Usuarios registrados


Imagen aleatoria

Castillo de San Paio de Narla

Castillo de San Paio de Narla
Comentarios: 0 Manuel1966

Castillo de Anguix

En el castillo de Anguix se pueden distinguir dos fases de construcción: una del siglo XII, de la que apenas quedan restos; y otra de los siglos XIV y XV, fecha esta última a la que pertenece su torre del homenaje.

Claro ejemplo de castillo roquero y torrejón, Anguix se erige en un arisco peñasco sobre el cauce del río Tajo. La planta del castillo, de pequeñas dimensiones, es irregular dada su adaptación al difícil terreno sobre el que se eleva. Los muros, construidos en mampostería recubierta de sillares calizos con más de un metro de espesor, se ven reforzados en las esquinas por cubos macizos que, arquitectónicamente, hacen las veces de contrafuerte.

Un arco rebajado, muy propio del siglo XV, destaca en la puerta de ingreso a la fortaleza; pero lo más relevante de ella es su torre del homenaje situada en el ángulo Sudoeste del recinto. Exteriormente posee cuatro garitones, de los cuales tres llegan hasta el suelo, así como amplios ventanales.

Su acceso está situado a cuatro metros del suelo para evitar, en caso de peligro, un ataque directo a sus estancias interiores. Tiene tres plantas, de las cuales la inferior estuvo destinada a mazmorras, y conserva restos de una escalera en forma de caracol que permitía el acceso a la zona superior, que posiblemente estuviera almenada.

Históricamente la fortaleza de Anguix se encuentra muy relacionada con el territorio que la circunda. Perteneció éste, en el siglo XII, al caballero de Toledo Martín Ordóñez, por donación del rey Alfonso VII. Erigió en este lugar una fortaleza alrededor de 1136 que tras su fallecimiento fue entregada por su viuda, Sancha Martínez, a la Orden de Calatrava, que de esta forma redondeaba sus propiedades en la zona.

Durante el siglo XIV el castillo perteneció a la villa de Huete y fue entregado por el rey castellano Alfonso XI a su caballero Alfón Martínez, cuyo hijo contrajo matrimonio con una descendiente de la poderosa familia Carrillo, a la que perteneció la fortaleza hasta el siglo XV. Fue entonces cuando nuevamente en manos de la Corona castellana, el castillo acabó en manos de Lope Vázquez de Acuña, quien lo vendió en 1484 al conde de Tendilla, Íñigo López de Mendoza.

El paso del tiempo deterioró considerablemente sus muros, que fueron casi destruidos durante la Guerra de Sucesión, ya que fue tomado por las tropas austriacas. Éstas decidieron abandonarlo ante la presión del ejército borbónico, no sin antes dinamitarlo para evitar su posesión por parte del enemigo. En 1847 pasó a manos particulares por compra de todo el territorio que lo circunda, hallándose actualmente en la misma situación.

Uno de los personajes que durante más tiempo habitó el castillo de Anguix fue, sin duda, Íñigo López de Mendoza (1435-1515). Poseedor del título de conde de Tendilla, adquirió la fortaleza por compra en 1484. Su finalidad era redondear sus posesiones en torno al río Tajo y sus afluentes, conformando así un gran señorío territorial, que le permitió lograr una importante posición social y ocupar altos puestos en la Corte de los Reyes Católicos, como embajador en Roma y comandante de las tropas que tomaron Granada en 1492. Sus herederos recibieron, más tarde, el título de marqueses de Mondéjar (Hits: 3464)

Encontradas: 4 imágene(s) on 1 página(s). Mostrados: imagen 1 a 4.

Nuevas imágenes


Castillo de Anguix

Castillo de Anguix

Castillo de Anguix

Castillo de Anguix





© Copyright 2003-2019 Castillos de España - Todos los derechos reservados