.

Muralla de Alfajarín (7)

La Muralla de Alfajarín se encuentra en el la localidad de Alfajarín de la provincia de Zaragoza, Aragón.

Muralla de Almonacid de la Sierra (1)

La Muralla de Almonacid de la Sierra se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

Muralla de Añon de Moncayo (6)

La Muralla de Añon de Moncayo se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza.

La villa de Añón de Moncayo estaba rodeada por una muralla de mampostería, jalonada por torreones rectangulares coronados por merlones, actualmente quedan algunos restos, entre ellos la puerta de la Virgen del Río.

Muralla de Ateca (6)

La villa de Ateca se encuentra en la provincia de Zaragoza, Aragón.

Muralla de Calatayud (59)

La Muralla de Calatayud se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza en Aragon.

El recinto amurallado de Calatayud cuenta con un perímetro aproximado de 4 kilómetros de desarrollo, que permanece prácticamente sin modificaciones fuera del casco urbano desde su construcción en época islámica. Se trata de un monumento esencial para el estudio e investigación histórica y arquitectónica de la evolución de un pequeño núcleo de origen musulmán a una ciudad actual sin haber perdido su primitiva identidad.

La muralla de Calatayud está articulada por fortificaciones de época islámica, intrínsecas a la misma siendo uno de los elementos arqueológicos y patrimoniales más notables de Aragón. Se compone de cinco áreas fortificadas: Castillo Mayor y Recinto de la Longía, Castillo Real, Castillo de Doña Martina, Castillo de la Peña y la Torre Mocha con su recinto murado.

La primitiva muralla debió construirse en la primera mitad del siglo IX englobando todo el núcleo urbano y uniendo las fortificaciones del Castillo Mayor, el Castillo de la Torre Mocha, el Castillo de Doña Martina y el Castillo Real, y posiblemente aislado el Castillo de la Peña como punto fuerte avanzado (albarrana).

Hubo una ampliación del siglo XII aunque no se sabe exactamente por donde discurría su trazado. Algo parecido ocurre con la muralla del siglo XIV, ya que utilizaba parte de la del XII pero al crecer la ciudad hacia el río Jalón se desconoce si llegó en este momento hasta allí o bien lo había alcanzado antes.

Sí conocemos las puertas que en este momento tenía la cerca bilbilitana: la Puerta de Soria y la de Valencia en la Ciudad Alta, con origen en el siglo IX pero seguramente modificadas después; la Puerta de la Torre Mocha, la Puerta de Zaragoza o de Sonajas, la Puerta de Terrer y un Postigo en la Judería, todas estas en la Ciudad Baja musulmana con origen esta vez en el siglo XII pero también con modificaciones posteriores. Actualmente sólo se conservan con modificaciones la Puerta de Zaragoza, la Puerta de Terrer y la Puerta de Soria.

Una mención aparte merece la llamada Puerta Emiral del siglo IX, situada en el lienzo de muralla que enlaza el Castillo Mayor con la Puerta de Soria, denominada así por datar de la época del emir Muhammad I. Ha sido datada hacia el año 862 por lo que se la puede considerar como el elemento arquitectónico musulmán más antiguo de cuantos conocemos en la Península.

Muralla de Daroca (15)

La Muralla de Daroca se encuentra en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza, Aragón.

Daroca es una ciudad asentada en un barranco, cuyo centro es la calle Mayor. A ambos lados se encuentran situadas calles menores, todas ellas en pendiente que remontan las laderas de los cerros de San Cristóbal y de San Jorge.
En los dos extremos de la calle mayor se encuentran dos puertas que daban acceso a la ciudad, la Baja o Fondonera y la Alta, de las que arranca el largo cinturón amurallado que la rodea, de unos tres kilómetros y medio, y recorre los cerros que la acogen.

Estas murallas son de argamasa rojiza y grisácea, mampostería, ladrillo con tracerías mudejares, reservando la piedra de sillería para los muros y torres principales. Las murallas fueron levantadas en el siglo XII y tienen 4 Km. de longitud rodeando al pueblo. Antiguamente tenían 116 torreones, pero actualmente sólo quedan catorce torreones y dos puertas defensivas fortificadas

Desde su construcción, las murallas han sido ampliadas, reformadas y reconstruidas en numerosas ocasiones. En plena Edad Media, el recinto amurallado alcanzó su máxima extensión, de casi 4 kilómetros de longitud.

Esta larguísima muralla sirve para unir los tres núcleos fortificados de la ciudad: el Castillo Mayor, el Castillo de San Jorge y el Torreón de San Cristóbal. Es de argamasa mezclada con piedras menudas y ladrillo en algunos paños, reforzada por numerosos contrafuertes y pequeños torreones, de plantas rectangular y semicilíndrica, de ladrillo y tapial, cuya misión era dar estabilidad a los lienzos.

Muralla de Epila (7)

La Muralla de Epila se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza.

El Rey Alfonso I el Batallador reconquistó Épila en el año 1119, manteniendo a la población musulmana, solo cambió los cargos más significativos que tuvieron que abandonar Épila, al ser sustituidos en la propiedad del suelo por los conquistadores, con la obligación de respetar los derechos del aparcero. A los musulmanes se les dio un año para que abandonasen el interior del recinto amurallado y se constituyesen en comunidades en barrios extramuros y salvo la vivienda conservaron todo su patrimonio, heredades, religión derechos. Después de la reconquista de Épila, la villa fue entregada a D. López Garcés que cambió el apellido por el de Alagón. El Castillo y muros de Épila, fueron derribados y destruidos, empleándose las piedras para la construcción de nuevas viviendas, en el siglo XIV se comenzó la construcción del Palacio de Épila. Sobre el año 1846, los perellos, quienes habían sido los señores de Épila, la vendieron a los Aurrea y a partir de este momento, como el castillo estaba en muy malas condiciones, se paso a la construcción del palacio. Cuyos muros de la pared oeste, de dos metros de espesor sirvieron como parte de la muralla. En Épila se libraron varias batallas, entre las principales están la que la Guerra de la Unión entre Pedro IV el ceremonioso y los nobles en el año 1.3848, en el cual perdieron los nobles y el rey les quitó todos los privilegios que tenían, y en el llamado Cabezo de la Horca fueron ejecutando todos los cabecillas que lucharon contra el rey. En Épila nació en el año 1358 el Rey Juan I de castilla, hijo del conde Don Enrique y de Dona Juana Manuela. En la guerra de la Independencia, los franceses derrotaron a Palafox que tuvo que tuvo que salir hacia Calatayud, en esta guerra se destruyeron, archivos y quemaron, edificios, imágenes, libros y legajos. También hubo batallas en las guerras carlistas, en las cuales se quemaron y destruyeron edificios.

Fuente: Castillos de Aragón

Muralla de Erla (1)

La Muralla de Erla, se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

Aunque las primeras referencias históricas del castillo son de 1271, cuando se refugio en el Artal de Luna, quien se había rebelado contra el rey Jaime I. Es muy posible que el castillo ya existiera durante la repoblación que sufrió la villa en tiempos de Sancho Ramírez, quien 1092 entrego la iglesia de Erla a los monjes del monasterio de San Juan de la Peña.

En 1327, por herencia de Lope Ferrench, quien dejó a su hermano la villa de Erla, pasando ésta a formar parte del señorío de los condes de Luna.

Durante los enfrentamiento derivados del famoso Compromiso de Caspe en 1413, Menaut de Fabara, liderando los ejércitos de Antón de Luna, perteneciente a la otra rama de la familia, intentó la toma de la fortaleza.

En 1430, el conde don Fabrique fue expatriado, y Alfonso V ocupo el castillo, nombrando alcalde a Antón Mur. Un año después el rey lo vendió a Juan López de Urrea.

Desde 1609 perteneció al duque de Villahermosa, para después volver a manos de los condes de Luna.

Los restos del castillo que todavía se conservan descansan sobre la cumbre del monte que domina el municipio.

De este castillo solo quedan algunas ruinas que conforman una planta pentagonal con ejes de 40 metros. También quedan restos de los tres torreones que reforzaban las esquinas.

Lo más destacado son otros dos torreones, de mayores dimensiones, de fabrica de mampostería y argamasa. Uno de ellos conserva en su interior restos de la bóveda de cañón apuntado que lo cubría, y en sus lados se aprecian los arranques de la muralla que lo unía a otros dos. El otro torreón está situado junto donde se encontraba la puerta de ingreso, quedan tan sólo un elevado muñón semicircular.

Fuente: Castillos de Aragon

Muralla de Jarque (4)

La Muralla de Jarque se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

Muralla de Maella (6)

La Muralla de Maella se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

Muralla de Maluenda (6)

La Muralla de Maluenda se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza en Aragon.

Muralla de Montón (7)

La Muralla de Montón se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragón.

La muralla de Montón es una construcción realizada en piedra de sillería que data del siglo XII y que está catalogada como Bien de Interés Cultural (B.I.C.).

Muralla de Ricla (3)

La Muralla de Ricla se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

Muralla de Sádaba (3)

La Muralla de Sádaba se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

Muralla de Tarazona (6)

La Muralla de Tarazona se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragón.

Muralla de Torrijo de la Cañada (7)

La Muralla de Torrijo de la Cañada se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza.

Muralla de Villarroya de la Sierra (14)

La Muralla de Villarroya de la Sierra se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

Toda Villarroya de la Sierra se encontraba amurallada en la Edad Media, conservando dos Puertas de la Muralla Medieval, la Baja y la Sumo Aldea, una a cada lado del pueblo, correspondientes a los siglos Xlll-XIV, conociéndose que especialmente se fortificó toda la población con alta muralla a raíz de las continuas guerras con Castilla de mediados del S. XIV.

Muralla romana de Zaragoza (3)

Muralla romana de Zaragoza, esta se encuentra en pleno centro de la ciudad de Zaragoza, y solo se conservan algunos restos.

Murallas de Sos del Rey Católico (18)

Las Murallas de Sos del Rey Católico, se encuentran en el municipio homonimo de la provincia de Zaragoza, Aragón.

Como consecuencia de la fortificación de la villa en el siglo XIII hay una gran de elementos defensivos que han perdurado de manera admirable hasta nuestros días. Destaca por encime de todos la torre de la Reina, de gran altura y esbeltez. También son dignas de admiración las puertas de Jaca y Nador, protegidas por buhardas, la de Zaragoza, flanqueada por torres y la del Mudo, flanqueada por una sola torre y siendo la única en arco apuntado.

Palacio de la Aljafería (5)

La Aljafería es un palacio fortificado construido en Zaragoza en la segunda mitad del siglo XI por iniciativa de Al-Muqtadir como residencia de los reyes hudíes de Saraqusta. Este palacio de recreo (llamado entonces «Qasr al-Surur» o Palacio de la Alegría) refleja el esplendor alcanzado por el reino taifa en el periodo de su máximo apogeo político y cultural.

Su importancia radica en que es el único testimonio conservado de un gran edificio de la arquitectura islámica hispana de la época de las Taifas. De modo que, si se conserva un magnífico ejemplo del Califato de Córdoba, su Mezquita (s. X), y otro del canto de cisne de la cultura islámica en Al-Ándalus, del s. XIV, La Alhambra de Granada, se debe incluir en la tríada de la arquitectura hispano-musulmana La Aljafería de Zaragoza (s. XI) como muestra de las realizaciones del arte taifa, época intermedia de reinos independientes anterior a la llegada de los almorávides.

Las soluciones adoptadas en la ornamentación de la Aljafería, como la utilización de arcos mixtilíneos y de los salmeres en «S», la extensión del ataurique calado en grandes superficies o la esquematización y abstracción progresiva de las yeserías de carácter vegetal, influyeron decisivamente en el arte almorávide y almohade tanto del Magreb como de la Península Ibérica. Asimismo, la transición de la decoración hacia motivos más geométricos está en la base del arte nazarí.

Tras la reconquista de Zaragoza en 1118 por Alfonso I El Batallador pasó a ser residencia de los reyes cristianos de Aragón, con lo que la Aljafería se convirtió en el principal foco difusor del mudéjar aragonés. Fue utilizada como residencia regia por Pedro IV el Ceremonioso y posteriormente, en la planta principal, se llevó a cabo la reforma que convirtió estas estancias en palacio de los Reyes Católicos en 1492. En 1593 experimentó otra reforma que la convertiría en fortaleza militar, primero según diseños renacentistas (que hoy se pueden observar en su entorno, foso y jardines) y más tarde como acuartelamiento de regimientos militares. Sufrió reformas continuas, y grandes desperfectos, sobre todo con los Sitios de Zaragoza de la Guerra de la Independencia hasta que finalmente fue restaurada en la segunda mitad del siglo XX y actualmente acoge las Cortes de Aragón.

En su origen la construcción se hizo extramuros de la muralla romana, en el llano de la saría o lugar donde los musulmanes desarrollaban los alardes militares conocido como La Almozara. Con la expansión urbana a través de los años, el edificio ha quedado dentro de la ciudad. Se ha podido respetar a su alrededor un pequeño entorno ajardinado que le aísla incluso de la autopista que pasa a escasos metros de allí.

Fuente: Wikipedia

Palacio Fortificado de Ambel (12)

El Palacio Fortificado de Ambel se encuentra en Ambel, provincia de Zaragoza, Aragón.

La casa conventual de Ambel es uno de los edificios que mejor se han conservado en Aragón de todos aquellos que pertenecieron a las órdenes militares.
Está situada en los pies de la Sierra del Moncayo, en la comarca de Borja.
El edificio ha pasado inadvertido hasta la actualidad, a pesar de que junto con la anexa iglesia de San Miguel tiene incoado expediente de declaración de Bien de Interés Cultural (B.I.C.) desde 1982.

Su fábrica tampoco ha sido objeto de estudio hasta ahora, por lo que las referencias que a él se hacen en guías y catálogos, lo describen como un edificio del siglo XVI, mencionando su famosa barandilla mudejar y el escudo tripartito que se halla sobre la puerta principal.

Sin embargo, este gran palacio, conserva estructuras que abarcan una amplia cronología desde el siglo X hasta el siglo XIX, con restos significativos que permiten reconstruir los edificios medievales que integraron este conjunto.

Hay que destacar los edificios templarios de los siglos XII y XIII, conservados casi intactos y embutidos en construcciones mas tardías. Los Hospitalarios ampliaron el edificio a lo largo de los siglos y fueron dejando testimonio de todas estas reformas, en inscripciones y escudos de los Comendadores responsables de las mismas.

Dentro del palacio se conserva un torreón medieval vaciado en su interior y que con parte de otras dependencias del palacio, configuraría la primitiva fortificación.

La iglesia que forma parte del conjunto del palacio y datada en el siglo XIV, conserva ocultos en la cubierta restos almenados y saeteras.

Fuente: Castillos de Aragon

Real Monasterio de Santa Maria de Veruela (14)

El Real Monasterio de Santa Maria de Veruela se encuentra en la localidad de Vera de Moncayo, provincia de Zaragoza.

Veruela se halla en un pequeño valle formado por el río Hueca, cuyo nacimiento se encuentra muy próximo al monasterio. El documento más antiguo referido a la fundación del monasterio veronense es la confirmación por el rey navarro García Ramiréz de la donación de los lugares de Veruela y la Oliva y sus posesiones al monasterio cisterciense de Santa María de Niencebas (Fitero, Navarra) en 1145 para la erección de sendos cenobios de la Orden.

El Real Monasterio de Santa Maria de Veruela es, desde 1998, propiedad de la Diputación Provincial de Zaragoza, que lo administro en usufructo estatal desde 1976, año en que inició su recuperación.

El poeta Gustavo Adolfo Bécquer escribió aquí, en 1836-1864, sus nueve célebres "Cartas", así como algunas rimas y leyendas. El conjunto está cercado por una muralla (siglo XVI) de1 Km de perímetro, abierta por un portón en torreón medieval a una avenida arbolada que conduce a la grandiosa iglesia (siglo XII), de portada románica y tres altas naves cubiertas con crucería gótica. Desde aquí se accede a ambos claustros, gótico y renacentista, que comunican con la sala capitular, refectorio, cilla, scriptorium y otras dependencias que son escenario de exposiciones de arte, conciertos y prestigiosos cursos.

Fuente: AragonEsAsi.com

Recinto de la Longia (51)

El Recinto de la Longia se encuentra en la localidad de Calatayud, Zaragoza, Aragón.

Recinto murado que parte del castillo de Ayub y que presenta varios torreones de planta cuadrada y semioctogonal, con bóvedas de cañón o ligeramente apuntadas y abiertas al interior. Forma parte de la fortaleza islámica de Calatayud formada por cinco castillos.

El recinto forma parte del cinturón de gran longitud que protege la ciudad, uniendo sus cinco castillos. En este recinto destaca un torreón de magnifica factura, de planta cuadrada sorbe talud, situado en el lado noroeste, uniéndose al muro por el anteriormente nombrado cubo semioctogonal del primer recinto. El muro sigue hacía el este formando parte del recinto que abraza la ciudad, presentando dos torreones cuadrados y otro exterior semioctogonal, formado interiormente por tres plantas abovedadas de medio cañón. Más adelante el cinturón amurallado cambio de dirección de anera brusca, hacia el sur, en un continuo y pronunciado descenso, para encerrar una hoya natural de unas 6 o 7 héctareas, que albergaba el ganado de las aldeas de la Comunidad de Calatayud en casos de guerra. Además está coronado por otro muro que desciende de la cara sur del castillo, con lo cual aumenta la seguridad de esta hoya. Lo más destacable de este muro es la presencia de una torrecilla ortogonal semejante a la del castillo. Este muro sur debía ser doble y descender por el contiguo acantilado, bajando mucho de altitud, hasta llegar a este cuarto castillo, del Reloj.

Torre Albarrana (7)

La Torre Albarrana se encuentra en la localidad de Maluenda de provincia de Zaragoza en Aragón.

La Torre Albarrana, conocida entre los habitantes de Maluenda como "El Palomar", se asienta sobre un minúsculo altozano de yesos.

Bajo La Torre Albarrana hay una cueva picada en la roca; ambas se comunican entre sí por una especie de trampilla por la que habría que descolgarse por una cuerda.

La Torre Albarrana es de planta rectangular de 5,5 por 7,80 metros; es de tapial y tiene 5 pisos, comunicados entre si por escaleras independientes. El acceso a los últimos pisos se encuentra en muy malas condiciones. La Torre está rodeada por una reducida barrera rectangular de 18 por 7 metros.

El remate de la Torre Albarrana fue modificado en época renacentista; las típicas solanas semicirculares aragonesas, de ladrillo, sustituyeron a las almenas originales.

Esta Torre es de gran interés por la escasez de este tipo de construcciones.

Fuente: maluenda.net

Torre de Belmonte de Gracián (4)

La Torre de Belmonte de Gracián se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

Torre de origen musulmán, data del siglo X pasando a manos aragonesas en los inicios del siglo XII, situada en un cerro próximo al pueblo y cercana al castillo, se encuentra esta torre de vigía de planta circular, hecha de tapial, rodeada por un pequeño recinto defensivo.

Se trata de una torre que servía de vigilancia y para hacer señales.

Torre de Calmarza (7)

La Torre de Calmarza se encuentra en la localidad de Calmarza, provincia de Zaragoza, Aragón.

La Torre de Calmarza es una torre de vigilancia medieval, hoy utilizada como vivienda.

Torre de la iglesia de Torrelapaja (6)

La Torre de la iglesia de Torrelapaja se encuentra en la localidad homonima de la provincia Zaragoza.

En 1456 el Rey Alfonso V de Aragón manda desalojar Torrelapaja. Viendo el Rey que este Lugar está sin defensa en la misma frontera con Castilla, dio un decreto en Nápoles (29 de marzo de 1456) para que "sus vecinos y moradores se bajen a Berdejo y allí tengan su casa y habitación". Los habitantes de Torrelapaja no pusieron en ejecución tal decreto. El mismo año 1456 el Rey da Berdejo (Torrelapaja) a la Comunidad de Calatayud
El 18 de diciembre del año 1456 dio el castillo y Lugar de Berdejo a la Comunidad de Calatayud como lo había estado antes de la ocupación castellana.

El año 1459 el Rey D. Juan II manda construir la torre-fortaleza en Torrelapaja.

Alfonso V de Aragón muere el 20 de junio de 1458 y le sucede su hermano D. Juan II, que ya administraba el reino en ausencia de su hermano. Jura los Fueros de Aragón en Zaragoza el 20 de diciembre y ve que los de Torrelapaja no han cumplido lo que su hermano había mandado, entonces da comisión a la Ciudad de Calatayud para que "viriliter et potenter" (a la fuerza) derruyan el poblado y sus vecinos se bajen a Berdejo.

Los de Torrelapaja se resisten y le envían una embajada diciéndole entre otras cosas que "tenían en su iglesia sepultado el cuerpo de su compatriota el Glorioso San Millán, el que habían traído de su oratorio de la Rioja luego después de su muerte sus mayores. Que les era cosa muy dura el desampararlo o llevarlo a Berdejo. Así mismo tener que mudar de domicilio y ver arruinar sus casas y tener que gastar para construir otras, para cuyos gastos se hallaban sin medios. Que perdía Su Majestad un Lugar que se podía conservar labrando una fortaleza".
(de los apuntes de D. Manuel Lozano, Vicario de Torrelapaja de 1751 al 1788, archivo parroquial)

Estas razones convencieron al Rey y mandó construir la torre-fortaleza que aún se conserva perfectamente y es la torre de la iglesia parroquial de Torrelapaja. Al mismo tiempo que la torre se construyó el cuerpo antiguo de la iglesia que era "de piedra labrada, hecha a prueba de bomba o de bombarda" y que coincidía con lo que es el presbiterio de la iglesia actual.

El Rey no sólo construyó la torre y la iglesia fortaleza, sino que donó a la iglesia de San Millán reliquias de doce santos, traídas, según Zurita, por el mismo Rey de la catedral de Valencia. Dichas reliquias se conservan en dos arquetas, una a cada lado de la de San Millán, en el retablo mayor de la iglesia parroquial de Torrelapaja.

La torre de Torrelapaja es un obra muy singular. De planta cuadrada, es una construcción esbelta que presenta 4 garitones en la terminación, donde pueden destinguirse claramente las aspilleras. Su aspecto es claramente militar.

Fuente: Castillos de Aragon

Torre de las Encantadas (7)

La Torre de las Encantadas se encuentra en la localidad de Sabiñán, provincia de Zaragoza, Aragón.

Todo lo que envuelve a la “Torre de las Encantadas” de Sabiñán es un misterio. La propia leyenda popular que se fue tejiendo en torno a la misma, con los elementos típicos de la cultura tradicional aragonesa, moros, moras en este caso, amores imposibles, encantamientos y noche de San Juan, ha hecho quizá que no haya recibido por parte de los historiadores la atención que de por sí sin duda merece. La tradición local atribuye este monumento, como ocurre generalizadamente en toda España, a lo que se considera como un pasado remoto y mítico, el “tiempo de los moros”, el cual no debe ser entendido como un momento histórico concreto, sino como un “pasado” genérico anterior a la memoria de los padres y de los abuelos al que se atribuyen todas las obras de cuyo origen se ha perdido el recuerdo.

En este caso, dicha tradición guarda cierta lejana relación, quizá casual, con la realidad, ya que, como veremos, este monumento fue sin lugar a dudas construido efectivamente por musulmanes, pero sometidos ya desde hace siglos a la dominación cristiana, es decir, lo que en lenguaje científico se denomina “mudéjares”. En tanto que obra mudéjar se trata éste de un monumento declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2001, cuyo valor histórico, artístico y arqueológico se acrecienta más, si cabe, por el hecho de ser una de las escasas torres defensivas conservadas en Aragón, y en el mundo, elevada en este peculiar estilo híbrido tan aragonés y tan propio de las tierras al Sur del Ebro y en concreto de los valles del Jalón y Jiloca.

Por tanto, la conocida leyenda de “las Encantadas” debe ser entendida exclusivamente como tal y nunca relacionada con la realidad histórica. En el momento en que se datan los hechos del citado relato, el año 1270, el entorno de la importante ciudad de Calatayud, fundación islámica de la Marca Superior, lleva en torno a siglo y medio bajo dominación de los reyes y los señores aragoneses, por más que numerosos núcleos habitados de su entorno, como podemos entender en el caso de Sabiñán, conserven buena parte de su población musulmana pero ya bajo dominio cristiano. Estas poblaciones musulmanas aragonesas sometidas siguieron profesando su religión islámica y preservando sus instituciones, cultura y costumbres como hechos diferenciales frente a los cada vez más numerosos nuevos pobladores cristianos, procedentes del Norte (Pirineo, Prepirineo, Navarra, actual País Vasco, Sur de Francia, etc.) o incluso a los conversos, antiguos musulmanes autóctonos que abrazaron la fe cristiana en una medida que por desgracia desconocemos. Entre estos musulmanes que permanecen en su antiguo territorio había, a juzgar por los datos de la documentación medieval, una mayoría de agricultores humildes, artesanos, albañiles, alarifes (maestros de obras) e incluso personajes acomodados, pero nunca potentados como el supuesto Abben Xumanda de la leyenda capaces de poseer nada menos que un castillo. El castillo, particularmente la torre, así como las tierras y gentes que siempre iban asociadas al mismo son, en estos siglos de apogeo del feudalismo (siglos XIII-XV), patrimonio que la riqueza y el derecho convierten en algo exclusivo de los reyes y de los señores cristianos, laicos o eclesiásticos (obispos, arzobispos, abades) y jamás de un “sometido” musulmán por más que éste pudiera poseer una riqueza no despreciable.

La arqueología suele ser terca frente a la leyenda y los datos que podemos extraer del análisis de la fábrica del edificio, que analizaremos a continuación, nos dicen que esta torre sería levantada mucho más tarde de 1270, posiblemente en un momento indeterminado del siglo XIV, al menos doscientos años después de que todo el Regnum Caesaraugustanum, es decir, el Reino musulmán de Zaragoza, incluyendo por supuesto el Valle del Jalón, cayera definitivamente entre 1118 y 1120 en poder de Alfonso I llamado el Batallador, rey de aragoneses y pamploneses.

Fuente: Castillos de Aragon

Torre de Layana (5)

La Torre de Layana se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

Layana es un municipio de la comarca de las Cinco Villas, perteneciente al partido judicial de Ejea de los Caballeros, al noroeste de la provincia de Zaragoza,

La torre es parte del antiguo castillo, es de planta rectangular de 8 por 5 metros de lado, y de 20 metros de altura, lo que le da un aspecto imponente. Es una construcción robusta y sólida. Lamentablemente ha perdido una de sus esquinas. El resto de la fortificación aún mantiene su remate almenado, con almeas rectangulares perforadas por saeteras. Además presenta ventanales adintelados exteriormente y con arco en su interior.

La puerta de entrada está en uno de sus lados mayores, en altura y bastante estrecha. La torre tenía una buharda amatacanada apoyada sobre mensuras en la parte superior de cada una de sus caras.

Interiormente estaba dividido en tres plantas, que se sostenían sobre bóvedas apuntadas.

Poco queda del recinto fortificado que englobaría a la torre y a la vecina iglesia de Santo Tomás del siglo XII.

Torre de los Moros (4)

La torre de los Moros se encuentra en la localidad de Salillas de Jalón, provincia de Zaragoza.

La primera cita documentada que se tienen del lugar es de 1143, cuando Ramón de Larbasa y García de Valencia otorgaron carta puebla a ocho familias, a fuero de Ricla y Épila, y en 1180 García de Valencia vendió el lugar a la orden del Hospital. En 1283 era de Lope de Pomar, después Juan I dio a Gascón de Rueda toda la jurisdicción sobre la propiedad. En el siglo XV era de los Urrea.

La fortificación es llamada «la Casa de los Moros», situada en un extremo de la población, junto a la iglesia parroquial. Tiene planta rectangular, de unos catorce por ocho metros de lado. Alcanza unos quince metros de altura, siendo su ligeramente troncopiramidal y su cubierta de una sola vertiente. Su fábrica es de tapial enlucido con las aristas de ladrillo.
En las caras conserva restos de ménsulas de ladrillo para soporte un matacán.

Fuente: Castillos de Aragon

Torre de los Urrea (7)

La Torre de los Urrea se encuentra en la localidad de Sestrica, provincia de Zaragoza en Aragón.

La torre de los Urrea destaca en altura y volumetría del resto del caserío, siendo la única pervivencia del antiguo castillo de los Urrea que hubo en la localidad.

Esta torre de señorío es un estimable ejemplo de su tipo y puede ser de la segunda mitad del siglo XIV, siendo difícil averiguar si la levantaron los Luna o los Urrea. A este castillo no se puede acceder porque está totalmente rodeado de casas. La torre del castillo es lo
único que queda de la antigua fortaleza de los Urrea. El lugar perteneció de primera instancia, a los Fernández de Luna, que eran dueños y señores de la comarca, pero desde su extinción, en 1382, pasó a manos de los Urrea. En 1436, Ximeno de Urrea era el señor
de Sestrica.

La torre es de obra de tosca mampostería y presenta planta rectangular, de alrededor de trece metros por ocho metros aunque tiene la particularidad de que las aristas de su flanco sur tienen forma redondeada, y en cada esquina conserva los restos de las ménsulas de las
cuatro buhardas que tenía, de las cuales queda su impronta, dado lo erosionadas que se encuentran por su exposición a los avatares climáticos. La torre, según algunos autores pudo tener remate almenado, aunque en la actualidad se ha perdido completamente, encontrándose hueca en su interior.

Torre de Miedes (11)

La Torre de Miedes se encuentra en la localidad de Miedes de Aragon de la provincia de Zaragoza en Aragón.

Torre defensiva de excelente cantería, la torre de Miedes es única, coronada por matacanes, se elevan dos cuerpos, separados por una imposta, también de planta cuadrada pero menor, con arquerías góticas bien labradas. Se cree pudiera ser una torre comunal, en vez de defensiva, pero de todos los modos novedosa.

Torre de Munébrega (4)

La Torre de Munébrega se encuentra en la localidad de Munébrega, provincia de Zaragoza, Aragón.

Munébrega es un municipio de la Comunidad de Calatayud en la provincia de Zaragoza. Ningún río atraviesa el lugar y el único cauce es el Barranco del Molíno.

Existió un poblado celta en el lugar llamado Munebrix, o en celtíbero Mundobriga, núcleo que se conservó en las épocas romana, visigoda y musulmana. Muchos personajes ilustres han nacido en Munébrega, entre los que se encuentran siete obispos, tres arzobispos, un cardenal, embajadores, escritores, pintores, un Justicia de Aragón; el más destacado fue Juan Fernández de Heredia, Gran Maestre de la Orden de Malta.

Torre de Pleitas (4)

La Torre de Pleitas se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza.

La población de origen musulmán era conocida como Baltas, está documentado que en el año 1247 ya era llamada Pleytas, en un documento sobre derechos de riego de los vecinos de Pedrosa.

En 1321 era posesión de los Hospitalarios.

Fue señorío de los López de Villanueva en el siglo XIV, heredándolo más adelante los Fernández de Heredia, condes de Bureta, siendo todavía parte de su señorío.

Su episodio más conocido es el levantamiento de su población morisca en 1589, que obligo a mandar al ejercito real comandado por Alonso Celdrán

La torre de Pleitas, o de los Condes de Bureta, es un monumento único en Aragón. De estilo mudéjar, datada en el siglo XIV, de obra de ladrillo macizo sobre bloques de piedra de grandes dimensiones, que no es de extrañar que fueran restos de una torre musulmana anterior.

Tiene planta rectangular, de 13 por 6 metros de lado, habiendo perdido parte del tejado. Su estructura interior e de tres plantas. La inferior con bóveda de cañón, y las otras dos en bóveda de cañón apuntada.
Sus caras presentan ya algunas grietas, y en ellas aparecen ventanales apuntados. La puerta de acceso esta en alto y se abre en arco de medio punto.

En este siglo todavía se conservaban sus 6 buhardas de ladrillo situadas una en cada esquina y otras dos en los lados mayores. Lamentablemente hoy en día se han perdido.

Fuente: Castillos de Aragón

Torre de Ruesca (13)

La Torre de Ruesca se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragón.

Actualmente solamente quedan en pie unas pequeñas ruinas de lo que en su dia fue un castillo.

Torre de Salamanca (9)

La Torre de Salamanca se encuentra en la localidad de Caspe, provincia de Zaragoza, Aragón.

La Torre de Salamanca, fortín militar mandado construir por el general del mismo nombre, como consecuencia de las guerras carlistas, es actualmente la sede del Museo de Heráldica.

Torre de Torralba de Ribota (9)

La Torre de Torralba de Ribota se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

Torreón defensivo de piedra blanca realizado en torno a los siglos XIV y XV.

Torre de Valpalmas (7)

La Torre de Valpalmas se encuentra en la localidad de Valpalmas, provincia de Zaragoza, Aragón.

Torre de Villafranca (2)

La Torre de Villafranca se encuentra en el municipio de Alfajarín, provincia de Zaragoza, Aragón.
Torre vigía del siglo XIII, actualmente en ruinas, visible desde la carretera N-II.

Torre de Villalba de Perejil (6)

Torre de Villalba de Perejil se encuentra en la localidad homonima de la provincia de Zaragoza, Aragon.

Torre del Castilluelo (7)

La Torre del Castilluelo se encuentra en la localidad de Urrea de Jalón, provincia de Zaragoza.

Torre del Reloj (10)

La Torre del Reloj se encuentra en la localidad de Maella, provincia de Zaragoza, Aragón.

La torre del reloj de Maella, construida en dos etapas, otorga a la villa una especial fisonomía.
La primera etapa de su construcción, los primeros 20 primeros metros de estilo románico, se sitúa entre los siglos XI-XII, llevándose a cabo en piedra de sillería con almenas aspílladas, corroborando la teoría basada en que en otro tiempo fue fortaleza protectora del acceso al casco viejo de la villa y que estuvo protegida por caballeros de la Orden de Calatrava.

La segunda fase constructiva, los siguientes 28 metros de estilo mudéjar, se divide en tres cuerpos. El primer cuerpo, siguiendo a la construcción precedente, es de plata cuadrada, cuya ornamentación consiste en dos arcos de medio punto rebajados en cada una de sus caras. Este primer cuerpo da paso al segundo cuerpo a trávés de una decoración geométrica en azulejo.

El segundo cuerpo, de planta octogonal, alberga un reloj de cada uno de los lados correspondiéndose con cada uno de los punto. cardinales; los lados restantes se han ornamentado con el mismo material constructivo, el ladrillo. De nuevo, y afianzando las lineas de recorrido visual, se pasa de un cuerpo a otro por medio de un friso en azulejo.

El tercer cuerpo es de planta circular decorado en arcos de medio punto alternados con columnas de orden corintio. Toda la construcción se cierra en una cubierta de bronce coronada por una veleta con un gallo, conocido como el gallet.

Está completamente restaurada, y da cobijo al salón de sesiones del Ayuntamiento, a las oficinas municipales y a la capilla de la Virgen del Portal. Las obras de restauración se centraron en la sustitución de la antigua escalera de yeso por otra nueva; en la ampliación del salón de sesiones a través de la compra de una casa adosada y en la consolidación exterior del conjunto con la colocación de tres relojes, en origen solo había uno, y de la decoración en azulejo que con la erosión del tiempo se encontraba muy deteriorada.

Fuente: Turismo de Zaragoza

Torre del Señorío (5)

La Torre del Señorío se encuentra en Erla, Zaragoza, Aragon.

La Torre del Señorío en Erla fue construida en el siglo XV por los López de Gurrea. Esta torre se encuentra situada entre medianerías, adosada por un lado a la iglesia parroquial, desde la cual se accede, y por otro a un edificio de viviendas.

Se trata de un volumen compacto que integra también la torre campanario de la iglesia y consta de dos pisos en altura y dos crujías en planta. En el piso inferior se abre un paso, que originalmente era uno de los accesos de la ciudad. Por el lado que daba al exterior de la ciudad presenta un remate almenado.

En el segundo piso se sitúa la sala principal, cubierta con dos bóvedas de crucería separadas por un arco fajón apuntado.

La construcción está realizada completamente en sillar y presenta buen estado de conservación.

El entorno de influencia tal y como queda reflejado en el plano adjunto, está delimitado por la Calle Fernando el Católico, hasta su cruce con la Calle de la Virgen, Calle Agustín Ungria, Calle Abadía y Calle Corona.

Torre del Tambor (5)

La Torre del Tambor se encuentra en la localidad de Sastago, provincia de Zaragoza, Aragón.

Sástago es ya mencionada en 1147, en 1158 es citada como limite del obispado de Zaragoza.

Si bien la torre debe tener un origen musulmán, fue totalmente reconstruida, y utilizada en las guerras Carlistas.

La villa se vinculo a una de las ocho grandes familias de reino, sus descendientes no hicieron sino aumentar el patrimonio de la familia en la zona, tras la cesión de Pina de Ebro por Artal II de Alagón, además de otras lugares de la Ribera Baja del Ebro.

En 1511 los Blasco fueron nombrados condes de Sástago. En 1693 el condado recae en una rama de os Fernández de Cordoba.

La fortificación en cuestión es una torre circular de 10 metros de diámetro por 6 de altura. Es una obra de buena mampostería rejuntada con argamasa.

Interiormente tiene una estructura en dos plantas superpuestas. La segunda planta está perforada de abundantes aspilleras desde donde se defendía el paso del río Ebro.

Torre ermita de Santa Barbara (4)

La Torre ermita de Santa Barbara, se encuentra en la localidad de Fabara de la provincia de Zaragoza, Aragón.

La torre de la ermita de Santa Barbara, situada en Fabara, se construyo sobre los restos de la ermita de Santa Barbara.
Fue utilizada en las Guerras Carlistas dada su previlegiada situación.

La torre esta en estado bastante ruinoso pero todavía son visibles las aspilleras para fusiles en el piso superior en varios tramos, así como huecos para artileria en la planta baja.

Fuente: Turismo de Zaragoza

Torre óptica o Molino de Viento (5)

La Torre óptica o Molino de Viento se encuentra en la localidad de Luna, provincia de Zaragoza.

Conocido como el Molino de Viento en Luna, se trata de una torre cilíndrica, cimentada sobre la propia roca de la cima que a su vez le sirvió de cantera, como puede apreciarse en las hendiduras de las rocas.

Es difícil de situar cronológicamente, pero es una fortificación que pudo construirse en cualquier momento a partir del siglo XVI.

Fuente: Castillos de Aragon

Torreon de los Huevos (3)

El Torreón de los Huevos se encuentra en el municipio de Daroca, provincia de Zaragoza, Aragón.

El Torreón de los Huevos o de los Escolapios llamado asi por situarse junto este colegio; es también de sillería y con la particularidad de su cara externa achaltanada en semioctógono, subsisten las ménsulas de las tres buhardas que tenía en cada cara, recientemente se eliminaron sus almenas de ladrillo, que eran postizas.

Torreón de San Cristobal (3)

El Torreón de San Cristobal se encuentra en Anento, provincia de Zaragoza, Aragon.

El Torreón de San Cristobal pone de manifiesto la ocupación celtíbera de estas tierras. En lo alto del valle del aguallueve, a la margen izquierda de este, se conservan varias hiladas de un potente torreón celtíbero construido con bloques megalíticos. Probablemente date de fechas sobre los 200 a. C.

Torreon del Caballero de la Espuela (7)

El Torreón del Caballero de la Espuela se encuentra en el municipio de Daroca, provincia de Zaragoza, Aragón.

El Torreón del Caballero de la Espuela, de planta cuadrada y construído en piedra, forma pare de la muralla que rodea y protege a Daroca desde la época medieval y que se ha conservado hasta nuestros días.

No hay imagenes en esta categoria.


Encontradas: 0 imagene(s) on 0 pagina(s). Mostrados: imagen 0 a 0.

Imagenes nuevas






© Copyright 2003-2017 Castillos de España - Todos los derechos reservados